Lesa humanidad en Jujuy: Melián indicó que Turk Llapur y Giribaldi “gritaban, los sacaron y no aparecieron más”

Jujuy al día® – Carlos Melián estuvo detenido 496 días entre abril ’76 a agosto ’77, paso por los centros clandestinos de Servicio Penitenciario de Gorriti de Jujuy, y luego trasladado en octubre del ´76 a la unidad 9 de La Plata. Todas sus declaraciones anteriores serán incluidas a esta causa. En el desarrollo de su testimonio realizado desde su provincia natal, Santiago del Estero, a través de video conferencia demostró que su memoria permanece intacta tal como sus ideales. Tal vez por eso no sorprendió su respuesta tajante y con sorna para el abogado defensor que se atrevió a preguntarle si “en la cárcel tenía libertad”, o el informe a su abogado querellante sobre un pedido de restitución de la Constitución del ’49. En absoluto contraste. El segundo y último testigo de la jornada el ex penitenciario José E Ibañez, se empecinó en el consabido “no me acuerdo”.

“Tenían miedo que los iban a sacar”

Desde el Tribunal Oral Federal de Santiago del Estero declaró por video conferencia Carlos Melián expreso político, quien relató cuando sacaron del Servicio Penitenciario de Gorriti a los desaparecidos Jorge Turk Llapur y Osvaldo Giribaldi, que integran un grupo de siete personas que se investiga su homicidio y desaparición en este segundo juicio de lesa humanidad en Jujuy.

Las declaraciones anteriores de Melián serán incluidas en este proceso y aportó material y una nota dirigida al Congreso de la Nación  para que se restituya  la Constitución del ’49.

Melián recordó que la mañana del 10 de junio de 1976 llevaron a Turk y a Giribaldi al Pabellón 1, los habían traído del Pabellón 5. “Me enteré que Giribaldi, era de Santiago del Estero. Tenían miedo que los iban a sacar”. A las 23 de ese día, los sacaron “gritaban, los llevó la policía, y no aparecieron más”, dijo.

Melián comentó que en el penal vio a Jaime Lara Torres, profesor de dibujo, lo vio en el patio en un partido de fútbol; también a Dominga Álvarez de Scurta, a ella la vio un día que fue a la enfermería que estaba ubicada frente al pabellón de mujeres. “Me gritó Carlos”. Melián comentó que conocía a Dominga y a Marina Vilte porque trabajaban en Adep. “No la ví bien, estaba a 6 o 7 metros”.

Luego relató que el obispo José Medina iba toda la semana a dar misa al penal y lo llevó a Melián para que ayude a celebrar la misa.

Después que desaparecieron Turk, Giribaldi, Scurta, entre otros le preguntaron al obispo Medina junto a otros detenidos qué había pasado “los llevaron a la Policía y luego a Tucumán los juzgaron y los fusilaron” fue la respuesta contundente del religioso. Ante esa situación le dijeron que la iglesia era cómplice, Medina “nunca más nos hablaría”, dijo.

La cárcel era una tortura más que “física, psicológica. Todo el día encerrados, a la mañana al baño”. Al ser consultado por el director del penal dijo que (Antonio) Vargas era profesor, y también lo conocía a Maldonado, era el subdirector que había sido su compañero de empleados públicos.

Lo recordó a Ortíz, “el gordo era un hijo de puta, eran 2 hermanos nos cerraban las puertas. Nos sacaban a servir la comida, rápido. Era un maltrato”.

Ortíz, entraba, era superior amigo de Singh con Gutiérrez estaba todo los días en el pabellón. En cuanto a la entrada de militares al pabellón dijo que en abril, mayo estaba el sargento Gallo y recordó que “una vez no dejó entrar un libro de Cívica del Ersa, pensando que era del ERP”.

Recordó el traslado a la Unidad de La Plata en octubre de 1976 “hay cosas inolvidables, ese traslado fue una gran tortura en un Hércules, viajamos esposados sentados con las rodillas para arriba, nos golpeaban con bastones y nos hacían cantar el arroz con leche y el carnavalito”.

Al finalizar y durante su testimonio pidió que se haga justicia, “en el 83 hubo un solo juicio y desde

Kirchner, en 8 años hubo 400 juicios de lesa humanidad. No puede ser declaré que Ledesma fue cómplice ideológico del golpe cívico militar.  También denuncio a Clarín y la Nación por ser empresas destituyentes. “Pido agilicen los trámites, así puedo irme de este mundo tranquilo”.

La semana próxima se desarrollara una sola audiencia el miércoles, a las 8, por video conferencia desde Francia.