Dramático testimonio de la ex presa política Soledad López, ante el TOF jujeño

[pullquote]Dominga le dijo a Soledad: “A nosotras nos van a matar porque somos militantes del ERP”[/pullquote]

Jujuy al día® – Soledad López, ex presa política, atestiguó hoy que en mayo de 1976 vio cuando sacaron de sus celdas en la cárcel jujeña de Gorriti a Dominga Álvarez de Scurta, María Alicia del Valle Ranzoni y Juana Francisca Torres Cabrera, posteriormente desaparecidas y de las que se presume fueron asesinadas al trasladarlas desde ese penal. La testigo recordó en la audiencia 14° que las tres mujeres habían ingresado en los últimos días del mes de mayo de 1976 evidentemente golpeadas “tenían moretones en los brazos, las piernas y los ojos”. López, quien estaba detenida desde 1974 a disposición del PEN, primero en la cárcel del Buen Pastor y luego en Gorriti, dijo que al día siguiente del ingreso de las víctimas “pude hablar con Scurta y contó que la habían picaneado en los genitales (padecía cáncer de útero)”.

Relató al Tribunal Oral Federal (TOF) que integran los jueces Fátima Ruíz López, Daniel Morín , Federico Díaz y como cuarto juez, Marcelo Juárez Almaraz, que ella trató de consolarlas pero decían “sabemos que nos van a matar, nosotras sabemos que somos boleta”. López le pidió a Dominga que se quedara tranquila , y obtuvo como respuesta “no, a nosotras nos van a matar” y cuando les preguntó por qué, le respondió “porque nosotras somos militantes del ERP”.

La testigo relató que en la cárcel “se vivía un clima de terror constante, con maltratos psicológicos” y reveló que como secuela de aquellos momentos “no puedo escuchar el ruido de los golpes de puertas”, porque le recuerdan a las de las celdas. Señaló más adelante que las tres mujeres víctimas estuvieron en el pabellón femenino entre 7 y 10 días, y una noche entre la una y las tres de la mañana escuchó un ruido y se asomó por la ventanilla.

En esos momentos vio a Ranzoni que “empieza a gritar”, ve pasar a Juana “llorando” y por último a Dominga que la “conmovió con su mirada” como diciéndole “viste lo que te dije”, pero además con una sonrisa “como que ya sabía todo”. Desde ese momento “ya nunca más tuve la certeza de que íbamos a salir, a partir de ese momento fue una tortura constante” la vida en el penal.

Al declarar a que represores vio en el pabellón en el momento del traslado de las tres víctimas, dijo que estaba de traje el comisario Ernesto Jai, enlace con el Área 323, un oficial carcelario de apellido Singh y otros dos personas de apellido Gutiérrez y Díaz.

En las requisas, contó López, iban dos guardiacárceles, identificando a uno de ellos de apellido Maldonado, que era el subdirector del Penal, y ya retirado director de la radio FM “Solidaridad”.

López dijo que después del golpe del 24 de marzo de 1976 fue sometida a interrogatorios, la primera vez por el mayor Juan Carlos Jones Tamayo, actualmente prófugo con pedido de captura y recompensa, al igual que por otro militar identificado como Edgar Pages y Mariano Braga, condenado a prisión perpetua en el primer juicio de lesa humanidad realizado en Jujuy.

Destacó que también fue sacada del penal e interrogada en la Policía Federal por el oficial Rodolfo López, quien le preguntaba sobre la familia, libros y lecturas. “Lo que mas me interesa es que se haga justicia, no queremos venganza, sabemos que así vamos a estar más tranquilos”, finalizó su declaración Soledad López, militante de la JP, detenida por pintar paredes en 1974 y puesta en libertad a comienzo del año 1977.

Las víctimas del accionar represivo en este segundo juicio son  Osvaldo José Giribaldi, Dominga Álvarez de Scurta, María Alicia del Valle Ranzoni, Juana Francisca Torres Cabrera, Pedro Eduardo Torres Cabrera, Jaime Lara y Jorge Turk Llapur.

Los acusados por delitos de lesa humanidad son Antonio Orlando Vargas, oficial del Ejército que fue interventor de la cárcel de Gorriti, el suboficial de Ejército César Darío Díaz y los ex penitenciarios Herminio Zárate, Mario Marcelo Gutiérrez, Carlos Alberto Ortiz y Orlando Ricardo Ortiz.

También declaró Oscar Héctor Maña, ex agente penitenciario en el sector judiciales, quien recordó a algunos de los guardiacárceles imputados, de quienes dijo: “nosotros no teníamos nada que ver con los presos políticos” del pabellón 1. Reconoció que los detenidos por causas políticas, la noche del golpe militar fueron llevados al penal en camiones, ingresados al pabellón “y estaban ahí, no tenían cargos, parecía que estaban en un depósito”.

Entre los represores que alcanzó a identificar como habituales concurrentes al penal, Maña recordó al mayor Donato Arena, jefe de Policía, y al coronel Néstor Bulacio, jefe del Área 323.