CARTA A UNA MADRE EN SU DÍA

Mamá, hoy te escribo esta sencilla y humilde carta, por tantas, pero tantas cosas… la principal porque te quiero, y además porque hoy es tu día, es bueno saber que existe este día, realmente creo que cada hijo en este mundo tiene que estarle agradecido a su madre por cada cosa, quizás haya chicos que ya no la tengan; yo le doy gracias a Dios porque te tengo, y porque todavía puedo compartir cada minuto de mi vida contigo; por eso te escribo esto, para poder de alguna forma expresarte todo lo que siento: * Gracias mamá por ese día en que me enseñaste a dar mi primer pasito, porque me diste la seguridad de tus brazos, que me sostuvieron siempre para que no me caiga. * Gracias mamá porque junto a ti aprendí el significado de la palabra más hermosa, AMOR. * Gracias mamá por cada velita que me ayudaste a apagar. * Gracias mamá por pasar noches enteras orando y velando por mi cuando yo estaba en un problema o cuando estaba enfermo. * Gracias mamá por compartir todas mis alegrías y por ayudarme en mis tristezas. * Gracias mamá por escucharme, aconsejarme, por luchar por mí, por darme tu hermoso hombro para que pueda llorar en él, y compartir tus lágrimas para luego sonreír porque juntos habíamos encontrado la solución. * Gracias mamá porque hiciste cumplir mi mayor deseo y quizás el sueño de mi vida, porque sufriste día y noches enteras en hacer lo mejor para que yo pueda ser feliz. Es tanto lo que tendría que escribir, que se acabaría la tinta. Pero sé que mis labios no podrían nunca dejar de decir todo lo que siento por ti, todo lo que tengo que agradecerte; ni tampoco mi corazón dejaría jamás de quererte, porque el día que eso suceda entonces ya no latiría.

Te quiero con locura y quiero decirte muy clarito por qué:

  • Te quiero porque cuando estás agotada y crees que ya no puedes más, si te pido que me leas un cuento o que me hagas mimitos, me sonríes y me dedicas tu tiempo sin que yo note tu cansancio.
  • Te quiero porque cuando nos enfadamos, cuando me castigas o yo te desafío, cuando desobedezco y miento, me dices las únicas palabras que puedo y quiero escuchar en ese momento: “Te quiero pero no te lo permito”. Saber qué me quieres haga lo que haga me anima a corregir mis defectos y a intentar ser mejor cada día.
  • Te quiero porque cuando me voy a la cama muy enfadado contigo, cuando más te odio y más rencor siento, sé que mientras duermo te acercas y me besas muy suavemente. Lo sé porque a veces estoy llorando arrepentido pero incapaz de pedirte perdón, deseoso de recibir tu cariño y, justo en ese momento, en la oscuridad de la habitación, te huelo y siento como tus labios me besan y tus manos acarician mi pelo.
  • Te adoro porque sé que te esfuerzas en darme ejemplo: cuando me pides perdón, cuando tienes mil detalles con toda la familia o cuando te esfuerzas por sonreír cuando estás triste. Me doy cuenta de todo y me tranquiliza saber que el mejor modelo para mí está en mi propia casa.
  • Te adoro porque sé que soy importante para ti. ¡Muuuuy importante! Lo sé porque me corriges una y otra vez el mismo error; porque te esfuerzas en hacerme cumplir las normas; porque perseveras a pesar de mis duras palabras y mis rabietas; porque me perdonas pero me exiges. Me siento seguro a tu lado. Te quiero porque conviertes nuestra casa en un fuerte para mí.
  • Aunque en algunas ocasiones no me gusta lo que me dices, te agradezco que me digas la verdad. Sé que confías en mí y eso hace que yo intente superarme y solucionar mis problemas. Sin ti, ¡qué difícil sería confiar en mí mismo! El colegio, los amigos, los estudios, las normas, ¡uf!, es muy difícil conseguir todo lo que se espera de mí pero, si tú crees que yo puedo hacerlo, ¡seguro que puedo!
  • Te quiero porque, aunque me cuesta hablar de mis cosas, sabes cómo conseguir que lo haga. Ni siquiera me haces preguntas; sencillamente me escuchas y dices “ajá”, “¡de veras!”, “uhmm”, “vaya, vaya”, etc. Me gusta hablar contigo, me siento bien cuando me escuchas. Y te quiero por ello.
  • Te quiero porque puedo acudir a ti cuando estoy triste sin necesidad de decir nada. Solo con sentir tu abrazo y tu voz, me tranquilizo y pienso que nada puede ser tan malo si tengo a mi lado una persona que me adora sin condiciones y me protege.
  • Te quiero con locura porque he sido y soy una persona feliz, a pesar de mis problemas y dificultades. Y es gracias a tu cariño, a tus cuidados, a tu protección. Sé que sufres cuando yo sufro y, pese a querer protegerme, no lo haces y dejas que aprenda de mis errores.
  • Te adoro porque has hecho que me sienta valioso. ¡No soy cualquier persona! ¡Soy yo! ¡Y he nacido en esta familia y soy como soy gracias a ti!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.