Lesa Humanidad en Jujuy: testigo dijo haber visto “muy golpeadas” a detenidas desaparecidas en la cárcel de Gorriti

Jujuy al día® – La testigo Dora de Weisz recordó que tres detenidas-desaparecidas en 1976 del penal de Villa Gorriti, durante la última dictadura, habían llegado previamente muy golpeadas a esa cárcel de la capital jujeña.

A Dominga Alvarez de Scurta, María Alicia del Valle Ranzoni y Juana Francisca Torres Cabrera “las sacan de la ciudad, las llevan a un campo y una rueda de hombres con botas las habían pateado” antes de llevarlas a prisión de Gorriti, relató ayer la testigo en el segundo juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en Jujuy.

La mujer estaba detenida en esa época en el penal de Gorriti, igual que su esposo Jorge Weisz, que era vicepresidente de la obra social del Sindicato de trabajadores del ingenio Ledesma y también desapareció de esa cárcel de la capital provincial.

Todas las prisioneras políticas alojadas en el pabellón de mujeres de esa cárcel estaban aisladas en celdas individuales y a las torturadas “en general no las atendía un médico”, dijo la testigo en el juicio que proseguirá el jueves y viernes de la semana próxima.

Dora Weisz estuvo detenida en la cárcel de mujeres El Buen Pastor hasta que en noviembre de 1975 fue llevada a Gorriti junto con su hija Libertad, nacida en cautiverio, y tuvo como compañeras a Gladys Artunduaga, Sara Murad y otras presas políticas.

Las prisioneras permanecieron encerradas “hasta la noche de Navidad” en sus celdas, cuyas ventanas estaban clausuradas con madera, y después apenas podía hablar con otras detenidas cuando las sacaban al patio porque debían estar distanciadas, relató.

También contó que pidieron que garantizara sus vidas al obispo José Miguel Medina, quien desde antes del golpe de estado de 1976 iba a darles misa y a confesar, y que el religioso les respondió en otra visita: “por ahora me dieron garantías”.

“Hija mía, quiero decirte que la razón está de vuestro lado, ahora hace falta prudencia”, le dijo además Medina, contó Weisz.

La testigo afirmó además que un oficial penitenciario de apellido Ortiz era el encargado de censurar las cartas en la sede del Area 323 de la represión terrorista estatal y que sólo después de leerlas las entregaba a las detenidas.

En la misma audiencia declaró como testigo el artista plástico de nacionalidad boliviana Gustavo Lara, hermano del detenido desaparecido Jaime Lara Torres, estudiante de arquitectura y docente de artes plásticas que estuvo detenido en Gorriti.

Secuestrado el 28 de mayo de 1976, fue llevado primero al centro clandestino de detención que funcionaba en la jefatura de la Policía provincial.

Gustavo fue a verlo esa misma noche a la mencionada respartición pero el comisario Ernesto Jaig le dijo: “váyase de aquí o lo detengo”.

Un policía le contó que, estando en la jefatura policial, le hicieron firmar a su hermano la supuesta libertad pero después “vino un enfermero, le puso una inyección y lo llevaron dormido a la cárcel” de Gorriti.

En otra gestión para poder ver a su hermano, le entregaron una esquela en la que éste pedía “un libro de historia universal, acuarelas, un pincel y abrigo y tenía una firma muy nerviosa”.

Cuando intentaron verlo en la cárcel de Gorriti, había muchos familiares de detenidos esperando, en una situación dramática que, dijo el testigo, “parecía un cuadro de Goya”.

Como otros familiares de presos, Gustavo Lara habló con el obispo Medina y éste le dijo que le escribiera una carta con el caso de su hermano, pero, agregó, “nunca me contestó”.

Un hombre de apellido Carrizo, integrante “del staff de la empresa Ledesma”, le dijo en la delegación de la Policía Federal que “su hermano Jaime está muy comprometido” como militante del PRT.

“Él tenía sus ideales y cayó por sus ideales, lo asesinaron por su causa”, EXPRESÓ.

También Gustavo Lara padeció persecuciones y se marchó a su país natal en 1977, desde donde retornó de visita a la Argentina recién en 1984, ya restablecida la democracia.

En este segundo juicio por delitos de lesa humanidad en Jujuy están acusados Antonio Orlando Vargas, oficial del Ejército que fue interventor de la cárcel de Gorriti; el suboficial César Darío Díaz, de la misma fuerza y los carceleros Herminio Zárate, Mario Marcelo Gutiérrez, Carlos Alberto Ortiz y Orlando Ricardo Ortiz.

El Tribunal investiga los delitos de lesa humanidad cometidos en perjuicio de Osvaldo José Giribaldi, Dominga Alvarez de Scurta, María Alicia del Valle Ranzoni, Juana Francisca Torres Cabrera, Pedro Eduardo Torres Cabrera, Jaime Lara y Jorge Turk Llapur.  Todos ellos fueron detenidos a fines de mayo de 1976 y desaparecidos entre el 1º y el 10 de junio del mismo año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.