17 de octubre ¿Qué es ser peronista hoy?

Hugo Calvó - Director de JUJUY AL DÍA®Hablar del peronismo y los peronistas utilizando como recurso gramatical la tercera persona hace muy difícil expresar sensaciones y vivencias muy personales, pero dado que ya es conocida la posición de quien firma esta columna, sólo se dirá que, en esta oportunidad, redacta alguien que ocupa un espacio de libertad que, aunque muchas veces se confunde con ser opositor a un gobierno, se reivindica sólo como argentino y jujeño. Y por eso decimos que:

Cuando las pasiones de la juventud le dan paso sólo a las convicciones más severas.

Cuando la impronta que un contexto social politizado y con banderas sólidas desaparece  y sólo queda otra sociedad que no ofrece las mismas condiciones como para que el ser y sentirse militante de una causa no se desdibuje.

Cuando los sucesivos gobiernos encaramados en el peronismo, usando su capital simbólico, generaron condiciones como para que máximas incólumes se pierdan, como por ejemplo, que ningún individuo se realiza en soledad y en cambio se promovió el más terrible de los males de una sociedad, el individualismo, el sálvese quien pueda. Y, curiosamente, muchos de que los hoy cantan la marcha y ponen sus dedos en V hablando de inclusión y cuanta otra cosa se les ocurra para convocar a lealtades usurpadas, estuvieron, participaron, y con orgullo aseguraron que ese había sido el mejor gobierno “peronista” de la historia. Claro que ahora también lo dicen del actual.

Cuando se observa que casi no hay distinción, a los ojos de algunos, entre ser peronista y afiliado al partido Justicialista -tarea esta última que sólo conlleva un trámite administrativo- pero que algunos se arrogan, por lo segundo, ser lo primero.

Cuando la militancia pasa a ser más que una actitud de servicio hacia el prójimo, una mercancía que se paga barata porque, además, ni siquiera se la paga del propio bolsillo.

Cuando se desconoce el aporte de hombres y mujeres anónimos que hicieron grande y sostuvieron en los peores momentos a una ideología que hasta estuvo prohibida.

Cuando a diario nos informamos de sucesos realizados en nombre de Perón y el peronismo, pero que nada tiene que ver ni con el uno ni con el otro. Comenzamos a preguntarnos ¿Qué es ser peronista hoy?

Seguramente cada uno debe tener su propia idea de que lo que significa ser peronista hoy. Probablemente si le preguntamos al querido Hugo Maldonado, viejo militante de la resistencia, que con la misma convicción de cuando se traficaban las grabaciones del Gral. para que las escuchen otro peronistas como él, por supuesto, arriesgando el cuerpo, tal vez diría que lo que cambió no fue el peronismo sino los que se autodefinieron peronistas por conveniencia y que, por lo tanto, hoy ser peronista se convirtió en otra cosa distinta del propio peronismo.

Si viviera la reconocida militante y dirigente Pilar Bermudez tal vez diría que quienes hoy se llenan la boca con Perón y Evita no tienen ni la menor idea de lo que significó eso para varias generaciones de argentinos. Claro que con su acostumbrada sinceridad agregaría: que saben de peronismo y militancia quienes en su vida no fueron ni peronistas ni militantes y sólo se encaramaron detrás de esa máscara para obtener el poder y con ello los réditos propios de esa potestad.

Hace unos muy pocos días falleció un militante peronista muy reconocido, “Pichin” Valenzuela. Con alguna muy honrosa excepción no se ha escuchado ni que fuera mencionado en discurso alguno, eso que estamos en campaña, y si alguien sabia de campañas, ese era “Pichin”. Una lástima que muchos de los que podría hacer algún acercamiento a lo que significa ser peronista hoy ya están con Perón en la Unidad Básica de la eternidad.

También es una lástima que quien hoy preside el Partido Justicialista -no así el peronismo- no honre, aunque sea para disimular, su condición dejando que las candidaturas se diriman entre peronistas y no promover a viejos adherentes de la UCR, como Olindo Tentor (aunque eso no configure un deshonor, al menos marca una inconsistencia ideológica importante) pues quien no sabe que él militaba en Franja Morada en la Universidad. También se puede ser neutral, pero hay que parecerlo.

Hay que convencerse que los años hacen que así como la idealización de una propuesta política vaya dejando jirones a los largo de la vida, también hay quienes nunca tuvieron esa dicha y sin embargo se arrogan para sí el rol de censores y única medida de lo que significa ser peronista. Es lógico y natural que la gente cambie, lo bueno sería que lo haga para mejor.

En Jujuy hay una suerte de confusión respecto de lo que significa la política y los políticos, como si fueran lo mismo. No, no son lo mismo. La política es una eficaz herramienta para desarrollar acciones en bien de la comunidad. Los políticos, muchos, son sólo la mano que debe empuñar esa herramienta para trabajar honradamente para aquellos que le otorgaron ese rol y no para que ese instrumento se vuelva en contra de los mismos que la entregaron. El gobernador Fellner (El embajador interno) suele utilizar un latiguillo en medio de sus discursos, este tiene el propósito de separar, dividir, discriminar entre buenos y malos (como si él tuviera la medida) y para ello suele mencionar a “los jujeños de buena fe” y la verdad es que llama a curiosidad y es lógico preguntarse ¿A quién se estará refiriendo? ¿Cuáles son y donde están los jujeños de mala fe? ¿Los de buena fe son quienes piensan como él? ¿Serán los que lo acompañan o aplauden? ¿Serán sus beneficiarios? ¿Serán los que él reconoce como peronistas?, en definitiva ¿Él habrá hecho los meritos suficientes como para hablar de sí mismo y ponerse en esa categoría? ¿Él gobernador Fellner, siendo presidente del partido  justicialista, será peronista? ¿Muchos de los que hoy se dicen peronistas, lo serán realmente? Es posible que ensayando una respuesta genérica podamos decir que los jujeños de buena fe no están todos de un solo lado, las cosas en la vida no se reparten de esa manera y en política, mucho menos.

Un reconocido intelectual argentino, Alberto Buela, el que se ubica dentro del peronismo en su versión de “una revolución inconclusa”, en algún escrito manifestaba sobre el peronismo que: “Esos compañeros que repiten como una letanía: Mejor que decir es hacer…., para un peronista no nada mejor que …, la organización vence…, primero la patria, después …., etc.etc. lo que han logrado en medio siglo y con el paso de una generación a otra, es que el pensamiento político del peronismo sea considerado inexistente por la izquierda, menospreciado por la derecha y utilizado por los “vivos” para quedarse siempre con los cargos.

Para no abundar en demasía creímos necesario reproducir un texto editado en 1954 en el que se expresaban las condiciones necesarias para ser y sentirse peronista sin ponerse colorado. Sin el ánimo de crear un peronómetro, sólo es para que cada uno de los que se sienten peronistas, comparen y saquen sus propias conclusiones:

  • Para ser peronista no es suficiente haber intervenido en nuestro Movimiento, no es suficiente haber sido elegido para una función dentro del mismo, no es suficiente decirlo y que lo digan los demás: es necesario e imprescindible que lo sienta profundamente.
  • Ser peronista es hacer bien a la Patria, representado por la felicidad de sus hijos y por la grandeza de la Nación.
  • Ser peronista es luchar por la bandera azul y blanca, aliados todos por la causa común de los argentinos y por la dignidad argentina. Es levantar la bandera argentina como país socialmente justo, económicamente libre y políticamente soberano.
  • Ser peronista es entender que hay una sola doctrina, la peronista; una sola bandera, la de la Patria, y una sola grandeza, la de esa bandera y esa Patria.
  • Ser peronista es tener en un bolsillo la doctrina, leerla diariamente y después comprenderla, y luego sentirla. Cuando eso haya sido realizado, podrá entonces decirse que ese hombre tiene alma peronista.
  • Ser peronista es trabajar en todas partes por el peronismo; en la casa, siendo un buen padre de familia; en el trabajo, cumpliendo nuestras obligaciones; y en las conversaciones, predicando nuestra doctrina; en la calle, tratando de no perjudicar al Estado con ninguna de nuestras acciones o de nuestros actos. Vale decir, haciendo vida peronista. Así se honra al Movimiento y así se hace peronismo.
  • Ser peronista es ser un esclavo de la ley. Ha de tener también una ética peronista, porque no solamente es delincuente aquel que viola la ley, sino que también es delincuente, en la medida que abusa de su libertad, el que viola las leyes de la convivencia humana en perjuicio de sus semejantes.
  • Ser peronista es dar ejemplo de patriotismo y de dignidad; es no escatimar trabajo ni sacrificio, es templar el alma en el sacrificio y no en la ambición.
  • Ser peronista es recordar que hay una moral que cumplir, una familia que defender, una Patria que honrar. Es tener respeto por la tradición y las costumbres, por la familia, por la Patria y por el honor de la Nación.
  • Ser peronista es defender su propia dignidad con sus obras; es acostumbrarse a actuar en equipo, sin sentido personal e individualista, trabajando uno para todos y todos para uno.
  • Ser peronista es poner primero la Patria, después el Movimiento y luego los hombres. Esta es nuestra doctrina. Esta es la doctrina peronista. La doctrina peronista apoya a la verdad, la verdad desnuda, la verdad absoluta, tal cual la conciben los hombres de buena voluntad y de corazón puro. Eso es peronismo.
  • Ser peronista es ser franco y abierto, no vergonzante, porque ello no se justifica sino en los hombres que no tienen carácter, ni decisión, ni vergüenza. Es pertenecer al Movimiento Peronista, movimiento comprensivo y humanista, movimiento de orden y de amor.
  • Ser peronista es ser observante y rígido consigo mismo, porque antes de pretender dominar a los demás es menester dominarse a sí mismo. Es pensar por sí y defender lo justo y conveniente para la Nación.
  • Ser peronista es tener férrea e inquebrantable voluntad. Es trabajar, es sacrificarse con la más alta dosis de abnegación, para que, mediante nuestros esfuerzos, pueda construirse una escalera interminable por la cual ascienda el pueblo hacia la felicidad.
  • Ser peronista es conocer el panorama del país: que esté impulsado hacia los objetivos de la nacionalidad, que se interese por la causa pública como si se tratara de su propia casa, porque la Patria es la casa grande de todos los hermanos de esta inmensa familia argentina.
  • Ser peronista es hacer que el pueblo decida, ya que gobierna por intermedio de sus representantes, y es para el pueblo, exclusivamente para el pueblo, para el que estamos obligados a trabajar.
  • Ser peronista es vigilar, dentro del peronismo, a los hombres que no cumplen con su deber, a los peronistas vergonzantes, a los infiltrados y a los aprovechadores, para ser con ellos totalmente intolerantes.
  • Ser peronista es persuadir de la sinceridad, de la verdad y de la lealtad de nuestra causa a todos los argentinos, para que en los actos eleccionarios voten por nosotros y no por nuestros adversarios.
  • Ser peronista es no esperar órdenes, es hacer. Es tener un amplio espíritu de iniciativa. Iniciativa en la casa, iniciativa en el trabajo, iniciativa en el partido, iniciativa en la unidad básica e iniciativa en la calle.
  • Ser peronista es ser un predicador del peronismo.

(Cf. El Movimiento Peronista. Origen, ideal, síntesis de la doctrina, realizaciones y soluciones universales. Buenos Aires, edición del Partido Peronista, 1954, cap. IV, parag. 12, pág. 106 y sig.)

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®