Muchos anuncios, pero poca acción real de gobierno: vecinos advierten que anciano duerme nuevamente en la calle

ancianoJujuy al día® – Luego que nuestros lectores advirtieran hace algún tiempo sobre la existencia de un anciano en situación de calle que dormía frente a Casa de Gobierno, por las graves falencias del gobierno de Eduardo Fellner y del sector de Desarrollo Social -cuyo ministro está de campaña-, este hombre nuevamente se encuentra en la calle.

En nota que publicamos en fecha 22 de Mayo de 2012 (ver http://www.jujuyaldia.com.ar/2012/05/24/anciano-en-situacion-de-abandono-en-calles-de-nuestra-ciudad/)

dimos noticia respecto a un hombre, que ya mayor a los 70 años, dormía en la calle, frente al ingreso a Casa de Gobierno de Jujuy, vale decir, por donde ingresan a trabajar a diario, los más altos funcionarios provinciales.

El hombre en cuestión, en notorio y doloroso estado de indigencia, pasaba sus días a la vista de gran cantidad de transeúntes, pero, llamativamente, frente a la indiferencia absoluta de nuestros funcionarios provinciales que, desaprensivamente, ignoraban la soledad, pero también el abandono, de este hombre, que transitaba sus días, y dormía sus noches, a la vista de todos.

La nota publicada por este medio logró lo que la triste realidad no alcanzaba, y luego de algunos días, pudimos dar cuenta, el 28 de Mayo de 2012, que el adulto mayor, de apellido Vaginay, había sido recibido en el Hogar Guillermon y se encontraba recibiendo los cuidados que, su frágil salud, requería. Ver http://www.jujuyaldia.com.ar/2012/05/28/dan-a-conocer-que-el-anciano-en-estado-de-abandono-fue-rescatado-y-alojado-en-el-hogar-guillermon/

Lamentablemente, lo que creíamos era una acción consolidada en beneficio de alguien que está sólo, y sufriendo, debemos dar cuenta, que sólo fue una medida pasajera, a fin de evitar que, tuviera trascendía, la información que habíamos brindado.

Nuestro medio, comprometido siempre con quienes se encuentran en desamparo, encontró al adulto mayor Vaginay, durmiendo, nuevamente, en la calle. Hace meses que, los vecinos de la ciudad, pueden verlo dormir, en las inmediaciones del Puente Lavalle, en ocasiones sobre calle Hipólito Irigoyen, y otras veces en calle Jorge Newbery.

El señor, cada día más deteriorado, sufre del abandono total de las desaprensivas autoridades, que lo esconden por unos días, cuando nosotros damos cuenta de su estado, para luego “tirarlo” otra vez a la calle, donde acumula enfermedades y, principalmente tristeza.

Convencidos que resulta un deber que a todos nos ocupa, fuimos a buscar información y, sorprendidos, hemos logrado concluir que el adulto mayor se llama Roberto Vaginay, que nació en Ledesma el 8 de Enero de 1935 y que fue empleado ferroviario. No tiene trabajo hace algunos años, pero tampoco recibe ningún tipo de beneficio previsional ni beneficio social, carece de documentos personales y sólo tendría una hermana viva, de la que se desconoce su paradero. Por cuanto, entonces lleva ya, varios años vagando por la calle.

En diciembre de 2010 fue asaltado en la calle, por desaprensivos que quisieron quitarle lo poco que tenía. Durante el episodio, lo golpearon y le fracturaron el fémur. Estuvo varios días tirado, sólo, haciendo sus necesidades encima y suplicando por ayuda. Allí lo encontraron los miembros de una reconocida Ong de nuestro medio, que se encarga de ayudar a los de la calle, quienes lograron que Same lo traslade al Hospital Pablo Soria. En la guardia lo atendieron, curando sus heridas e higienizándolo con cariño, para luego derivarlo a la sala de traumatología, donde quedo a la espera de ser operado de la fractura que le habían causado.

Incansablemente espero, y los días pasaron, y también pasó su cumpleaños número 76, que pasó en la soledad del hospital a la espera de la operación, que le prometieron realizar. Pero, como sorprenderse, del ineficiente sistema de salud provincial porque la espera fue vana, y luego de más de 40 días, “alguien” le facilitó un andador, y le “invitaron” que se vaya. Desde entonces, su caminar es dificultoso, lento, y ayudado por el andador. Así lo pueden ver todos, quienes lo encuentran en la calle, con su malogrado caminar, producto de una operación que de muy necesaria, jamás llegó, provocando que los huesos suelden de mala manera, y causándole daños y dolores, que van a acompañarlo ya, para siempre.

Entonces volvió a la calle, una vez más. Valdrá decir que su sufrimiento a manos a de las autoridades no cesó, porque luego de estar tirado en la calle durante más de 1 año, nuestro medio logró que lo “saquen” de frente a casa de Gobierno, para llevarlo al Hogar Guillermon, donde lo recibieron, lo atendieron, y luego también, le “invitaron” que se vaya.

Ahora, otra vez, está en la calle.

Quizás sea una postal de la “década ganada”. Quizás a él pueda enseñársele, que es necesario “seguir haciendo”. Quizás sirva para dar testimonio de un sistema de salud exitoso, que siempre va en favor de quienes más lo necesitan. Quizás también pueda mostrarnos, sobre un acaudalado sistema social, que manda heridos a dormir a la calle.

Roberto Vaginay, de él se trata. Con sus 78 años de edad, sin trabajo, sin protección social, sin beneficio previsional, sin documentos, sin comida, ni bebida. Con una fractura que no fue atendida por nuestro sistema de salud.

Los vecinos consultados, dan cuenta de su deteriorada salud, de su dificultad ambulatoria y de su nauseabundo olor, producto, casi con seguridad, de heridas en su cuerpo en estado de putrefacción.

Ojalá, estemos a tiempo, de no verlo morir en la calle.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.