Lesa humanidad en Jujuy: Sara Murad pidió al tribunal “fueron capaces de hacer tantas cosas, que ahora sean capaces de decir dónde están los cuerpos”

Jujuy al día® – Este segundo juicio iniciado en setiembre y en el que se juzga a personal penitenciario y del ejército que desarrollo sus actividades en el penal de Gorriti, tuvo en esta jornada la presencia de una testigo víctima y de un ex agente penitenciario. El último testigo fue presentado por la defensa de los Hermanos Ortíz y Herminio Zárate.

Sara Murad: “Singh y los hermanos Ortíz entraban en cualquier momento”

Su voz grave pinta  el dramatismo real a su relato. Sara recorrió los escenarios de su dolor y el de sus compañeras desde mayo 1975 cuando fue secuestrada en San Pedro: la secuestran en la escuela de Santa Clara de allí a la Policía, Buen Pastor, Penal de Gorriti y cárcel de Devoto. Aún antes del Golpe de Estado el trato en Gorriti era muy duro, según su relato, las requisas por parte del ejército eran constantes, ya percibían cuanta dependencia tenían algunos jefes penitenciarios del Ejército. “A partir del golpe se profundizó la violencia”, aseguró.

“Eramos 9 con Poty, porque ella también estaba presa”,  dice incluyendo así a la pequeña hija de Dora y Jorge Weisz que compartió celda con su madre. También  contó que como la comunicación no estaba permitida, buscaban cualquier medio para hacer saber a sus familiares su situación. Por eso confió en Carlos Ortíz que le había dicho que podía hacer llegar una carta a su madre, pero nunca cumplió. Recuerda con profundo dolor el maltrato psicológico que recibían sobre todo de Néstor Singh y los hermanos Carlos y Ricardo Ortíz. Cuando relata los días en que estuvieron Juana Torres, Dominga Alvarez de Scurta y Alicia Ranzoni, no puede evitar el llanto: “el día que se llevaron a nuestras compañeras nos llevaron a nosotras”. Repetían que las iban a matar, les pedían que avisen lo que estaban sufriendo. En la mañana del 10 de junio cuando las llevaron, supieron que como todas las veces era  Ernesto  Jaig, que las sacaba del penal.

Destaco que las detenidas tenían la sensación de que les pasaría lo mismo, ya que los militares junto a las otras fuerzas armadas eran dueños de sus vidas. Singh y los Ortiz las amenazaban y eran jefes en el pabellón de mujeres. Ortíz era contacto del ejército, también Rafael Braga (condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad)

En el pabellón de varones dijo que estaban Weisz, Turk, Patrignani, Tilca, Gimenez todos desaparecidos.

Relato Sara que la sacaron para la Policía Federal donde les dijeron que iba a juicio y que los militares eran los jueces, la federal la iba a defender y la policía era la parte acusador. Donde el verdecito fue que en 10 años podría ser recuperable para la sociedad. “Solo fueron 7. La lucha de un pueblo pudo más”, afirmó.

Sara relacionó el traslado de octubre del 76 porque  Poty iba a cumplir un año.  Entraron militares, armados, las tiraron al pasillo, las taparon con una frazada y les tiraron las pocas pertenencias. “Nadie decía nada”, dijo.

Al día siguiente las sacaron del pabellón con una muda de ropa, era un operativo “que sea lo que sea, que sea rápido” recordó con tanto dolor. Afuera del penal estaban los militares, lo vio a Singh. En el pabellón solo quedaron Soledad, Olga e Hilda dijo. Les ataron las manos y las subieron al avión  hasta Devoto.

Removiendo tantos recuerdos aparecen esos que demuestran que en hay gente buena en todo lugar. La figura de dos celadoras la señora de Claure y Raquel Temer son el remanso en la cárcel de Gorriti.

“Ojala podamos avanzar y nos puedan decir un día la verdad, dónde están  los cuerpos. Eublogia tiene 82 años que sepa dónde están sus hijos. Fueron capaces de hacer tantas cosas ahora que sean capaces de decir eso” dijo al finalizar su  testimonio.

En el pasillo se encontró con el abrazo de ex compañeras y compañeros y con los hijos de las desaparecidas Dominga y Juana. Precisamente Juana depositó una cadena a Gladys Artunduaga para que le entregaran a su hijita, en los violentos traslados que sufrieron hasta Devoto, la cadenita pasó a manos de Sara. Cuando llegaron a Devoto al hacer la requisa inicial, los guardiacárceles se apropiaron de todo lo que llevaban y nunca les devolvieron. Laura López, la hija de Juana Torres, recibió hoy una cadena que significará la herencia más preciada.

José Mario Cartagena. “Cuánta gente, pobre gente”

Casi en un lamento lo dijo Mario Cartagena al referirse a los detenidos que llegaron a Gorriti después del golpe, lugar donde se desempeñaba como guardia interno, agrega que ‘el trato no era digno ni para los presos políticos ni para nosotros”. Este testigo tiene dificultades para ubicarse con las fechas, lo que no impide que uno de los defensores insista en que recuerde días y meses. En un tramo de la audiencia el ex penitenciario manifiesta que no recuerda tampoco los nombres pero que tal vez podría reconocerlos en fotos por lo que el fiscal ad hoc Pablo Pelazzo solicita al Tribunal se las pueda mostrar a través de un sitio en internet. Esto provocó una reacción totalmente desagradable por parte del defensor Luis Casares, ofensiva para los familiares al poner en duda sobre la pertenencia de las fotos.  El resultado de la observación fue negativo pues el testigo no reconoció a ninguna de las 7 víctimas cuya justicia se busca a través de éste juicio.