Tribunal jujeño incorpora testimonios escritos de padres fallecidos de detenida-desaparecida

lesa humanidad Colegio de Abogados JujuyJujuy al día® – El Tribunal Oral Federal (TOF) de Jujuy incorporó ayer testimonios escritos de los padres fallecidos de la detenida-desaparecida Dominga Alvarez de Scurta, en el segundo juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en esta provincia durante la última dictadura.

Secundino Alvarez y Apolinaria Sarmiento de Alvarez, padres de Dominga, habían declarado en la justicia federal en dos ocasiones y los correspondientes textos fueron leídos e incorporados al juicio por decisión del TOF integrado por los jueces Fátima Ruiz López, Daniel Morín, Federico Díaz y Marcelo Juárez Almaráz.

Estos testimonios ratifican que el comisario Ernesto Jaig encabezó el operativo que el 26 de mayo de 1976 a las 18 capturó a Dominga en el domicilio familiar de Fascio 716, donde vivía con sus padres y sus tres hijos.

Ese mismo día, la detenida fue atendida en el Hospital Pablo Soria por el médico Alfredo Calvó, a quien forzaron para que le diera el alta, para luego llevarla al centro clandestino de detención que funcionada en la central de la Policía provincial.

Al día siguiente, pudieron ver a Dominga, sus padres y sus tres pequeños hijos (Claudia, Jorge y Fernando) pero después les dijeron que había sido trasladada al penal de Villa Gorriti, donde el 11 de junio el comisario Haig les comunica que ha sido “liberada”.

Fracasadas gestiones ante la justicia federal, los padres acudieron a la unidad del Ejército RI20, donde los represores Mariano Braga (condenado a perpetua en el primer juicio por delitos de lesa humanidad en Jujuy) y Juan Carlos Jones Tamayo (prófugo) les mostraron a distancia un papel con la supuesta firma de Dominga, por el cual, afirmaban, quedaba en libertad.

A partir de estos hechos, en junio de 1976, fueron vanos los esfuerzos de Secundino y Apolinaria para encontrar a su hija, incluidos los que realizaron ante el obispo José Miguel Medina y otras autoridades de la Iglesia Católica en Jujuy.

Siete años después, supieron por el relato de ex presas políticas que Dominga había pasado también por el centro clandestino de detención de Guerrero, donde la habían torturado, siempre según los testimonios incorporados ahora a este juicio oral y público.

Además del caso de Dominga, el TOF juzga también a los acusados por las desapariciones de Osvaldo José Gregorio Giribaldi, Jaime Lara Torrez, María Alicia Ranzoni, Juana Francisca Torres Cabrera, Pedro Eugenio Torres Cabrera y Jorge Turk Llapur, todos prisioneros en el penal de Gorriti hasta el 10 de junio de 1976.

Los acusados son Antonio Orlando Vargas, un oficial del Ejército que fue interventor en esa cárcel; el sargento César Darío Díaz, de la misma fuerza y los oficiales penitenciarios Carlos Alberto Ortiz, Ricardo Ortiz, Mario Marcelo Gutiérrez y Herminio Zárate.

En la audiencia de ayer prestaron declaración los integrantes de la guardia de seguridad interna del penal Adrian Liquín y Leandro Cabana, quien respondieron con negativas a las preguntas que les formularon los fiscales y los abogados de las querellas.

El interrogatorio apuntó a conocer quiénes estaban al frente de esa guardia el 10 de junio de 1976 -cuando en la madrugada fueron sacadas del penal las víctimas-, quién condujo el vehículo en ese traslado y hacia dónde llevaron a los prisioneros políticos.

Sobre los represores que retiraron a las víctimas, quedó acreditado en testimonios de testigos víctimas y en los libros del penal que uno de ellos fue el comisario Jaig, con la orden del actualmente prófugo Jones Tamayo.