Fiestas patronales: Jujuy honró a su patrona, la Virgen de Río Blanco y Paypaya

Jujuy al día® – Una multitud acompañó ayer a la tarde a la imagen de la Virgen del Rosario de Río Blanco y Paypaya, patrona de Jujuy, con una procesión por las calles de la capital provincial encabezada por el obispo César Fernández, titular de la diócesis local.

La procesión partió desde la Catedral Basílica y marchó por las calles Belgrano, Lavalle, Alvear y Otero para retornar al templo, donde se ofició la misa central.

El obispo dijo en su homilía que la celebración tiene que ver con la historia de la provincia, pues “la milagrosa aparición de la Virgen es un signo de su presencia en el nacer de este pueblo argentino”.

Quienes “no tienen defensor tienen la ayuda de Dios, el que nos saca el mayor pleito que podemos tener; Jesucristo escucha e intercede. Tenemos que interiorizar el misterio del amor de María”, reflexionó.

“Hoy con nuestra madre seamos el pueblo que canta, que no se olvida de los pobres, para que nuestra vida y la fe en este año de la fe entusiasmen, den ganas de vivir, razones para creer, amar. Es posible encontrar la dicha en el dolor, como le pasó a María”, afirmó el obispo de Jujuy.

Los próximos domingos habrá peregrinaciones al santuario de la Virgen ubicado en el paraje Río Blanco, a 7 kilómetros al sureste de la capital jujeña y a la vera de la ruta provincial 1, donde se levantó un altar gigantesco.

Sobre la historia de la imagen, en 1967 se publicó

Un trabajo de monseñor Miguel Angel Vergara publicado en 1967 señala que la devoción a esta advocación de la Virgen es la más amplia y honda del pueblo jujeño desde sus orígenes.

Prueba de ello “es el patronazgo sobre la antigua capilla de Río Blanco, sobre el Fuerte de El Pongo en el año 1683 y el de Ledesma, sobre la parroquia de Abra Pampa, los templos de Tilcara, Yavi y Monterrico, del lote Barro Negro y las fiestas que en su homenaje se cumplieron en 1704” y no se han interrumpido desde entonces, dice el texto.

La primitiva Capilla de Río Blanco habría existido desde 1698 y en ella se celebraban las fiestas en el mes de octubre de 1833 cuando terminaron de reconstruirla después de un fuerte temblor. Su ampliación fue dispuesta por el gobernador Pedro José del Portal, en 1862.

El 2 de mayo de 1898 don Pedro Molouny sostuvo que eran dos las imágenes existentes: “la que se encuentra en el Santuario de Río Blanco y la que está en el templo de San Salvador”.

Esta simultaneidad motivó a que el obispo ordenara levantar ese año una información que permitiera conocer cuál de las dos era la primitiva.

Recién en 1915 se aclaró la duda, cuando desde la sede apostólica de Roma se ordenó la coronación de la imagen pequeña, que estaba en el templo de San Salvador, mide 65 centímetros y tiene su propio camarín.

Manuel Belgrano la nombró “generala del Ejército del Norte” y le ofrendó su bastón de mando luego de las batallas de Tucumán y Salta, en los años 1812 y 1813, respectivamente.