La escuela que se llevó la lluvia

Jujuy al día® – El edificio de la Escuela de Alternancia N° 1, en Valle Grande, Jujuy, fue clausurado en 2011 tras unas lluvias intensas. Desde entonces, los maestros dan clases donde pueden.

Entre las montañas. La Escuela de Alternancia N° 1 está al pie del Cerro Ovejería, a 2.500 metros sobre el nivel del mar. El edificio fue clausurado en 2011 por peligro de derrumbe.

En Valle Grande, en el corazón de la Yunga jujeña, funciona desde hace más de 20 años la Escuela de Alternancia N° 1, donde asisten 114 alumnos. Algunos de ellos caminan hasta 12 horas para llegar. En 2011, las lluvias intensas deterioraron el edificio de la escuela. Desde entonces, el edificio está cerrado por peligro de derrumbe y los docentes dan clases donde pueden: en la iglesia, en una hostería abandonada o en el Centro Integrador Comunitario. El Ministerio de Educación –aseguran– todavía no les dio una solución.

En este bello lugar de imponentes paisajes, los incas caminaron por los cerros desde Tilcara y Humahuaca hacia el Este, para llegar a lo que hoy es Libertador General San Martín (conocido como Ledesma), mucho antes de la llegada de los españoles. El pequeño colectivo que hoy hace este recorrido demora entre 6 y 7 horas para trepar la sinuosa Ruta Provincial 83.

Graciela Fernández, profesora y madre de un alumno de la Escuela, recurrió a la web para subir en el sitio Change.org la copia del pedido que le hizo al Ministerio de Educación de Jujuy, para que se construya un nuevo edificio. El gobierno de Jujuy le respondió que “no hay plata para comprar un terreno”. En el sitio web, la petición ya pasó las 20.000 adhesiones.

Aroldo Figueroa Guerrero, director de la escuela, cuenta que desde el Instituto Nacional de Educación Técnica (INET) le prometieron que construirán una nueva escuela, pero le exigen plazos difíciles de cumplir: “Necesitan que tengamos el terreno comprado antes del 30 de octubre, o todo queda en la nada. Es un imposible. El gobierno de Jujuy ya nos dijo que no hay dinero para comprar las tierras”.      Clarín Educación visitó Valle Grande, cabecera del departamento homónimo. El pueblo tiene 600 habitantes descendientes de incas, ocloyas, omahuacas y españoles. Las casas, en su mayoría de adobe, están construidas al pie del Cerro Ovejería, a 2.500 metros sobre el nivel del mar. Aquí no hay farmacias, tampoco señal de celular.  “La matrícula es de 114 alumnos. Desde hace dos años damos clases en distintos lugares del pueblo, porque el edificio de la escuela está cerrado desde 2011. Ese año llovió 40 días seguidos. Salía el sol y volvía a llover. Entonces comenzó a ceder el suelo arcilloso del cerro. Se agrietaron las paredes de las aulas y los pisos, lo que puso en riesgo la vida de alumnos y docentes. Evacuamos la escuela”, dice Aroldo.

En el fondo del predio, que da al río Valle Grande, cedió la barranca y el suelo se desplazó hacia adelante, lo que hizo que el nivel natural del terreno bajara al menos un metro y medio, llevándose las huertas y un corral para criar cerdos. “Casi perdimos la estación meteorológica”, recuerda el director. Aquel mal tiempo no solo perjudicó a la Escuela de Alternancia N°1, sino también a la cercana Unidad Educativa N° 320, donde hay huellas del corrimiento del suelo.

La Escuela de Alternancia N° 1 funciona desde el 23 de junio de 1994. El actual edificio, hoy cerrado, se había inaugurado en 2005.

En 2011, tras las lluvias, las clases se reiniciaron en la Iglesia Nuestra Señora de la Merced, hasta que la Comisión Municipal prestó las instalaciones del Centro Integrador Comunitario, y el salón del Centro Vecinal Valle Grande, donde funciona un aula, el comedor y la cocina. Lo que había sido la hostería municipal pasó a funcionar como albergue para los alumnos que viven lejos. “La Escuela de Alternancia es importante para nuestra comunidad. Perderla sería un retroceso cultural”, dice Gustavo Urbina, director de Cultura y Turismo de la Comisión Municipal de Valle Grande.

Al reclamo por el edificio se suman otras deudas pendientes que la escuela padece. La comunidad educativa redactó un petitorio dirigido al secretario de Gestión Educativa de Jujuy, Rufino Lizárraga, que incluye cinco puntos: las netbooks para los alumnos secundarios (recién se entregaron en agosto); compra del terreno para la nueva escuela; pago de los salarios atrasados (más de dos años) al personal del albergue; incrementar el personal de servicio; y la construcción de un comedor.

Fuente: Clarín.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.