Sostienen que la falta de políticas gubernamentales hará que Jujuy dentro de poco se transforme en “un sucio basurero”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el candidato a Diputado Nacional y Diputado Provincial en 2º termino por el Frente de Izquierda de los Trabajadores, Alejandro Vilca, quien se desempeña como trabajador del servicio de recolección de residuos de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, se refirió a la problemática en torno a los residuos y señaló que ante el colapso de finca El Pongo, la apertura de Chanchillos no se realiza por la falta de “decisión política  e inversión, porque no está la inversión en infraestructura”. Asimismo habló de la “precaridad laboral” con la cual los trabajadores del servicio realizan sus tareas diarias.

En relación a la problemática de los residuos, Alejandro Vilca manifestó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “el tema de la basura es algo que hace mucho que se viene arrastrando, no hay una política integradora desde el gobierno de la provincia ni desde los municipios que permita resolver de una manera ecológica y sustentable  el manejo de los residuos, y esto está ligado a la precariedad en cómo se brinda el servicio y en donde se deposita la basura, porque El Pongo ya está colapsado”.

Aseguró que “se intenta abrir Chanchillos pero esto tiene varios inconvenientes: uno de ellos es que queda muy lejos para muchos municipios como San Salvador de Jujuy o Palpalá, y no hay un plan sustentable en el manejo de la basura, ya habíamos planteado la necesidad del reciclado lo que permitiría que no se llegue a un colapso”.

Consultado sobre las razones que estima por las cuales no se abre el centro de disposición final de Chanchillos, Vilca expresó que “es por falta de decisión política e inversión, porque no está la inversión en infraestructura, porque hoy se necesitan camiones, maquinaria pesada para realizar un tratamiento adecuado. El gobierno no quiere invertir porque tranquilamente se podría hacer la separación de residuos para  reciclado”.

“Hay basurales clandestinos que están ubicados en diferentes partes de San Salvador de Jujuy o en Palpalá, y es porque está rebalsado El Pongo y son basurales que en algún momento estarán en contacto con viviendas, contaminarán los ríos. Es una situación grave y no se le presta demasiada atención y si no se hace nada, en algún momento esto se va a transformar en un sucio basurero, es terrible”, afirmó.

Además, hizo referencia a los hábitos de los ciudadanos en el manejo de residuos e indicó que “otra cuestión es esta, uno tira la basura y no sabe qué pasa, y la verdad que al estar colapsado El Pongo, Chanchillos que no se habilita, se generan basurales clandestinos en muchas partes porque los vecinos tiran su basura. Esto es parte de una política que el gobierno no empieza a regular, pero sobre todo no le da importancia”.

Vilca brindó a JUJUY AL DÍA® un dato más que alarmante que deja al descubierto la falta de interés del gobierno de Eduardo Fellner en materia sanitaria y medioambiental, entre otras cosas: “en un turno podemos llevar 16 toneladas más o menos, un camión carga 3 o 4 toneladas, Llenamos varios de esos, y todos esos residuos no tienen un tratamiento, para nada, se los deposita, se los tapa, y ahí queda”.

Para finalizar, se refrió a lo que denomina la “precaridad laboral” de los trabajadores del servicio de recolección de residuos y manifestó que “todo lo que venimos hablando de combina con la precarización de los obreros, en San Salvador debe haber 3 camiones compactadores después son todos de caja abierta y cuando se carga ahí a veces la basura se cae, no se la puede tratar de forma adecuada y el obrero de recolección se encuentra en condiciones pésimas de trabajo. Tenemos estadísticas de casi cada tres meses sufren un accidente grave, porque no trabajamos con camiones compactadores, por ejemplo”.

Señaló que “los salarios son muy bajos, tenemos compañeros que cobran convenios de 1.200 pesos cuando estando en contacto con la basura donde uno se puede intoxicar, contaminar, enfermar, y estos compañeros no están cubiertos porque no tienen obra social. A pesar de lo riesgoso de nuestro trabajo cobramos casi lo mismo que un empleado que está sentado en una oficina en el municipio”, concluyó.