Nerviosismo en el gobierno de Fellner, las encuestas marcan la necesidad de cambiar el rumbo

Hugo Rubén Calvó
Hugo Rubén Calvó

Las encuestas sirven para conocer la opinión de los ciudadanos o su comportamiento declarado. Sin embargo, entrevistar a todos los ciudadanos sería terriblemente costoso e incluso innecesario si se consideran los avances de la estadística en esta materia. Un buen diseño de muestra, es decir siguiendo las reglas de la estadística, permite elegir un número relativamente pequeño de ciudadanos y que éstos representen la opinión de la totalidad con un reducido margen de error, el cual normalmente en las ciencias sociales se estima entre tres y cinco por ciento.

El tema de los resultados de las encuestas electorales es más complicado, por dos razones, primero porque los electores pueden ocultar su verdadera preferencia pues el tema es delicado, y segundo por el uso que los partidos hacen de las mismas. Lo cierto es que sin algún dato, alguna información se haría difícil analizar coyunturas electores como la que nos toca hoy a los jujeños.

La pregunta central sería si las encuestas además de permitirnos conocer las opiniones de los ciudadanos pueden también influir en las opiniones de ellos mismos. Se sabe que cuando algún partido político da a conocer sus encuestas es porque lo está beneficiando. Lo lógico entonces es analizar la circunstancia electoral actual tomando como base los resultados de las elecciones del 11 de agosto, agregando los guarismos que arrojaron dos encuestas. Una encargada por el gobierno de la provincia (FPV) y otra por la principal fuerza de oposición, el Frente Jujeño (UCR-PS). Lo curioso es la similitud en los resultados. Esta es la que generó nerviosismo en la sede gubernamental y regocijo en el comité radical.

El resultado de las PASO ya es ampliamente conocido, en cambio las encuestas aludidas, aún no. Sólo vamos a dar algunos resultados que se cree son de interés de muchos. Por ejemplo, para diputados nacionales, siempre hablando de ambas encuestas, hay una diferencia en la intención de voto del 5 % a favor del candidato del FJ (38% FJ – 33% FPV). Si esto se mantiene o amplía, hoy el FPV estaría perdiendo un diputado nacional.

Para diputados provinciales los números son modificables por unos y otros ya que la intención de voto para el FPV es del 37%, mientras que para el FJ está un punto arriba, 38%.

Para Concejales por capital, las cosas están difíciles para el FPV ya que la diferencia es grave. La intención de voto para el oficialismo provincial es de apenas un 17% contra casi el 40% del oficialismo municipal.

La imagen de los principales dirigentes de la provincia no le está ayudando a Eduardo Fellner, de un segundo puesto en una encuesta de julio pasó al cuarto lugar. La evaluación de gestión le da un 44% positivo, pero un 49% le es negativo.

El FPJ está perdiendo un 2% de preferencia, respecto de los resultados obtenidos en las PASO. Igual que el PRO y el Frente de Izquierda.

Quizás lo que muchos están esperando es conocer cuál es la intención de voto de la agrupación ultra kirchnerista integrada por La Campora, Kolina, Partido de la Solidaridad, etc. llamada Unidos & Organizados. La intención de voto a nivel provincial es cercana al 10%. En capital es de menos de 9%.

No quisimos dar a conocer datos más finos pues, si lo hiciéramos, parecería que tenemos alguna preferencia y esto no es correcto, hasta aquí sólo presentamos datos objetivos extraídos de dos encuestas encargadas por dos agrupamientos antagónicos.

Con estos datos, que insistimos son el resultado de dos encuestas que arrojaron guarismos similares, ya podemos aventurar alguna opinión.

En el caso de los diputados nacionales salta a la vista que le será necesario a Fellner amigarse con la gente de U&O a fin de que lleven a sus candidatos en la boleta y así ver si se revierte el hasta hoy casi seguro triunfo del FJ.

Para diputados provinciales parece que las dos fuerzas mayoritarias, las que seguramente polarizaran las elecciones, tendrán que afinar la estrategia de campaña buscando que las distancias se amplíen pues, de otra manera, sin distancia a favor, el oficialismo perdería bancas en la legislatura local, además de las que se estaría llevando U&O.

Para Concejales en capital el esfuerzo deberá ser mayúsculo pues las distancias son abismales. Las colectoras deberán intentar con magia negra, macumba y todo lo que se les ocurra para acercarse a un resultado decoroso.

Se dice que habría una toma de decisión de quitar el cuerpo de cierto candidato del oficialismo provincial a raíz del resultado de las encuestas, ya que considerarían en su línea interna que cargar 100% con una posible derrota le haría mella a su imagen para el 2015.

Lo cierto es que tanto una encuesta como la otra, no ayudan mucho al oficialismo. La estrategia de pegar a Fellner con cada uno de los candidatos no es buena idea, según la evaluación de imagen que más arriba se menciona. A lo mejor no les queda otra pues los propios candidatos no aportan mucho.

Parece que en esta elección del 27 de octubre quedará bien claro quienes sólo aportan el discurso y quienes los votos.

En síntesis, la ley del número es un instrumento muy útil en un mundo demoscópico (Estudio de las opiniones, aficiones y comportamiento humanos mediante sondeos de opinión.) pero una encuesta electoral es el retrato aproximado de una situación. Muestra estados de opinión, tendencias y corrientes de la gente. O al menos muestra lo que el entrevistado quiere hacer ver: en ocasiones, lo que quiere tapar, ocultar. Por eso, no es raro ni infrecuente que se den respuestas circunstanciales o variables.

Las encuestas nos dicen lo que harían ahora, en este momento, los electores. Pero los electores saben –ahora, en este momento– lo que los sondeos dicen que ellos harían justo en este instante. ¿Eso qué significa? Que los votantes pueden reforzar, modificar, desmentir, ajustar o corroborar lo que las encuestas predicen: precisamente porque saben lo que puede pasar. Lo que esto quiere decir es que, observando los datos dados, hay un gran espacio para que se expresen los que aún no lo han hecho y que militan entre los indecisos, los indiferentes y los que votan a ganador, cuando el ganador está claramente identificado.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.