Ediles declararon de Interés Municipal la peregrinación anual al santuario de la Virgen del Rosario de Rio Blanco y Paypaya

Jujuy al día® – Durante la décimo quinta Sesión Ordinaria del Concejo Deliberante de la ciudad de San Salvador de Jujuy, celebrada el pasado jueves, los Ediles declararon de Interés Pública Municipal “La Peregrinación Anual al Santuario de la Virgen del Rosario de Rio Blanco y Paypaya”

El proyecto de declaración, promovido por el concejal José Luis Sánchez, presidente del Bloque de la Unión Cívica Radical fue acompañado por el Cuerpo en su conjunto.

Entre los fundamentos, se reconoce a la Peregrinación al Santuario como una festividad religiosa con amplia convocatoria, una celebración con un valor significativo para la historia y la Fe Católica Jujeña. Una fiesta con una trascendencia que conmueve y desborda los espíritus de todos los habitantes de la provincia.

En cuanto a la convocatoria, se destaca la participación de miles de personas provenientes de las distintas localidades de la provincia, incluso de provincias vecinas que se acercan durante el mes de octubre al Santuario de la Virgen.

“Es por ello que la Peregrinación posee un significativo valor y trascendencia para la comunidad jujeña – refirió Sánchez – puesto que los fieles manifiestan un sentir noble, un corazón entregado en familia y una emoción que toca los más bellos pensamientos de alabanzas, oraciones de agradecimientos y pedidos esperanzados”.

Como todos los años, cada domingo de octubre y durante todo el mes millares de fieles, llegados de todas partes, escoltan a Nuestra Señora del Valle de Rio Blanco y Paypaya. La procesión inicia en horas de la madrugada, parte de la Iglesia Catedral y los feligreses con sacrificio caminan kilómetros, muchos de ellos descalzos. Desde todos los barrios de San Salvador los promesantes se unen a la procesión y su paso es acompañado con oraciones, cánticos y misachicos. También, sus devotos acompañan a la Virgen de Río Blanco con otras imágenes religiosas.

Al llegar al Santuario de Rio Blanco, la Virgen es recibida con manifestaciones de alegría de los que se adelantaron, el sonido festivo de los fuegos artificiales y salvas, las lágrimas de amor de algunos fieles y el agitar de pañuelos blancos en señal de agradecimiento por alguna petición cumplida o simplemente a manera de saludo de bienvenida.

El Santuario, se encuentra ubicado en la Ruta Provincial N° 1, en el humilde y antiguo pueblito de Rio Blanco, a unos 9 kilómetros y medio de San Salvador de Jujuy. Un paraje custodiado por la estatua del querido y siempre recordado Padre Obispo Marcelo Palentini, es el hogar de la Patrona de Jujuy: Nuestra Señora del Rosario de Rio Blanco y Paypaya.

Historia y devoción de un Pueblo

En 1611 Luis de Quiñones asumía el poder del gobierno de Tucumán y resolvía proveer las necesidades espirituales de los indios que habitaban aquella región: los Ocloyas, Osas y Paypayas. El primer “encomendado” de estos últimos fue Don Alonso de Tapia que mando levantar para ellos una capilla en el Valle de Palpalá, pues el Padre Francisco de Córdoba, de la Compañía de Jesús, ya los venia catequizando desde hacía algún tiempo. Formaron, entonces, la población de San Francisco de Paypaya.

En 1659 Los Paypayas, Osas y Ocloyas sufrieron las consecuencias de una epidemia. El Vicario de Jujuy, que en aquella época era Don Pedro Ortiz de Zarate, atendió a los Paypayas durante diez años, ayudándoles a reedificar su capilla, destruida por un incendio. La tribu de esos indios fue desapareciendo poco a poco, y al término del S. XVII había quedado reducida a 15 miembros, según consta en documentos de la época.

Aunque los textos en relación a la historia de la imagen de la Virgen del Rosario de Río Blanco y Paypaya son escasos, si existen versiones que permiten una aproximación a la fecha en que aquella apareció por primera vez.

Por ejemplo se sabe que: “españoles y aborígenes de aquella región atribuían milagrosos poderes a la Virgen del Rosario, que se aparecía durante los ataques de los feroces indios del Chaco, los poderosos Tobas”.

Por otro lado “también existen documentos que prueban que el culto a la Virgen del Rosario es anterior al año 1696, como por ejemplo una inscripción grabada en una campana del Iglesia Catedral de Jujuy: ‘Soy de Nuestra Señora del Paypaya (1696)’”.

Asimismo, una tercera versión describe “la aparición de la imagen, primero en las rústicas chozas de los Paypayas, luego en la ermita de Ortiz de Zarate, para tener después en 1833 la actual capilla”.