La culpa también es nuestra

Sr. Director: Cuando doblé en la esquina lo vi… camuflado con el paisaje urbano estaba ahí, acurrucado para que nadie lo viera, como suele pasar en el día a día. Me acerque para ver su cara, era un nene con cara de grande, un nene al que le habían robado la inocencia, que un día salió a jugar y volvió hecho hombre a golpes. Su boca aún conservaba la huella de aquella mueca hecha sonrisa que un día se desvaneció y ya no volvió, como esas cosas que perdemos sin darnos cuenta y jamás notamos su ausencia. Y su mirada, que decir de su mirada… unos ojos apenas entreabiertos que invitaban a entrar en su tristeza, unos ojos apagados a fuerza de desilusión y esperanzas perdidas.

Todos los días los vemos, están en nuestras calles, son los hijos de nadie, ciudadanos de un país que les da la espalda, herederos de una fortuna poco afortunada que no los deja ver más allá de sus miserias. Y pasamos a su lado, como si fuera normal que ellos estén ahí, por lo general pasan inadvertidos, tapados por nuestros propios problemas, por nuestros proyectos, por nuestras alegrías, algún día que otro nos dan pena y agradecemos tener la vida que tenemos y quizás una vez pensamos: “la culpa la tienen los políticos que no hacen nada…. corruptos por naturaleza” como si eso fuera un don del ser humano, pero la culpa también es nuestra.

A ellos no solo les robaron su infancia, también le están robando su futuro, y si soñar no cuesta nada también les robaron las ganas de soñar. Son la escoria de una sociedad egocéntrica, son los restos que escondemos bajo la alfombra, son el fruto de años de malos gobiernos quizás. No son nuestra responsabilidad, no es nuestra culpa, nosotros no les quitamos las posibilidades, fueron los otros los que se las quitaron, esos mismos que tienen el poder de cambiarlo, y esperando que eso pase también pasan los años… y esperando ponemos nuestras fichas en las próximas generaciones, ellos sí que van a sacar el país adelante, pero ¿saben qué? Estos chicos que no forman parte de nada, algún día serán los que tengan que hacer el futuro de nuestro país. Y ahí nos vamos a arrepentir, de habernos sentado a ver como el tren pasaba y se llevaba lo más valioso que tenemos, solo veremos a bordo pasajeros sin ganas, sin anhelos, sin alma. Y la culpa también será nuestra, por creer que no podemos hacer nada, por negarnos a reconocer que hace falta un cambio y que ese cambio puede empezar por nosotros, por creer que una mano milagrosa sanará todo, pero las penas de los hijos de nadie no van a sanar. Las noches de frió que curten la piel, los días de hambre buscando algo para sobrevivir, las miradas que les fueron negadas rasgaron sus vidas, y esas cicatrices serán eternas.

Cuando dobles la esquina lo vas a ver y no te preocupes que enseguida lo vas a reconocer, tiene las alas heridas y la mirada de aquel que no espera nada…

Carolina Pildain

Manos Abiertas Jujuy – Argentina

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.