Aseguran que es “preocupante y grave” la situación del Bullying en las escuelas de Jujuy

bullying 1Jujuy al día® – En el marco de la sanción de la ley nacional Antibullying, nuestro medio dialogó integrantes del equipo técnico del Instituto de Capacitación (INCA) del CEDEMS, Ana María Vedia, Nora Noemí Giménez y Silvia Viviana Vera, quienes se refirieron a distintos aspectos sobre la temática, tales como la nueva ley, el rol del docente, la falta de capacitación y apoyo que sufren los profesores, la falta de gabinetes para el tratamiento de cada situación y la realidad del bullying en Jujuy.

Dicha ley está destinada a prevenir la violencia en las escuelas, a través de la promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad en las instituciones educativas y prevé como sanción mayor la expulsión del agresor, aunque las autoridades escolares de cada jurisdicción deberán garantizar el ingreso del adolescente a otra institución provincial.

Acerca de la realidad de este flagelo en las escuelas secundarias de nuestra provincia, Silvia Viviana Vera comentó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “no es un problema nuevo, siempre estuvo presente en las escuelas, quizás por los medios de comunicación o las redes sociales se da a conocer mucho más pero es un tema antiguo. Hoy continua pero con otra mitología por ejemplo a través del ciberbullying, pero el bullying es una realidad, una situación social y si solo tomamos esto desde lo institucional estamos trabajando una parte de la problemática”.

Aseguró que la situación en las escuelas de Jujuy “es preocupante y es grave porque no tenemos la posibilidad de solución y cuando no tenemos las estrategias pertinentes para poder hacer frente a un problema, el problema va a persistir  en el tiempo. Es un problema social, en los medios vemos que existe la violencia todos los días y en todos los ámbitos sociales, asique es preocupante porque hasta ahora no teníamos herramientas legales  porque si bien el docente es el que está más alerta por estar en contacto con los alumnos, tiene que percibir y tiene que tratar de ver cuáles son los síntomas que tienen los alumnos para poder entender si se trata de bullying”.

“Pero el chico que provoca el bullying también es un adolescente que es un alumno y tiene derechos y en las escuelas estamos obligados a ver qué es lo que pasa porque de alguna manera ese chico también es víctima de alguna situación que por ahí nosotros desconocemos. Hay que pensar qué hacer con ese chico que pasa por situaciones problemáticas ya que la ley prevé que cada escuela tenga un gabinete y no lo tienen”, indicó.

Por su parte la directora del INCA, Ana Maria Vedia, opinó acerca de la necesidad de dicha ley, y expresó que “la ley surge en el marco de una necesidad y de una preocupación constante donde no solo tiene que intervenir un director de escuela, un docente o un Ministerio, nos toca a todos. Vemos que los orígenes se dan en otros contextos, fundamentalmente de la familia, algunos piensan que el bullying existe solo en las escuelas por situaciones escolares y no es así, se genera en otros lugares y desemboca en las escuelas con consecuencias muchas veces graves”.

Añadió, “esta ley me parece que va a regular un poco esta situación para que estemos todos prevenidos. El docente si bien no tiene en su formación estrategias o recursos para intervenir porque no está en nuestra formación”.

Sobre la actuación de los docentes frente a un caso de bullying en los establecimientos la directora del INCA comentó que “hoy generalmente hemos visto la reacción de la indiferencia o la defensa como docente en muchos casos. Creo que la falta de capacitación, de conciencia, de compromiso, y miles de razones hacían que seamos indiferentes al problema. Por ahí es una historia vieja que el docente no quiere involucrarse o mezclar su rol de docente exclusivo y académico con un problema familiar”.

“El docente queda en un trabajo quijotesco, muy solo por el cuidado de no involucrar al Ministerio, lamento decirlo, los directivos nos pedían que no nos involucráramos porque por ahí una quería intervenir como queriendo detener alguna situación pero depende de cómo lo tome la otra persona, ya que piensan que el profesor está para enseñar y no para meterse en la vida de los alumnos y esa idea hoy está muy metida en la familia, y es un problema serio porque considero que el profesor no puede educar a una persona que no lo escucha y que tiene un problema ya que el problema no es no estudiar, hay otros más graves que si un docente está bien capacitado o asesorado o solo por ser adulto tiene formas de intervenir, pero tiene que estar acompañado por las leyes, por el Ministerio, por el gobierno, por un director, pero hoy no es así”, aseguró.

Nora Noemí Gímenez se refirió a la sanción máxima que impondría la ley antibullying, la expulsión del alumno agresor, y a la falta de gabinetes psicopedagógicos en las escuelas para tratar esta problemática. Manifestó que  “es una solución parche o parcial, en realidad lo que hay que hacer es una serie de medidas progresivas para que no se llegue a tal grado. En realidad un chico expulsado y es un chico que está fuera y que vuelve a agredir contra la escuela, no es la solución expulsar a un alumno, en esto la ley lo tiene claro porque el Ministerio de Educación va a bajar una serie de materiales porque el bullying se va a trabajar como un problema institucional y no individual”.

Comentó que “en este sentido todos los actores institucionales como profesores, alumnos, padres van a trabajar en talleres, esa es la idea del Ministerio de Educación, pero si luego de trabajar a nivel institucional, áulico y de talleres el problema persiste surge la necesaria intervención de los equipos especializados que ya están mencionados en la Ley Nacional de Educación 26206 sancionada en el 2006”, pero sostuvo que “desde las escuelas estamos permanentemente tocando las puertas ministeriales para que estos equipos lleguen a las escuelas porque no es un problema actual si no es bastante antiguo, siempre hubo bullying”.

Además mencionó que “nosotros tenemos el Servicio de Orientación Adolescente (SOA), uno solo para toda la provincia, o sea que ese gabinete es el que abastece el tratamiento de los chicos de capital y del interior. Soy profesora y asesora de la Escuela de Comercio de Perico y puedo asegurar que dentro de la institución de las localidades del interior no existen lugares que se dediquen al amparo de la generación, en cambio los niños de primaria tienen un gabinete, no por escuela pero si por región y eso permite que haya un tratamiento de las problemáticas de los chicos”.

Para Giménez “el rol de los docentes está cambiando, el rol de la escuela debe cambiar profundamente ya que la escuela que se pensó para años antes no es la misma que se debe pensar para ahora, hay muchas problemáticas adolescentes que no son trabajadas o solo mediante talleres que son pagados por el Ministerio de Educación, pero son esporádicos, no hay una permanencia de un proyecto institucional con talleres permanentes para la atención de estas problemáticas nuevas que se van albergando en las escuelas”.

Señaló que “como adultos tenemos la responsabilidad de amparar y desarrollar una fuerte autoestima para la inclusión social de todos los jóvenes, por ello los docentes necesitamos repensar la escuela, repensar las instituciones y repensar sobre todo cual es el rol de las autoridades ministeriales”, concluyó.