¿Hasta cuando un ministerio debe tener el respaldo absoluto del gobernador Fellner?

Hugo Rubén CalvóAlgunas situaciones que ocurren en la vida de las personas son sólo producto de la inocencia, la impericia, la ignorancia y hasta de la mala suerte, ahora tratándose ya, no de cuestiones personales, sino de asuntos públicos que afectan directa o indirectamente a la sociedad, todas esas condiciones mencionadas ¿hasta dónde, hasta cuando, son tolerables?

Días pasados nos enteramos que en Jujuy se transportan delincuentes en micros del servicio regular de transporte automotor. La suerte esta vez no le jugó bien a quien promueve, autoriza y practica esta suerte de ruleta rusa ya que, nada más y nada menos que un sujeto acusado de violación, quien era transportado por un agente de la policía de la provincia, el que fuera víctima, primero de sus jefes inmediatos, luego de los jefes mediatos y por el último eslabón de la cadena de mando y finalmente por el delincuente, que seguramente aprovechó la falta de un protocolo de traslado pues, hablando en serio, sería ilógico pensar que llevar en el transporte público a un delincuente sea parte de un protocolo de actuación.

Esta situación no provoca otra cosa que un profunda reflexión respecto del discurso del gobierno de Eduardo Fellner que mal gasta más recursos económicos en prensa y difusión para tratar de demostrar que en Jujuy está todo bien, que en equipamiento y entrenamiento para los efectivos policiales. La realidad es que todos los días les muestra la peor cara pero que los convierte a ellos sólo en víctimas políticas de una falta, no de pericia, sino de sentido común para tratar con seriedad un tema que a todos nos aflige un poco más cada día. La falta de seguridad y el crecimiento de la violencia en hechos delictivos. Las verdaderas víctimas están en los hospitales o en los cementerios.

Entonces, si todos los ministros, secretarios, directores y hasta funcionarios de segunda línea disponen de vehículos -hasta para llevar o buscar los hijos del colegio-, porqué no se ordenan recursos para que un detenido sea trasladado en condiciones de seguridad hasta para él mismo. Imaginemos que en ese vehículo viajaba algún familiar o amigo de la victima de violación y lo reconoce ¿Que nos asegura que no podría haber allí una potencial tentativa de justicia por mano propia? También, por supuesto, esta la integridad de una sociedad que en definitiva es la que, hasta ahora, le viene entregando la responsabilidad de administrar un gobierno y su hacienda.

Buscar culpables suele ser la última instancia a un problema dado e irresuelto, pero es claro que culpables de este tipo de barbaridades, que se suman a una creciente violencia, hay, y tienen nombres y apellidos. Para no nombrarlos se puede mencionar, primero al Gobernador, luego al Ministro de Gobierno, al Jefe de Policía, al Jefe de la comisaría sexta, el juez que hizo comparecer al delincuente y por supuesto la empresa de transporte que autoriza esta práctica poniendo en situación de riesgo al chofer que es un dependiente, igual que el agente que fue golpeado por el detenido para darse a la fuga. Seguro que a estas horas el principal damnificado es el pobre canita que además de sufrir lesiones físicas, los mismo que los mandaron deben estar imaginando todo tipo de sanciones, eso sí, aleccionadoras sanciones. ¿Y a todos los nombrados quien los sanciona? Lo curioso es que desde la jefatura niegan que haya sido una fuga como la publicada sino desde la propia sede de la comisaría, como si una fuga fuera una situación normal y aceptable, sea como sea. Además de todo les falta vergüenza.

El Ministerio de Gobierno viene dejando huella en esta gestión. La historia pondrá en el peor lugar al actual ministro pues, hasta aquí, entre otras ineptitudes, ha dejado que se le “pasen” un grupo de facinerosos armados hasta los dientes hasta Humahuaca a intrusar terrenos y matar gente. No tiene o pone a actuar ningún protocolo vial para evitar que un camión lleno de gente en la caja se transporte por la ruta poniéndola en un riesgo que fue más que potencial y que costo varias vidas.

También habría que dedicarle unas líneas al juzgado actuante que, en definitiva, del mismo modo, participó en la decisión de que el traslado se haga de una manera tan elemental y peligrosa.

La idea es que dejemos de hablar y analizar, por un rato, sobre las posibilidades electorales de tal o cual y nos dediquemos a ocuparnos por un tema tan sensible. Las cloacas,  el agua, la prevención en salud y los planes educativos son temas que necesitan una seria revisión para el futuro mediato, la seguridad es un tema inmediato, necesitamos actuar hoy, ya.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.