Lesa Humanidad en Jujuy: dramático relato sobre búsqueda de abogado detenido desaparecido

lesa humanidad Colegio de Abogados JujuyJujuy al día® – El Tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó hoy el dramático testimonio de un abogado, ex funcionario de Fiscalía, sobre la infructuosa búsqueda de un primo hermano detenido desaparecido durante la última dictadura, por el que removieron “cielo y tierra”.

Said Jorge Llapur relató que Jorge Turk Llapur fue detenido el 28 de mayo de 1976 cuando se presentó espontáneamente en la central de la Policía jujeña y que, cuando fue ese mismo día a preguntar por su primo, el represor Ernesto Jaig, “de oscura memoria”, le dijo que estaba “mencionado” como integrante del ERP.

Jaig, quien se desempeñaba en esa época en el Comando Radioeléctrico y posteriormente llegó a comisario general, era para entonces el “nexo de confianza” con el Ejército y “se notaba que había crecido” en influencia, dijo el testigo de este segundo juicio en Jujuy por delitos de lesa humanidad.

Said dijo que pudo verlo a su primo el mismo día de la detención en una dependencia de Infantería, donde el oficial Damián Vilte estaba, al parecer, por tomarle una declaración.

En la desesperación por lograr su liberación, él y una tía fueron a hablar con el obispo José Miguel Medina, quien los atendió en cama por un resfrío y les respondió que no sabía nada del tema.

Un ex subjefe de policía de apellido Silvera le dijo que la situación de Jorge era “grave” y días después le llegó la versión de que “ya no estaba en este mundo”, a través de un amigo que tenía acceso a la cúpula militar del Area 323 de la represión.

La misma versión de que a Jorge Turk lo habían asesinado provino de un oficial del Ejército al que identificó como “el mayor Coma”.

En la incesante búsqueda, hablaron con el mayor Donato Arenas, jefe policial durante la dictadura, quien aludió a un supuesto “enfrentamiento” en Ticucho, provincia de Tucumán, por lo que viajaron a esa provincia con la esposa de Jorge Turk, Elena Mateo, quien ya prestó declaración como testigo en este juicio.

Said y Elena Mateo buscaron al detenido desaparecido en dependencias de la 5ta. Brigada de Infantería, en la delegación de la Policía Federal y en el Juzgado Federal, donde les dijeron que se fueran porque estaban “corriendo peligro”.

Todavía en Tucumán, fueron también al cementerio en el acceso a la capital provincial, donde abrieron, con ayuda, un cajón semienterrado pero los restos hallados en su interior no eran los de su primo, según relató.

Said contó además que, estando ausente de su casa por un viaje, su esposa recibió una llamada telefónica amenazante contra dos de los tres hijos, ordenándole que no siguieran buscando a su pariente.

“Cómo sería la vorágine -dijo-, que hasta se recurría a un adivino” para saber sobre el detenido desaparecido, expuso el testigo ante el Tribunal que integran los jueces Fátima Ruíz López, Daniel Morín y Federico Díaz.

Además del caso de Jorge Turk, en este juicio se investigan los secuestros de Dominga Alvarez de Scurta, Osvaldo José Gregorio Giribaldi, Jaime Lara Torrez, María Alicia del Valle Ranzoni, Juana Francisca Torres Cabrera y Pedro Eduardo Torres Cabrera.

Todos fueron detenidos a fines de mayo de 1976, torturados en centros clandestinos de detención y trasladados al penal de Villa Gorriti a comienzos de junio, para ser sacados del penal el 10 del mismo mes, por orden del ahora represor prófugo Juan Carlos Jones Tamayo, que era capitán del Ejército, y el comisario Ernesto Jai.

Hasta ahora, sólo fueron hallados los restos de Dominga Alvarez de Scurta, en el cementerio de la localidad de Yala.

A este segundo juicio de lesa humanidad llegaron imputados los represores Antonio Orlando Vargas, un oficial del Ejército que era interventor del Servicio Penitenciario de Jujuy y fue condenado a 25 años en el primer juicio; Carlos Ortiz, Ricardo Ortiz, Mario Gutiérrez, Herminio Zárate y César Díaz, que eran carceleros.

También declaró como testigo el ex agente penitenciario Alberto Seco, aunque nada aportó en la última audiencia de esta semana (la siguiente será el miércoles próximo).

“En mi guardia nunca vi nada” sobre el ingreso y egreso de presos políticos en el penal de Gorriti, aseveró Seco y dijo que sólo recordaba a uno de ellos, de apellido Valenzuela.