En Jujuy “el porcentaje de cesáreas en el ámbito privado es sustancialmente mayor que en el ámbito público”

Corte Maternidad HPS 15-08-13Jujuy al día®  – Al momento del parto, las mujeres pueden dar a luz por medio de dos prácticas: el parto natural o la cesárea. Esta última se ha vuelto muy elegidas por las parturientas por diversos factores, a tal punto que en algunos lugares de nuestro país, las cifras de niños nacidos por este procedimiento quirúrgico alcanzan el 70% de los casos.

Por ello algunos países desarrollados han optado por realizar campañas para la concientización de las madres respecto al parto natural y solo incurrir en la intervención quirúrgica en situaciones que realmente ameriten la misma.

Al respecto, nuestro medio dialogó con el Coordinador de la Maternidad del Hospital Pablo Soria, Vicente Corte, quien se refirió a la situación de estas opciones para el nacimiento en nuestra provincia, señalando que el porcentaje de nacimientos por cesáreas en hospitales públicos en Jujuy promedian el 20%. Asimismo opinó sobre las razones o factores por los que las madres eligen realizarse este procedimiento.

Sobre el porcentaje de cesáreas en Jujuy, Vicente Corte manifestó que “el porcentaje promedio de cesáreas basado en las buenas prácticas debe rondar entre el 20 al 22 %. Considerando los nacimientos registrados en el sub- sector público de la Provincia este porcentaje es el que se registra aproximadamente”. Pero advirtió que “en el caso del Hospital Pablo Soria, por ser el hospital de mayor complejidad, donde llegan embarazadas de mayor riesgo derivadas de toda la provincia, este porcentaje se eleva al 30% aproximadamente”.

Acerca de estas cifras, indicó que “el porcentaje de cesáreas en el ámbito privado es sustancialmente mayor que en el ámbito público, situación que no solo es patrimonio de nuestra provincia sino que es similar en todo el país”.

En este sentido, se refirió al aumento en la práctica de este procedimiento, señalando que “no existe ninguna duda que el avance del conocimiento médico permitió que, al disminuir el riesgo materno de esa operación, pudiera disminuir progresivamente la mortalidad perinatal. La operación cesárea en efecto, ha contribuido notablemente en mejorar la sobrevida de muchos recién nacidos, como también en que nazcan en mejores condiciones”.

Agregó que “sin embargo, parece existir consenso en que, en el último tiempo, el aumento de las cesáreas no ha guardado proporción con la disminución de la mortalidad y morbilidad perinatal. Las tasas parecidas de mortalidad y morbilidad del recién nacido encontradas en centros con índices de cesáreas tan variables que van desde 5 a casi 100%, avalan este hecho”.

Expresó que “es necesario responder entonces a varias interrogantes: lo primero es establecer cuál o cuáles son las causas que han permitido este aumento, lo segundo es responder si este aumento debiera preocuparnos realmente, luego cuál o cuáles de los factores que participan en la decisión de una cesárea son éticamente lícitos y, por último, cuál o cuáles medidas serían éticamente lícitas para revertir esta situación”.

“Cualquier intento para resolver estas cuestiones debe considerar la particular y original realidad de la Obstetricia o Medicina materno fetal, ya que es la única especialidad médica que está al cuidado de dos seres humanos, por los que debe velar por igual. Además, a diferencia de antaño, hoy existen para considerar dos vías por las cuales se puede resolver un parto. El obstetra entonces debe juzgar en cada caso particular cuál de estas dos vías representa lo mejor para sus dos pacientes”.

JUJUY AL DÍA® consultó al Coordinador de la Maternidad del Hospital Pablo Soria, sobre las razones por las cuales las embarazadas eligen realizarse cesáreas antes que parir naturalmente, y explicó que “el factor económico, que muchas veces es usado como argumento del aumento de esta práctica, carece de valor ya que las obras sociales pagan honorarios médicos menores en caso de cesárea en relación al parto normal. También se pueden citar factores dependientes de la paciente: existiría temor al parto vaginal por un gran número; temor al dolor o al eventual daño para su hijo”.

“Junto a esto muchas pacientes, también por razones de comodidad, al poder programar su parto preferirían una cesárea electiva. Existirían, en algunas de ellas, razones de tipo estético, por temor a los prolapsos genitales o a las disfunciones sexuales. Estas apreciaciones no dependen de la edad ni paridad de las pacientes. Otro punto a considerar en este ítem es la elección de la esterilización quirúrgica (ligadura de trompas) que cada vez más mujeres solicitan”, concluyó.