Lesa Humanidad en Jujuy: esposa de detenido desaparecido dijo que el jefe del área 323 le aconsejo que “vaya organizándose otra vida”

lesa humanidad Colegio de Abogados JujuyJujuy al día® – El Tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó ayer el testimonio de la esposa del detenido desaparecido Jorge Turk Llapur, quien se convirtió en víctima de la dictadura cívico militar al presentarse espontáneamente en la central de policía de la provincia.

En una nueva audiencia del segundo juicio de lesa humanidad en la provincia, en el que están siendo juzgados dos militares y cinco guardiacárceles imputados por secuestro ilegal, tortura y homicidio, declaró Elena Mateo, que por aquel entonces tenía 22 años y una hijita de meses.

Mateo recordó que una empleada del estudio de abogados de su marido le comentó a Jorge Turk que habían ido a buscarlo de la central de policía, a la que acudió acompañado del escritor Héctor Tizón, a quien le hizo señas que se volviera porque estaba todo bien.

A partir de ese momento, relató Elena que comenzó el peregrinar para saber dónde estaba su marido, porque en la Central negaron todo, hasta que el excomisario Ernesto Jaig, que estaba a cargo del centro clandestino que funcionaba en la sede policial, le dijo que estaba detenido por “averiguación de antecedentes”. No sin antes haber dormido algunas noches en la seccional de Villa San Martín, sin que pudieran verlo.

Tras un ir y venir desde la seccional a la central policial, y con la autorización del entonces capitán Juan Carlos Jones Tamayo, ahora prófugo, y del teniente Peig, lograron verlo en un estado de angustia, porque le habían dicho que a ella la habían detenido.

Fue la última vez que tomaron contacto con la víctima, porque esta fue llevada al Servicio Penitenciario, y para verla los familiares debían tener una autorización del entonces teniente Mariano Braga, condenado a cadena perpetua en el primer juicio de lesa humanidad por el homicidio de Julio Alvarez García.

Fue en esa oportunidad que en el patio del RIM 20, Braga intentó poner a Elena frente a él ordenándole un paso adelante, a lo que la mujer se negó, cuando el exmilitar le dijo “esas son las mujeres que me gustan”, extendiéndole la autorización de visita.

Sin embargo, solo pudo hacerle llegar ropa limpia y libros, porque cuando intentó verlo, un soldado le dijo que a su marido lo habían sacado el 10 de julio por orden de Jones Tamayo y Jaig.

“Le aconsejo que vaya organizándose otra vida” le dijo el Jefe del Área 323, Néstor Bulacio, cuando logró verlo en el regimiento 20.

Entonces, comentó Elena “agarré un cenicero para arrojárselo, cuando aparecieron guardias detrás de las cortinas y me sacaron con el caño de un fusil en la espalda”.

Tras idas y vueltas, logró entrevistarse en Jujuy con el jefe de Policía, el teniente Donato Arenas, quien la recibió con un arma en el escritorio.

“Lamento comunicarle que su marido sucumbió en un enfrentamiento”, le comentó Arenas, quien le dijo además que se había evadido y fue encontrado en Ticucho, provincia de Tucumán.

“Yo en mi locura por lo que escuché, le dije que pronto nos íbamos a ver, el arma la iba a tener yo y le iba a hacer volar los sesos”, siendo detenida por desacato, pero liberada a las pocas horas.

No obstante viajó a Tucumán junto a familiares, pero vieron el cadáver de un hombre que no era su marido.

Un aporte significativo para las causas que se ventilan fue cuando Elena Mateo le contó al TOF que ella logró ver un libro del cementerio de Yala, donde había gente enterrada como NN, y una de las exhumaciones fue la de Dominga Álvarez de Scurta, como también vio libros de la cárcel con el ingreso y la salida del servicio de su marido, en oportunidad de declarar ante la comisión de derechos humanos de la Legislatura en 1984.

El Tribunal, integrado por Fátima Ruiz López, Daniel Morín y Federico Díaz, viene escuchando testimonios de familiares y testigos presenciales de los secuestros de las víctimas, la mayoría de ellos ocurridos en mayo de 1976, en este segundo juicio de lesa humanidad en Jujuy.

Además de las causas Dominga Alvarez de Scurta y de Osvaldo José Gregorio Giribaldi y otros, se investigan las desapariciones de Jaime Lara Torres, María Alicia del Valle Ranzoni, los hermanos Juana Francisca Torres Cabrera y Pedro Eduardo Torres Cabrera y Jorge Turk LLapur.

Los procesados en el segundo juicio son Luciano Benjamín Menéndez, apartado del juicio; el ex interventor del Servicio Penitenciario, Antonio Orlando Vargas y los guardiacárceles Carlos y Ricardo Ortíz (quienes son hermanos), Mario Gutiérrez, Herminio Zárate y César Díaz, quienes actuaron en el centro clandestino de detención que funcionó en el penal de la capital provincial.