El irrecuperable

hectorSr. Director: No sé por qué, pero, aunque muchos hayan perdido la fe en que algún día vaya a salir de la vida que lleva, yo sigo esperando que él mismo se tiente con su estudiado y monotemático libreto, que su disco rayado un buen día lo persuada y lo saque por fin, de su intransitable vida…

Héctor no da más, tiene un poco más de cincuenti…  aunque, es cierto que la calle le cobro multa a sus años, por eso aparenta muchos más…

Siempre repite lo mismo…

Siempre necesita lo mismo…

Siempre espera lo mismo…

Pero cuando lo esperado llega, lo deja ir… lo deja escapar… Héctor no aguanta más…  Su familia se cansó de intentar, y lo dejó en su mundo…  aun así, algo me hace creer en el…

Héctor es mi “más querido…”, en verdad, se hace querer por todos… Pelea contra bosteros y peronistas…,  sin embargo hay alguien que supo ganarse su amor teniendo los dos “defectos” “…a Fede lo quiere igual, es el único bostero al que abraza…”

Héctor tiene mucho para dar… mucho más para recibir,  pero se niega, se excusa…

A menudo, habla de sus hijas, de su mujer…  habla de la Hermana Susana y de Dios… le reza, le pide un “empujoncito”… (A Dios, solo le falta arrastrarlo)… pero el sigue esperando…

Un buen día, quiso ser más preciso, fue cuando mandó, de la mano de los Buscadores, una cámara de televisión…y Héctor lógicamente tenía que salir…  salió… y lo vio mucha gente… entre esa “mucha gente” lo vio su hija… lo buscó… lo encontró… y, en un coordinado juego de equipo, ella y Manos Abiertas se encargaron de el… lo acogieron en su regazo y lo alimentaron… con comida y con mucho amor… sobre todo con mucho amor… pero un mal día, Héctor quiso renunciar… quiso volver, al frio de su hogar y a la soledad de su indigencia…

Dios, tampoco se resigna… no lo olvida, quizá porque también sea uno de sus “más queridos…” otra vez, le mando un regalo… le mando a un muy buen amigo… le dio su casa, su amistad, su familia… lo hizo parte de su vida… lo dejo siendo un señor de apenas cincuentitantos…  sin la multa del tiempo…

A su pedido, y al cabo de uno días, lo llevo al “Hogar de Manos Abiertas” (tenemos el privilegio de que nos llame “hogar”) Llego en el momento justo… en el momento ideal… Llego el día en que los patroncitos iban a encontrarse “cara a cara” con Dios… y Héctor acudió a ese encuentro… Pero, una vez más… eligió escapar de una vida digna…

Una vez más, Héctor eligió, el frio de su casa… y la soledad de su indigencia…

…Y así vive Héctor… con un pasado a cuestas, que una y otra vez lo tira, lo patea hasta hacerlo caer… se empeña en que el golpe duela más y más… y… una y otra vez, Dios manda uno de sus ángeles, lo ayudan a levantarse… intentan sanar sus heridas… y esta historia, se repite una y otra y otra y otra y otra vez…

Héctor esta golpeado, pero sigue de pie… tambalea, pero sigue de pie…

SOFIA URREA, Voluntaria de BUSCADORES de MANOS ABIERTAS – JUJUY.