Mensaje para el ministro Insausti: Denuncian zona liberada en el barrio prensa

carta de lectoresSr. Director: Nuevamente el Barrio prensa fue objeto de hechos delictivos que se vienen a sumar a una serie de acontecimientos que están  sucediendo cada vez con más frecuencia. Esta vez las patotas que tienen asolada a todo el sector  aprovecharon esta suerte de zona liberada que se convierten las viviendas en donde habitan un número importante de periodistas, y trabajadores de distintos medios de comunicación para destruir en la madrugada del Domingo los cristales de cinco vehículos que se encontraban estacionados en sus domicilios siendo los afectados un Ford Falcón, un Renault 9 que fue el más dañado, un Renault  12, una Ford Ranger y un Renault Clio. A pesar de que los propietarios de las unidades dañadas dieron aviso a la Policía esta nunca se hizo presente, algo que llama poderosamente la atención, ya que recientemente una de las viviendas de este barrio fue prácticamente destrozada por otra patota y a pesar de numerosas comunicaciones la fuerza policial no acudió sino hasta tres horas después de estos hechos.

Estos preocupantes sucesos motivaron numerosas reuniones entre los vecinos y altas autoridades policiales que concurrieron a escuchar las quejas vecinales y a pesar de hacer mil promesas de que la seguridad mejoraría esto no fue así ya que se vio el incremento de patrullajes pero solo duraron dos semanas y nuevamente se volvió a la falta de presencia policial que es el factor determinante para que las patotas hagan de las suyas en este Barrio. A esto se debe sumar que cuando se comunican con la seccional del Barrio Campo Verde que es la que tiene jurisdicción la respuesta es la misma “que no hay personal y al móvil se lo lleva la regional 1”. También hubo encuentros con autoridades de la Municipalidad de la Capital para plantearle la falta de iluminación en las zonas adyacentes sobre todo en la denominada plazoleta “Romero” y la plazoleta “Trabajadores de prensa” al igual que la policía los funcionarios comunales también hicieron promesas de colocar nuevos postes para mejorar la seguridad con la luz pero tampoco cumplieron la palabra empeñada ante el vecindario, algunos vecinos manifestaron su preocupación que es tal el grado de inseguridad existente que hasta a los perros se roban de las casas.

Daniel Bernal