El obispo de Jujuy dijo a los jóvenes que hay que llenar el corazón de Dios

FernandezJujuy al día® – A juzgar por el estruendo de los aplausos de los jóvenes de habla hispana y brasileños, la homilía y la catequesis del obispo de Jujuy en la Jornada Mundial de la Juventud logró convencerlos de que lo importante en la vida de una persona es “el amor de Dios”.

Por lo menos, así lo propuso el prelado César Daniel Fernández ante miles de jóvenes a los que preguntó “¿qué sentido tendría nuestra vida si estuviera alejado de la vida de Dios”.

Más aún afirmó: “Somos frutos del amor de Dios” y “Dios nos ha querido” para reconocer que cuántas veces se cuestionó “que Dios me muestre si mi vida tiene sentido para él”.

Con palabras sencillas y recurriendo muchas veces a ejemplos prácticos que hacían las delicias del público juvenil, logró dar una clase magistral de teología.

“El cristiano desde la fe se ve como Dios lo mira”, afirmó y recordó que todos tenemos para Dios un espacio “como una de las baldosas” además de rescatar la religiosidad popular del pueblo donde es pastor, Jujuy, y destacar el sentido de la bendición que es “bien decir”.

Con pocas palabras, porque en la catequesis no disertó más de 20 minutos en el Santuario de Nuestra Señora de Loreto, retrató el drama del hombre contemporáneo: “El problema es llenar el corazón de Dios”, dijo.

“Queridos jóvenes, esta experiencia de Jesús, del encuentro con cada uno, que sirva y no nos confundamos: ¡que no metamos baratijas, que le hagamos espacio a Jesús, que es el único que puede llenar nuestra vida!” exhortó.