Fuga de hogar: aseguran que las denuncias en Jujuy se están volviendo “moneda corriente”

ZerpaJujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el Subdirector de Investigaciones de la policía de la provincia, comisario Inspector Fabio Zerpa, se refirió a la frecuencia y al aumento de la denuncias por fuga de hogar que se radican y reciben en dicha dependencia policial, y señaló que la brecha etarea de las personas buscadas, en su mayoría adolescentes, se ha ampliado, e incluye a menores de 13 a 17 años de edad.

Sobre la frecuencia y cantidad de las denuncias de fuga de hogar, el Comisario Inspector Fabio Zerpa manifestó en una entrevista con JUJUY AL DÍA® que “siempre hay una denuncia por fuga de hogar, es moneda corriente, siempre al menos una hay y a eso le debemos sumar todas las denuncias que se hacen en las comisarías y que llegan a la División Trata de Personas, pero podemos decir que solo hay dos casos que no llegamos a una conclusión (Ariel Llampa y Matías Huanco), pero después todos los hechos o denuncias por fuga de hogar o establecer paradero fueron positivos y no pasaron más allá de una fuga de hogar”.

Mencionó que “sin embargo hubo casos de resonancia publica donde se decía que eran de trata de personas y se movió todo una estructura, y felizmente llegaron a ser fugas de hogar”.

En este sentido, agregó que “muchas de estas situaciones se dan por problemas intrafamiliares, de noviazgos o por una simple fechoría de los chicos, porque se quedaron con el novio o la novia hasta más tarde, y los padres nos preocupamos y lo que hacemos es concurrir a la policía, donde se mueve todo un equipo para encontrar esos chicos y se los encuentra, pero eso es lo que menos se sabe, ya que se conoce cuando denuncian pero no cuando se los encuentran. Por eso puedo asegurar que solo tenemos dos casos que aún no tienen  una respuesta satisfactoria”.

Debido a que la mayoría de los casos involucran a menores de edad, JUJUY AL DÍA® consultó al Subdirector de Investigaciones sobre las edades promedios de los buscados y sobre si se dan casos de mayores de edad desaparecidos. “Generalmente se da en la edad critica que pasamos todos, en la adolescencia, quizás antes la brecha de edad era menor pero hoy se agrando más, y se dan generalmente con chicos de 13 a 17 años de edad, y en este casos se denominan búsqueda de personas”, añadió que “en el caso de los mayores, que se dan también, se denominan ‘establecer paradero’, y pueden ser de cónyuges, de hermanos, hijos, pero en este tipo de expedientes se limita solo a establecer dónde está esa persona y en qué condiciones, por ejemplo si se la encuentra en otra provincia pedimos la colaboración a esa jurisdicción, se le toma declaración sobre las razones de porque se encuentra ahí y luego se lo llama al denunciante y le hacemos saber eso. Es diferente a los casos de menores, porque si se halla a un menor en otra provincia, se manda una comisión desde acá y se lo trae nuevamente”.

Asimismo, nuestro medio consultó a Zerpa si este tipo de denuncias han aumentado durante los últimos años, a lo que respondió “creo que sí, porque los chicos de ahora no son como los de antes, ahora, por ejemplo, la tecnología la utilizan para bien o para mal, internet, Facebook y otras redes sociales, el celular, y así conocen personas”.

Señaló que esta situación “es preocupante, sabemos que ha cambiado la mentalidad de los chicos, hoy un chico de 13 años no piensa igual que un chico de 13 años de los 90, hoy son más libres, tienen otros tipos de decisiones, y también está el tema de los padres que trabajamos todo el día y no los controlamos. Años atrás era la madre la se quedaba en casa y el padre trabajaba, hoy los dos deben trabajar”.

“Todo es un problema social, la familia en esto es muy importante, la misma edad de los chicos , la ‘edad del pavo’, pero lo que vemos acá es que los chicos que hacen esto van y vuelven, porque la otra determinación que pueden tomar es la peor, algo que también lo vemos a diario” dijo y añadió “por ahí los chicos dicen que no los entienden, que no les dan el lugar que les corresponde, pero lo que hay que tratar de hacer es hablarlos, ayudarlos y los padres deben controlar más para saber con quienes se juntan, porque el chico cuando sale fuera de casa es otra persona, dentro de casa se comporta de una manera pero afuera es otra persona y toma otras decisiones, una de esa es fugarse por una fechoría”.