En Argentina más de 30.000 adolescentes dejaron de fumar en los últimos cinco años

no fumar 1[pullquote]Según datos de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adolescentes[/pullquote]

Jujuy al día® – El estudio, elaborado en 2012 por el Ministerio de Salud de la Nación, muestra que el consumo de tabaco en jóvenes de entre 13 y 15 años descendió del 24,5 por ciento al 19,6 por ciento. Además, 6 de cada 10 encuestados intentó dejar de fumar en los últimos 12 meses.

De acuerdo a los resultados de la cuarta edición de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adolescentes (EMTA) 2012, más de 30.000 jóvenes de entre 13 y 15 años dejaron de fumar en los últimos cinco años, en nuestro país, lo que representa una reducción del consumo del 24,5 al 19,6 por ciento. Además, 6 de cada 10 jóvenes fumadores intentaron dejar de fumar en los últimos 12 meses.

Con el apoyo del Ministerio de Educación de la Nación, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), esta encuesta relevó datos de 2.789 alumnos de 75 escuelas de todo el país con el objetivo de actualizar la información referida al consumo de cigarrillos, la exposición al humo de tabaco ajeno, el alcance de las publicidades, las actividades de promoción de la industria tabacalera, el acceso a la compra de cigarrillos y el progreso de las políticas de control de tabaco, entre otros temas.

En relación al consumo, la encuesta –que ya tuvo ediciones anteriores en 2000, 2003 y 2007–, mostró que actualmente un 17,4 por ciento de los varones y un 21,5 por ciento de las mujeres fuman; cifras que han descendido sustancialmente en comparación con los datos con la EMTA 2007, en la que se evidenció un 21,1 por ciento de consumo en los varones y un 27,3 por ciento en las mujeres.

“Si bien hubo una reducción en el consumo de tabaco en los adolescentes, todavía debemos estar en alerta ya que la cantidad de mujeres que fuma sigue siendo muy alta, y superior a la de los hombres”, explicó Marina Kosacoff, la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos de la cartera sanitaria.

Ambientes libres de humo

En relación a la exposición al humo de tabaco ajeno, la EMTA 2012 mostró que el 47,5 por ciento de los estudiantes estuvieron expuestos al humo de tabaco ajeno en el hogar, otro claro descenso comparado a la encuesta 2007, que evidenció un 54,7 por ciento.

Por otra parte, el 52,5 por ciento de los adolescentes manifestó estar expuesto al humo de tabaco en espacios públicos cerrados, lo que evidencia el incumplimiento de la Ley Nacional de Control del Tabaco N° 26.687, –promulgada en 2011 por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner–, en la que se prohíbe fumar en lugares cerrados de acceso público, entre otras cosas.

Para derribar mitos acerca de la falta de apoyo público a la legislación de ambientes libres de humo de tabaco, el 83,6% de los adolescentes encuestados dijo estar a favor de la prohibición de fumar en lugares públicos cerrados, lo que deja entrever que si se fortalece el cumplimiento para que los ambientes cerrados de acceso público sean 100 por ciento libres de humo, como establece la ley, la medida sería respetada casi sin resistencia.

Cesación, venta a menores y publicidad

En lo referido a dejar de fumar, la EMTA mostró que 6 de cada 10 fumadores intentaron dejar el cigarrillo en el último año, al tiempo que disminuyó el interés de los jóvenes en empezar a fumar. En 2007, la cifra era del 28,1 por ciento, y en esta nueva encuesta descendió a 23,2 por ciento.

Un dato preocupante del sondeo tiene que ver con el acceso a la compra de cigarrillos por parte de los menores de edad, ya que el 81,5 por ciento de los encuestados de entre 13 y 15 años de todo el país afirmaron que no se les negó la venta de cigarrillos, a la vez que el 32,8 por ciento expresó que pudo comprar cigarrillos sueltos, ambas acciones prohibidas por la legislación nacional de control de tabaco.

Interesantes resultados arrojaron los puntos de la encuesta referidos a la publicidad en medios de comunicación, ya que si bien 7 de cada 10 adolescentes advirtieron publicidad o promoción de tabaco en los puntos de venta –lugares en los que se venden cigarrillos–, otro tanto (7 de cada 10) advirtió mensajes antitabaco en los medios de comunicación.