El transvasamiento generacional se debe producir cuando las juventudes empujan cambios y no cuando los hijos se van recibiendo

Hugo Rubén CalvóProbablemente la década del setenta haya sido el escenario en donde muchas de las teorías políticas encontraron protagonistas ideales, de entre ellos los jóvenes. Por entonces una juventud llena de ideas y ávida de acciones, con una sólida convicción y formación política comenzaba a empujar a viejas estructuras, a producir un cambio, fue por entonces que se comenzaba a forjar y a bruñir el concepto de transvasamiento generacional dentro de la estructura del Movimiento Nacional Justicialista. Aquellos jóvenes se agruparon tras un puñado de claras banderas, de entre la que se destacaba claramente la consigna “luche y vuelve”, en obvia alusión a la repatriación del Gral. Perón. La etapa fue de organización y dentro de esta, de formación para la acción. Hubo quienes creían que la violencia era el camino para la obtención del poder, otros, más acomodaticios, preferían luchar desde adentro del poder y, también estaban los que no hicieron ni lo uno ni lo otro, tomaron distancia de ambas posturas y prefirieron la formación intra y extra encuadramiento. De allí surgieron cuadros políticos con la solidez propia de quienes creían que la instrucción propia y la del pueblo era el camino de la efectiva liberación. Demás estaría contar el derrotero de las posiciones mencionadas pues todo terminó inmerso en la violencia que ganó no muchos adeptos pero si unos pocos y decididos actores a quienes la moral social del momento dejaba actuar.

Para que el ejemplo dado no se lea como una situación ya lejana podríamos mencionar a la lucha que la juventud chilena lleva desde hace unos años a esta parte para que las viejas estructuras que les niega la democratización de la educación le den espacio a una nueva idea, ese, podríamos decir, lleva implícitamente un verdadero reclamo de transvasamiento generacional y qué decir, se lo merecen.

Parte de lo precedente es una porción de la historia reciente, que a lo mejor sea la de muchos de los que hoy leen estas líneas, otra, un ejemplo actual de lucha por ideales de grupo y clase; ambas llevan el propósito de dar a conocer el ámbito desde donde se planteaba y se plantea el llamado “transvasamiento generacional”, el que, como se puede apreciar, era y es algo más que la transmisión de conocimientos o sentimientos de una generación a la otra, había y hay allí una claro reclamo generacional para que las viejas estructuras dirigenciales vayan dando paso a un nuevo empuje, a nuevas ideas y a valores e intereses de una generación que fue y es capaz de participar de una epopeya política y que exigía y exige por ello, con la autoridad que su lucha le daba y le da, el espacio para desarrollar ideales de patria, sociedad y libertad.

En los setenta existía la idea orgánica de transvasamiento generacional siguiendo determinadas pautas:

La generación de emergencia que señalaba al desarrollo de la juventud política, en una situación general de crisis, con todos los requisitos doctrinarios, orgánicos y metodológicos que entraña la resistencia popular y la ofensiva para la toma definitiva del poder.

La generación organizada que implicaba la obtención de la unidad intelectual y espiritual de toda una generación para poder encarar, con probabilidad de éxito, la próxima etapa de la lucha del pueblo argentino por su liberación nacional y social.

La etapa político-dogmática que es la que correspondía al triunfo de la generación organizada, mediante la profundización y consolidación de la grandeza nacional y la felicidad popular, en el marco de una comunidad organizada.

Y finalmente el transvasamiento generacional que se definía por un progresivo y racional relevo de una generación política por otra, mediante el recambio de los dirigentes de conducción y de encuadramiento. Y por otro lado, y simultáneamente, implicaba obtener la síntesis de las mejores virtudes de ambas generaciones, a través de la reafirmación ideológica y de la actualización doctrinaria y tecnológica.

El transvasamiento generacional no es algo que alguien da sino algo que alguien reclama. El reclamo tiene como respaldo claros lineamientos, éstos que deben estar presentes a la hora de que la legitimidad abrace la postura de quienes reclaman.

No parece que el publicitado transvasamiento generacional que promueven hoy los gobiernos nacional y provincial tenga el marco adecuado. No se observa una generación de emergencia con la carga necesaria de adoctrinamiento, organicidad, ni a nada a que resistirse, como no sea al grupo Clarín. Tampoco estaría presente, según nuestra apreciación, la generación organizada que implica necesariamente la obtención de una unidad intelectual y espiritual que pudiera encarar con alguna probabilidad de éxito lucha alguna, excepto una por la defensa de la política de derechos humanos mancillada con la designación de un conocido represor al frente del Ejercito Argentino. La etapa político-dogmática está ausente de toda ausencia, por lo tanto el triunfo de una generación organizada para consolidar la grandeza nacional y la felicidad del pueblo, es tan improbable como que exista hoy una comunidad organizada (A menos que se tome como tal a las organizaciones sociales rentadas) pues lo que sí parece haber es una asociación ilícita, sino le preguntemos, por ejemplo, a Ricardo Jaime. El colofón sería el transvasamiento generacional, que no sería otra cosa que un progresivo y racional relevo de una generación política por otra, mediante el recambio de los dirigentes de conducción y de encuadramiento que implique la síntesis de las mejores virtudes de ambas generaciones que defiendan la patria del imperio, eso sí, deberán hacer caso omiso de la sociedad entre la “nacionalizada” YPF con CHEVRON.

Lamentablemente la generación que actualmente dirige los destinos del país y la provincia no ha generado las condiciones de reafirmación ideológica, de actualización doctrinaria y tecnológica necesarias para que haya una generación emergente ni organizada que reclame un transvasamiento.

La actual generación dirigencial se ha dedicado a crear bolsones de jóvenes dependientes de la voluntad política de alguien que les abra caminos que antes se recorrían por propia iniciativa.

Los jóvenes de hoy son también rehenes de una práctica dirigencial que les resultará en el futuro una verdad revelada y que probablemente ellos mismo practiquen. No se entiende de otra manera que las jóvenes generaciones permitan que los subestimen, que no hagan respetar sus posturas (si las tuvieran), que trunquen sus propias, legitimas, aspiraciones y lo que es peor, que no se les permita construir y hasta usufructuar –en el buen sentido- su propio capital político.

En contraste con lo dicho, conceptualmente, pareciera ser lo que se interpreta hoy en la Argentina y en Jujuy, que el transvasamiento generacional es algo que alguien da y no algo que alguien exige por la proposición y acción de sus ideas. Pareciera que la presidenta, Cristina Fernández (viuda de Kirchner) y el gobernador Fellner (embajador interno) interpretan que el transvasamiento generacional comienza por la transmisión del capital político acumulado a su descendencia o a la descendencia de sus amigos. Desdibujar de esta manera la noción de transvasamiento generacional no logrará que el país y la provincia configuren un escenario futuro para una juventud que no está proponiendo ni recibiendo banderas de lucha generacional de quienes le preceden. El mensaje es en todo caso, no esperen espacios si no forman parte de nuestra corte, si no son cortesanos. A menos que no se acepte que el transvasamiento generacional se debe producir cuando las juventudes empujan cambios y no cuando los hijos se van recibiendo.

El reconocido Jacques Benigne Bossuet, manifestó alguna vez ante un auditorio de jóvenes muy calificados que “La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir“.

Finalmente Fellner se convirtió en candidato testimonial

Los últimos días hemos visto el inicio y desarrollo de las campañas políticas de las principales fuerzas frente a las PASO, y nos llamó la atención la indisimulada participación del gobernador Fellner en ella, tanto es así que parece que los candidatos de las fuerzas opositoras se quedaron sin contrincantes a quienes, por ejemplo, invitar a debatir. Es tan fuerte la presencia de Fellner –que además utiliza los recursos del estado para ello- que los candidatos están absolutamente desdibujados y los ciudadanos, con justicia, se preguntan ¿Quiénes son los candidatos? No será que, como se anunciara desde esta misma columna ¿Fellner se ha convertido en un virtual candidato testimonial?

La realidad es más poderosa que las voces que la interpretan

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día