Desde la UCR rechazan la designación de Milani como Jefe del Ejercito

milaniJujuy al día® – El Comité Provincia de la UCR y su Secretaría de Derechos Humanos, emitieron un documento a propósito del Día Provincial de los Derechos humanos que se cumplirá este sábado, 20 de julio, donde rechazaron la designación del General Cesar Milani, como Jefe de Estado Mayor del Ejército.

En el documento citado el titular del Comité Provincia Mario Pizarro y los miembros de la Secretaría de Derechos Humanos -María Inés Zigarán, Federico Otaola, Pablo Baca y Lucio Giménez- objetaron la designación de Milani por las denuncias que dan cuenta de su participación en hechos referidos al terrorismo de estado que significó una sistemática violación a los derechos humanos. Pero también señalaron que el Poder Ejecutivo, antes de realizar esta designación, debió considerar su controversial patrimonio, así como sus antecedentes en el movimiento carapintada que se alzó contra el orden democrático, justamente para evitar la revisión de los sucesos ocurridos en dictadura. Por un hecho ocurrido en ese contexto, Milani fue sancionado, con lo cual existen pruebas objetivas de su participación en acciones de alzamiento al orden constitucional.

Asimismo pusieron de relieve que Milani -que pertenece al área de Inteligencia: está sindicado de haber participado en acciones de espionaje en el marco del Proyecto X, y cuestionaron su expreso alineamiento político con el Gobierno que incluye un eufemístico proceso de refuncionalización del Ejército para convertirlo en aparato clientelar y de espionaje político.

La UCR objeta que no se hayan extremado los esfuerzos investigativos para conocer el pasado y el presente de Milani, no obstante los cuestionamientos que se vinieran realizando y que recién ahora serán abordados en el seno de la Comisión de Acuerdos de Senadores.

Asimismo cuestionaron que “en un proceso de partidización de la causa de derechos humanos que ha llevado a cabo el kirchnerismo, utilizó  un relato contradictorio,  discrecional y a veces discriminatorio para perseguir a adversarios, contrincantes, a uno u otro interlocutor, según la distancia o cercanía con el gobierno. Un criterio que nada tiene que ver con el cuidado, el respeto y la justicia que merece el proceso de resolución judicial y de construcción de memoria colectiva por los hechos sucedidos durante el terrorismo de estado.

Finalmente, desde el radicalismo instaron a rever la designación de Milani, concluir con la partidización de la causa de derechos humanos y en particular a atender de manera cautelosa los antecedentes de militares y funcionarios que se designen, de manera que estén exentos de cuestionamientos derivados de su participación en dictadura y en cualquier otro acto que pudiere poner en dudas su vocación democrática.