Jugando a servir

Jujuy al día® – Austero, sencillo y afectuoso. Aprendió a desear un sueño… y también lo alcanzó.

En el barrio Los Perales, en el Fortín Gaucho, hizo deleitar a todos los que por allí pasaban. Queriendo jugar a la pelota llegó a la primera división, y soñando consiguió aún más.

El 29 de Octubre de 2009, nuestro jujeño, luego de muchos esfuerzos y sacrificios, llegó a la primera división. Jugando en Gimnasia y Esgrima de Jujuy; logró que le admiren, por su talento, y por su notable rendimiento.

El Leo se destaco, y sumó su nombre a los elegidos de nuestro Pueblo jujeño, a la galería de ídolos compuesta por Daniel Valencia, Jorge Ortega, Ariel Ortega, Marcelo Herrera…  Sólo los mejores de Jujuy, que tuvieron el honor de vestir la camiseta de la Selección Nacional de fútbol. El Leo nos honró en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, defendiendo a la selección argentina Sub – 20.

Nos llenó de gambetas, pero también nos inundó de amor…

Leonardo Ferreyra; jugador de fútbol profesional, se incorporó a Manos Abiertas – Jujuy a principios del año 2012. Los lunes, después de entrenar, se sacaba los botines y se vestía de Voluntario, para acompañar a los Buscadores de Manos Abiertas, que salen a recorrer las Ranchadas de la ciudad de San Salvador de Jujuy; para acompañar a los hombres en situación de calle.

Primero quizás quiso conocerlos, después aprendió a acompañarlos, y ayudando a los que más sufren, consiguió servir de ejemplo. Trabajaba, entrenaba, conocía de éxitos, de fama y de reconocimientos, pero en su noble corazón guardaba un gran tesoro: servir y amar, a los más necesitados.

Muchas noches, con paciencia, debía interrumpir su servicio, cuando firmaba autógrafos a la gente que le reconocía. Agradecía, sonreía, y volvía a abrazarse con los muchachos de la calle, esos que tanto le querían, y que siempre le alentaban, a “su amigo el famoso”.

Leo, siempre jugando humilde, enseñando a gambetear el sufrimiento. Les hablaba, les conversaba, les abrigaba. Compartía la cena junto a ellos, les llenaba de afecto.

Compartió con “los de la calle” casi 1 año y medio. Hoy, ellos ya le extrañan; la estrella que alumbraba con su afecto cada lunes, partió a jugar a Bahía Blanca, contratado por el club de fútbol Olimpo de esa ciudad.

Se fue siguiendo su sueño. Estaba contento, sus 40 amigos que duermen en las calles de San Salvador de Jujuy, también. Se fue el muchacho sencillo, el futbolista famoso, el “leoncito jujeño”,  el amigo querido, el seguidor de Jesús…

Se van a ver dibujar, allá a lo lejos, tus gambetas y tus goles. Te vamos a esperar, a la vuelta. Sabemos que vas a volver… Aún tenés mucho “Fair Play” para enseñar… Que Dios bendiga tu carrera, Leonardo Ferreyra, Voluntario de la Fundación Manos Abiertas…