¿Fellner se juega la gobernabilidad de la provincia en estas elecciones? O la esta rifando

Hugo Rubén CalvóComo se dan las cosas hasta ahora en el oficialismo, digitación de candidatos (Para algunos, muchos, malos candidatos).

Elecciones internas planteadas para setiembre (Con muchos rumores de quiebre de algunos dirigentes de peso).

Malestar con los gremios (Más que con los gremios con los representados, es decir con la masa de votantes que implica el empleado público ante la negativa de otorgar un aumento de salarios acorde con la realidad económica de la provincia).

Un frente de conflicto por intereses con organizaciones sociales (Se disputan quien es más kirchnerista con el objeto de quedarse con toda el agua bendita que prodiga Nación).

Un nuevo esquema nacional de distribución de agua bendita a través del Ejército (Antes lo hacía fuertemente a través de la Universidad, pero parece que el esquema venezolano hará estragos en cada aliado histórico).

La posibilidad de que la oposición se quede con dos diputados nacionales de los tres en juego (Esta vez se vislumbra como posible pues hay como un nuevo ímpetu de parte del no oficialismo, que parece dispuesto a pelear en cada municipio por la capitalización del voto hartazgo).

Estos son sólo algunos de los frentes de tormenta a los que deberá ponerle el cuerpo Fellner (el embajador interno), de su resultado depende la gobernabilidad de la provincia.

En el marco descrito Fellner se verá obligado a ponerse al hombro la campaña por las PASO (Suponiendo que eso signifique algo ya que las encuestas no le daban un capital como para ponerse a invertirlo sin medir riesgos) pues deberá levantar la imagen y el nivel de conocimiento de dos candidatos que no arriesgan nada y que, en definitiva, no pierden nada de obtener un resultado electoral exiguo. El que pierde en esta circunstancia es nada más y nada menos que Fellner pues se convertiría ante los ojos de propios y ajenos en responsable directo de una derrota (si esta fuera tal) y con ello, los que se le animarían a mojarle la oreja serán más y principalmente los que esperan esta circunstancia, que no son más que dos o tres.

Del resultado de las PASO depende también que las elecciones internas tengan lugar o no (A pesar de que están convocadas. También se sabe que ya hay conversaciones para distribuir los cargos y dejar a todos contentos. Los que podrán no estar contentos están fuera del partido pues ya se encargaron de que esto sea así). Si hubiera un mal resultado en las PASO con seguridad se reclamará la interna aunque ya se hubiera arreglado algo pues la pérdida de capital político de Fellner generará planteos propios de un sistema que se sostiene en base a triunfos.

La situación con los gremios estatales aún no se resuelve, es probable que se haya arreglado con algunos dirigentes pero no parece que los “dirigidos” estén muy contentos ya que la unilateral decisión de aumentar los salarios en base a un coeficiente nacional con sueldos básicos atrasadísimos no conforma a aquellos que deben afrontar gastos de subsistencia con salarios que han sido largamente superados por la negada inflación. Aquí habría un caldo de cultivo que probablemente repercuta en las urnas. Quien será el principal perjudicado, desde el punto de vista de la descapitalización política, Eduardo Fellner.

Las organizaciones sociales le marcaron la cancha a Fellner, claro que reclamándole se haga efectiva la adhesión incondicional al “modelo” nacional ya que ellos estarían viendo que en algunas cosas se hacen los distraídos. Claro que esta sería sólo una postura pública, las cosas pasarían más por un reclamo de mayor protagonismo político al gobierno nacional, este que no tuvo eco (hasta ahora) pues hay una decisión del cristinismo de seguir apoyando a Fellner con la mano derecha y acariciar a las orgas con la izquierda y con cada caricia abrir la mano para regar con dinero en obras a unos y otros. El tema es que en algún momento, más temprano que tarde, el reclamo verbal y simbólico se convertirá en físico y ahí habrá otro gran frente de tormenta que deberá capear ¿Quién? Eduardo Fellner.

La llegada de un nuevo esquema de distribución de agua bendita que se apoyará decididamente en el Ejército a través de la obra pública, actividades sociales y de seguridad en las fronteras menguará, tal vez, la distribución de fondos para nutrir políticamente a aliados. Esto implica que tanto el oficialismo institucional como el parainstitucional tendrán que afrontar reclamos y soluciones aumentadas con recursos reducidos y una realidad real que propone desde lejos el conflicto. El conflicto con las orgas, además del malestar ciudadano, mellará notablemente la gobernabilidad de un gobierno que, como el nacional, parece estar en retirada.

Hay un “chiste” que circula por estos días en Jujuy, dicen que esta vez los radicales se llevarán los tres diputados nacionales, a lo que responden, es imposible por el d´hont que un solo partido se lleve los tres cargos. No, explican, parece que los radicales aspiran en serio a llevarse dos, lo que pasa es que el tercero que entraría alguna vez también fue radical, pero ahora representa al gobernador Fellner. Siguen risas.

Los radicales saben que estarían en condiciones de llevarse al menos dos escaños nacionales. Así lo indican algunas encuestas. Lo que sí parece es que hay como un soplo de vida nuevo en la oposición, pareciera que el callo electoral estaría latiendo porque el microclima electoral le da señales fuertes de un mayor apoyo, pero también de la quita de apoyo al oficialismo fellnerista.

Para concluir podríamos decir que aquí no se está recomendando apoyar a Fellner para que no pierda gobernabilidad y con ello evitar algunos escenarios por todos conocidos y que tanto detestamos los jujeños, no, aquí sólo se describe la situación de una corriente próxima a cumplir quince años, que sufre el desgaste lógico de gestión y que, al menos parece, no habría sabido generar los recambios necesarios como para afrontar la pérdida de credibilidad asociada con la propia merma en la credibilidad de un gobierno nacional en retirada y que, como si fuera poco, con alta sospecha social de corrupción. Lo lógico sería pensar que el recambio dirigencial se dará por generación espontanea y no por que a alguien se le ocurre ser generoso con lo que nunca fue de él.

La pregunta sigue abierta para que la responda la ciudadanía el 11 de agosto con su voto. ¿Fellner se juega la gobernabilidad en estas elecciones? O la esta rifando

PASO: Una encuesta carísima para todos y todas

Las Primarias Abiertas, Simultaneas y Obligatorias parece que obedecerán fielmente a su consigna pues serán primarias, abiertas, simultaneas y obligatorias pero dejará mucho que desear pues pierde su esencia, la que es nada más y nada menos que una posibilidad de darle al ciudadano la oportunidad de elegir más que a un partido a un candidato.

Como está planteada la elección en Jujuy habrá que, una vez más, elegir no entre precandidatos (que no lo son pues al no tener competencia interna pasan sin más a ser candidatos) sino entre partidos y eso es nada más y nada menos que hacerle una zancadilla al sistema electoral profundizando el partidismo y acotando lo de abierto que tendría que tener la elección entre candidatos y no entre partidos.

Demás estaría decir que además posterga aspiraciones de muchos militantes, o no, que, a lo mejor, podrían ofrecer un perfil electoral distinto y que resulte atractivo a algún grupo de votantes, los que finalmente suman al agrupamiento político de que se trate. Pero enfáticamente resaltamos la quita de oportunidades electorales tanto para candidatos como para los electores.

Los candidatos propuestos por los agrupamientos políticos ya se sabe que no siempre llegan a ser tales por virtudes políticas o personales, a veces, la disciplina y la poca posibilidad de ser traicionados (en términos políticos la traición tiene una acepción distinta a la conocida) porque se comparte un proyecto o, lo más común, intereses de grupo, suele ser un factor importante. Hay candidatos que llegan de la mano de alguien porque se hicieron necesarios en su momento, no por su estado político y público, sino por la carencia de otros que les garanticen disciplina y lealtad. El problema es que los representantes del pueblo ante la asamblea legislativa terminan siendo representantes de quienes los ungieron como candidatos y no de quienes los ungen legisladores. Los nombres llegan solos a la mente, huelgan comentarios.

Finalmente La PASO termina funcionando como una encuesta muy cara para los ciudadanos, del resultado de la misma es que se irá viendo, no si un candidato es potable, no, en esta oportunidad se vota por satisfacción o insatisfacción respecto de la gestión de los oficialismos y las oposiciones.

Los diputados del pueblo no son, pues, ni pueden ser sus representantes, no son más que sus mandatarios.” Jean-Jacques Rousseau. El contrato social. 1762

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día