XV años de fellnerismo: Capítulo I: “No albergamos un futuro pero tenemos una netbook”

Hugo Rubén CalvóEl 26 de noviembre de 1998, tras la renuncia del entonces gobernador, Carlos Ferraro, “interinamente”, asumió la primera magistratura provincial Eduardo Fellner. Luego lo ratificó la legislatura y, en su primer discurso, aseguraba que su gobierno era “sólo de transición”. A pocos días de cumplirse los 15 años del inicio de lo que se dio en llamar “fellnerismo” tuvimos el ánimo de poner en perspectiva algunas cuestiones que hacen a una gestión que se destaca, no por su incapacidad, sino por su falta de competencia para resolver algunos temas que se cree son centrales, en áreas como juventud, empleo, inversión, dependencia de nación y algunas otras más que ocuparán nuestra atención.

La iniciativa seguramente derivará, en su último capítulo, en dar a conocer algunos aspectos del crecimiento patrimonial del propio Fellner y de algunos de sus funcionarios, los que, si quieren, deberán justificar, no a la manera Boudou, con chicanas y aprietes, sino con información contrastable y verificable. Para esto hemos decidido capitular las entregas que, probablemente, no tengan una secuencia fija ya que habrá otros temas que tratar pero que no nos distraerán de este propósito.

En 1998, para los jóvenes que nos lean, había una situación grave de inestabilidad socio-política producto de mala praxis gubernamental que derivó en un cuadro de desequilibrio financiero, el que se manifestó en atrasos en el pago de salarios a los empleados de la administración pública, proveedores, etc., creando un conflicto que casi termina en una intervención federal. También hay que merituar que por entonces, entre otras cosas, había un gobierno nacional ya saliente y desgastado presionado por una fuerza política creciente y con expectativas de ser gobierno (que lo fue, la malograda Alianza). Lo concreto es que la solución inmediata al conflicto pasaba por ponerse al día con los salarios adeudados. Fellner, con el apoyo del entonces Ministro del Interior de Carlos Menem, Carlos Corach, consiguió ayuda para resolver la coyuntura, la que luego tuvo algunos otros conatos de conflicto que se fueron apagando con la regularización de los pagos a lo largo del tiempo, cosa esta que parece haberse convertido en un único y exclusivo proyecto de gobierno ya que, con eufemismos como previsibilidad y otros, se mantuvo y hasta el día de hoy se defiende como si fuera una epopeya irrenunciable.

Es cierto que en estos casi 15 años en Jujuy hay más escuelas pero también que hay menos resultados en la educación.

Nadie puede negar que hay más hospitales, pero nadie se atrevería a asegurar que hay más salud si faltan médicos especialistas, si no alcanzan las enfermeras, ni que hay muchas más camas para internación.

Quien podría decir que en Jujuy no hay más patrulleros y comisarías que hace 15 años, lo que es innegable es que la seguridad no ha mejorado, es más ha empeorado, con efectivos policiales mal entrenados y mal pagados y con una creciente delincuencia que surge de la propia sociedad. Los delincuentes no vienen de otro planeta, son parte activa de una sociedad que no los ha contenido, también son gobernados por la misma gente que desde hace 15 años apuesta a que la delincuencia desaparezca como si de una estadística se tratará.

15 años de un régimen político que atravesó a cinco presidentes de la nación. Que participó protagónicamente de un gobierno nacional que tuvo como ningún otro los bolsillos llenos de dinero y a una sociedad esperanzada en un verdadero cambio, en un rumbo irrenunciable que la beneficiaría y que por eso apoyó como a nadie antes. Lástima que en Jujuy aquellos aspectos que son necesariamente responsabilidad del estado, salud, educación y seguridad, en 15 años de un mismo gobierno, no consiguió modificar la realidad, de la que más abajo se muestran algunos aspectos y que involucran a nuestros jóvenes.

Capítulo I: “No albergamos un futuro pero tenemos una netbook”

Es interesante saber que en Jujuy, en el marco del programa Conectar Igualdad, ya se entregaron casi cien mil netbooks a jóvenes, docentes y directivos del sistema de educación y en buena hora que esto pasa. No se puede ser tan imbécil de denostar un programa que permite varias cosas, la principal, incluir a niños y jóvenes en este gran mundo de manera tan veloz y por ello vayan nuestras felicitaciones. Claro que sería muy interesante que también pudieran formar a los propios beneficiarios, sus padres y docentes para que el uso que se les dé a las netbooks tenga algún tipo de orientación. Lamentablemente esto no está en los planes, a lo mejor por la velocidad con que necesitaban hacer prensa y mostrar a los propios chicos que “Ellos” se preocupan por su futuro (el de los jóvenes), dando, regalando, otorgando netbooks, como para que se les haga carne aquello de que “si no fuera por “Ellos” todavía estarían esperando turno en los cyber para jugar sus juegos favoritos”.

Lo que da una clara muestra de lo dicho es la campaña que realiza por estos días el gobierno nacional para que los “beneficiarios” de netbooks retomen su vida normal, vuelvan al club, a la biblioteca, etc., pues han sido literalmente chupados por una herramienta que se convirtió en un arma que no saben manipular, mejor dicho, no les han enseñado para que sirve. Todos sabemos en qué puede terminar la manipulación de un arma, máxime si no se ha sido instruido para manejarla.

Jóvenes sin futuro en un Jujuy fellnerista

La falta de empleo en Jujuy, básicamente para los jóvenes, creó y sostiene un caldo de cultivo para que las organizaciones sociales coopten a miles de chicos y chicas, que de otra manera no tendrían donde estar, donde trabajar, donde contenerse, agravando así el ya muy grave cuadro de adicciones, violencia y suicidio adolescente que aqueja a un grupo etareo determinado minando así sus perspectivas de futuro.

Según indica el censo nacional de población de 2010, en Jujuy, de los 93.777 jóvenes de entre 15 y 29 años que forman parte de la población económicamente activa, casi el 10% está desocupado.

La misma fuente da a conocer que en el grupo de edades que va de 15 a 24 años el 3% no había terminado la escuela primaria. El 14% no lo había hecho con la secundaria y que sólo el 1,62% de los jóvenes de entre 20 y 29 años alcanzaron a completar el nivel universitario. No sabemos si estos niveles de desescolarización son iguales o mejores que los de otros distritos, sólo mencionamos un dato de la realidad que afecta el futuro de un muy importante grupo de jóvenes de nuestra provincia.

Los jóvenes de entre 15 y 29 años que ya eran jefes de hogar, según Censo 2010,  ascendían a 20.390, el 53 % es soltero y 31% ya estaba casado.

Las jóvenes de entre 14 y 19 años ascendían en 2010 a 42.323, de las cuales el 9% tenía ya al menos un hijo. De estos dos últimos datos se desprende que jóvenes cada vez más jóvenes se embarazan por falta de una adecuada educación intra y extrafamiliar. También se observa que forman familia cada vez más temprano o se independizan, en un escenario de falta de competencia absoluta para aspirar a un empleo de calidad.

Datos oficiales dan cuenta de la problemática del suicidio entre los jóvenes de Jujuy. Sólo contabilizando los primeros 5 meses de 2013 ya ocurrieron 19 suicidios. Casi 4 por mes y 1 por semana. Las causas de la grave decisión de quitarse la vida nunca son bien claras, muchas veces se desconocen pero se puede arriesgar un factor común asociado a la falta de una perspectiva de futuro. En Jujuy no se está ofreciendo a los jóvenes oportunidades y eso se asocia a un aspecto de la visibilidad de un futuro inmediato y mediato.

Días pasados Jujuy al día publicó una entrevista realizada al Dr. Romero Crucellas, en la que aseguraba que “el alcoholismo, siempre ha sido y será la principal adicción en Jujuy”. Manifestó también su preocupación debido a que cada vez las edades son más tempranas, como así también que “antes era raro decir que una mujer bebía, hoy las niñas beben tanto como los jóvenes”.  En este sentido expresó que “vemos esto con mucha preocupación que nuestros jóvenes, el futuro de nuestra  provincia, se está enfermando y se está muriendo porque la muerte de jóvenes es muy alta en Jujuy, por suicidio, accidentes, violencia familiar, pero también están las consecuencias  de los accidentes, jóvenes, quienes ven truncadas sus expectativas por una conducta que no ha sido regida”, a la vez que consideraba que son las políticas públicas las que hay que corregir.

José Manzur, director del Hospital Vicente Arroyabe aseguraba que “hoy llegamos a tener chicos que ingresan con cuadros de intoxicación por alcohol a los 12 o 13 años de edad”. A la vez que manifestaba que el hospital sólo cuenta con 22 camas para el servicio de desintoxicación y rehabilitación, en un escenario de demanda creciente “con índices bastante alarmantes” y políticas de prevención exiguas.

El Jefe de la Unidad del Servicio de Infectología y Enfermedades Virales del Hospital San Roque, Carlos Remondegui, dio un panorama sobre el HIV en Jujuy, adelantando que “cada vez tenemos más chicos jóvenes, sobre todo más mujeres adolescentes, y vemos que es un grupo muy vulnerable”. También aseguró que la epidemia está estancada pues los casos no aumentan, la tasa anual se mantiene entre 70 y 90 casos nuevos, aunque en los grupos adolescentes aumentó a razón del 10%, particularmente entre las mujeres. Los casos entre los jóvenes, manifestaba Ramondegui, pasaron de ser el 4% del total al 14%.

Con lo dicho creemos que no es necesario ninguna aclaración más, excepto de que aquí no se dice que todos los jóvenes de Jujuy padecen de las problemáticas mencionadas, no, decimos que son muchos, demasiados, los jóvenes que padecen la falta de competencia de un gobierno que dentro de 4 meses estará cumpliendo 15 años y aún hoy habla como si recién llegara.

La necesaria aclaración de porqué tomamos el grupo que va de los 15 a los 29 años se asocia a que, los de 15, prácticamente nacían cuando Fellner inicia la creación de su espacio político sin respuestas para ellos, y 29 porque los que por entonces recién entraban al secundario se harían directos protagonistas de la falta de competencia de un dirigente que no les pudo dar estabilidad en el sistema educativo, no les pudo dar trabajo genuino sino planes “extorsionar”, no construyó las políticas necesarias a fin de prevenir el crecimiento de la violencia y las enfermedades que los aquejan, ni la posibilidad de construir una familia en un escenario de certidumbre.

Por último sólo queda decir que esta que es más que un editorial y dista de ser un análisis exhaustivo e imparcial, pero si absolutamente indicial, lleva el propósito de que aquellos temas puntuales que se mencionan sean tomados en serio como una tarea; y que lo que parezca una opinión sea interpretada como el producto de la observación de la realidad de alguien entrenado para ello y por lo mismo con una acertividad que puede encontrar escenarios de discusión donde se planteen, aunque no le responderemos a enviados o alcahuetes.

El extinto Néstor Kirchner diría ante la asamblea que participaba de su asunción como presidente de la nación “Yo no voy a dejar mis convicciones en la puerta de la Casa Rosada”, luego, en el marco de un homenaje a Kirchner, Fellner repetiría la misma frase adhiriendo. Lo que no hemos podido averiguar aún es a que se referían ambos cuando decían eso. De otra manera no deja de ser un lugar común al que todos, casi excepción, podríamos acudir.

Si un político se atribuye el mérito de la lluvia, no debe extrañarle que sus adversarios le hagan culpable de la sequía” – Charlotte Morrow

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

1 COMENTARIO

  1. Lamentablemente solo los hijos de nuestro procer tendrán trabajo, ya que ingresan sin filtro a las listas, en un cachetazo a todos los militantes, que por no portar un apellido, solo pueden ver como se reparten el poder. ¿Esto es democracia?. Muy buena tu nota.

Comments are closed.