El trabajo en Salinas Grandes

Tractor SalinasJujuy al día® – El turismo hizo de nuestras salinas un paisaje que hoy, es reconocido mundialmente. En estas blancas extensiones existen emprendimientos mineros jujeños que merecen conocerse. Uno de ellos es el de Héctor Fiad: una empresa pequeña con un gran capital humano e integrada a las comunidades que la circundan.

La cosecha

“Una cosa es cuando uno pasa y ve por la ruta y otra es lo que uno ve allí”, comenta Héctor Fiad, titular de la empresa que lleva su mismo nombre desde hace ya 20 años. La pertenencia minera cubre unas 900 hectáreas y la planta está ubicada en la Mina Guayatayoc 3, a 8 kms de Santuario de Tres Pozos.

Hay varias formas de cosechar la sal. En general, se trabaja con la evaporación de salmueras, sea con las formadas por las lluvias de verano o las acumuladas en los piletones. Mientras que la cosecha tradicional, se obtiene lista para despachar, la “de barrido” generalmente debe pasar por una planta de procesamiento. En ambos casos hablamos de sales industriales, no obstante también hay para consumo humano. Las sales de nuestros salares son de gran calidad y el principal cliente en la actualidad es la empresa Ledesma.

El capital humano

La empresa genera 25 puestos de trabajo directos y otros tantos indirectos. “La característica fundamental es que el 95% de los empleados son habitantes de la zona, principalmente de Santuario de Tres Pozos y Pozo Colorado. Como otros emprendimientos mineros, tenemos un colectivo que busca al personal a la mañana y los lleva desde el pueblo al trabajo” señala Fiad. La jornada transcurre en la empresa, interrumpida sólo por el almuerzo en el predio.

Hay un plantel de empleados que Fiad divide en dos: “están los ‘iniciadores’ y los más jóvenes. Los ‘iniciadores’ son empleados con amplia experiencia y cumplen también el rol de instructores. Consideramos que las personas jóvenes son gente que se puede calificar: obreros, maquinistas, choferes de camiones, tractoristas, soldadores, todos son capacitados directamente en el emprendimiento. Periódicamente hacemos cursos prácticos en donde se inscriben. Pueden inscribirse todos los interesados. El año pasado hubo gran interés por dos: el de retro-excavadorista y choferes de camiones internos en mina.”

Además de las capacitaciones hay un alto porcentaje de personal joven, que ingresó a la empresa sin ningún tipo de conocimiento sobre la materia; pero que día a día van a aprendiendo. “Hacemos incapié en la capacitación de los empleados. Así, un maquinista no es sólo quien maneja una máquina: sabe hacer el mantenimiento de la máquina y se lo involucra con el equipo, a los efectos de que pueda contar por un lado, con seguridad y cuidado de sí mismo en la labor diaria y, por el otro, con una herramienta segura de trabajo, que la cuide” comenta Fiad. Además de los aspectos técnicos, el personal capacitado aprende de organización de sus propios tiempos de trabajo; responsabilidad y trabajar en equipo cumpliendo metas en procesos. Todo ello tiene un gran impacto para el empleado.

“En cuanto a la empresa hay un trabajo intensivo de Febrero a Mayo. Pero además, hay una afluencia turística muy grande en las Salinas. Todos los empleados producen artesanías de sal. Eso a raíz de que el capataz de la planta -que es una persona habilísima-, inició esta actividad, la enseñó y además les construye las herramientas para los demás. En los momentos en que no están trabajando con la empresa, realizan las artesanías y las venden. Para ello, en el campamento de la mina, pusimos un puesto de venta de artesanías, que es de los propios empleados, en donde tienen un espacio cuidado y exclusivo para ellos. Esto representa una fuente muy importante de ingresos para ellos, quienes son empleados de planta permanente de la empresa y, a su vez, tienen la actividad de las artesanías”.

La relación con comunidades

Si consideramos el tamaño de la empresa, el trabajo que realiza Fiad en las comunidades es muy importante. Hay tres comunidades con las que la empresa se vincula permanentemente: Santuario de Tres Pozos, es una comunidad de unas 200 familias y donde vive casi el total de la gente que trabaja con la empresa. Las otras son Pozo Colorado y Colorado.

Uno de los principales aportes de la empresa fue la colaboración en la construcción de una Sala Maternal en Tres Pozos. Además, hace ya muchos años la empresa provee la leña para las escuelas de las comunidades aledañas. Hoy en día son 5 escuelas: 3 primarias y 2 secundarias. “Enviamos leña al inicio de clases y, si hiciera falta, en setiembre/octubre. La llevamos en camiones desde el ramal a la Puna. Si bien, hoy en día, la mayoría tienen gas; pero el horno, por ejemplo, lo hacen andar con leña; y la calefacción también. A cada escuela se le lleva un chasis” comenta Fiad.

Desde hace un tiempo la empresa también ha colaborado con emergencias: en Santuario Tres Pozos,  el arroyo “Las burras” estaba desbordando e iba a entrar al pueblo. La empresa envió sus máquinas y personal para realizar obras de contención. “En el caso de El Moreno, este verano creció el río y enviamos nuestra excavadora, personal, gasoil y maquinaria”. Es decir, la actividad con las comunidades, es intensa.

Dentro del ámbito de la Responsabilidad Social Empresaria, la empresa ha organizado viajes de estudiantes de la escuela de Minas, hacia el proyecto. Al respecto señalan que “fue una experiencia muy interesante. Incluso había algunos estudiantes que habían ido con pre-conceptos, con respecto a la relación laboral de los empleados e insistían “…pero ¿están en negro? ¿Cuánto tiempo trabajan? Etc.”. Pero luego de la visita volvieron con alabanzas hacia el proyecto. Lo que esperamos, además de mostrarnos a puertas abiertas, es ver si a esos chicos les ‘prende la llamita’, en el futuro, para iniciar pequeños emprendimientos mineros”.

Las tareas de apertura del proyecto, no sólo se enfocan a los chicos de escuelas de la capital sino también a los mismos estudiantes del secundario de Santuario de Tres Pozos, quienes estando tan cerca del proyecto y teniendo padres salineros, no conocen el emprendimiento. “La empresa, este año, ofreció llevarlos pero lamentablemente no pudimos porque la idea era mostrar el proceso y se nos rompió una zaranda. Ya no teníamos qué mostrarles a los chicos y quedará para cuando vuelva a ponerse la planta en funcionamiento” remarcó Fiad.

Otras de las actividades que se realizan con escuelas era un chocolate en Agosto; cuestión que se cambió a un día de almuerzo conmemorando la Pachamama. Por otra parte, la empresa brinda recursos disponibles para cuando los estudiantes de las comunidades vienen a capital, en visitas.

Para setiembre de este año, se prepara una actividad importante, con todas las escuelas primarias de la zona y la Secretaría de Deportes de la provincia.

Empresas jujeñas, como las radicadas en las Salinas Grandes, con financiación local,  con producción de la zona, desarrollo de personal y tecnologías en el mismo lugar, son dignas de reconocer. Pero fundamentalmente un emprendimiento pequeño con este nivel de compromiso social y comunitario da cuenta de una nueva forma de hacer minería. La minería que nuestra provincia necesita.