Ljungberg sobre los CEDIN: “no sé si la gente que blanquee divisas en negro en Jujuy las va a aplicar realizando inversiones inmobiliarias en la provincia”

LjungbergJujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño Juan Ljungberg se refirió a la puesta en marcha de la implementación de los bonos de blanqueo de capitales, CEDIN, los cuales entraron en vigencia a partir de 1 de julio. Remarcó que la seguridad jurídica que exigen los empresarios para el blanqueo de sus divisas “más que seguridad jurídica, los empresarios quieren una seguridad política para hacerlo” y expresó sus dudas sobre que la utilización de los fondos que podrían blanquear algunos habitantes de nuestra provincia sean utilizados en operaciones dentro de los márgenes provinciales.

Al referirse a la aplicación de los mencionados bonos de blanqueo en Jujuy, Juan Ljungberg manifestó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “creo que en Jujuy, potencialmente, se tiene la misma posibilidad de aplicación que en cualquier lugar del país. Uno se pregunta si puede haber gente que vive en acá que tenga capitales en dólares en negro, y sí, la hay, por lo tanto podrá blanquearlo. Después la otra pregunta es si esa gente que tiene capitales, divisas en negro, decide blanquearlos, ¿los va a aplicar realizando inversiones inmobiliarias en Jujuy o en otros lados? Ahí mis dudas son más grandes”.

El economista sostuvo que “no sé si esa gente que blanquee divisas en negro en Jujuy las va a aplicar realizando inversiones inmobiliarias en la provincia, porque hay una mayor competencia con ese mismo instrumento ya que puede usarlo para comprar inmuebles o construir en Jujuy, o en Salta, Córdoba o Buenos Aires, por eso tengo este interrogante”.

Señaló que “si en Jujuy se blanquea 100 millones de dólares, por decir cualquier cifra, habrá que ver si realmente se van a realizar inversiones inmobiliarias en la provincia por  100 millones de dólares, pero mi impresión es que una buena parte de ese monto de divisas que los residentes de Jujuy blanqueen no se va aplicar en la provincia”.

En relación al pedido de “garantías jurídicas” exigidas por los empresarios para realizar el blanqueo, Ljungberg expresó que “sin duda que el tema de la seguridad y certeza jurídica es un tema esencial para los negocios, en este caso, teóricamente, esa seguridad existe porque los instrumentos legales y normativos que ha puesto en marcha este mecanismo existen, lo que pasa es que en Argentina tenemos una larga historia de que por más que existan las normas después no se cumplen o se cambian”.

Aseguró que “más que seguridad jurídica, los empresarios quieren una seguridad política, para que los que tienen los poderes de decisión se comprometan realmente a que estas normas no se cambien en algún momento, por lo que creo que aquí lo que más necesitan es una certeza política a largo plazo”.

“Esto también va dirigido a los partidos que son oposición hoy, porque en caso de un cambio en la conducción del gobierno a partir del 2015, y como hablan de un largo plazo, quieren saber que va a pasar con este instrumento si los que gobiernan son estos, porque eso daría seguridad, pero repito la seguridad jurídica existe pero las normas así como se sancionan se pueden cambiar, por eso en realidad están pidiendo seguridad política”.

En otro tramo de la entrevista con JUJUY AL DÍA®, el economista jujeño también realizó un análisis del debut en el mercado de los CEDIN, “si bien solo llevan un par de días, las pocas operaciones que se conocieron hasta hoy- por ayer-, 8 por alrededor de 260 mil dólares, creo que pertenecen a los propios interesados directos, es decir a las inmobiliarias, que son las más esperanzadas en que este mecanismo funcione porque les ayudaría a retomar las operaciones y ganar sus comisiones que se han visto reducidas en un 50% prácticamente”.

Indicó que “este sector de la economía lo que ha hecho es blanquear, o a través de terceras personas, montos pequeños, en promedio no superan los 35 mil dólares, para así dar un primer impulso y generar un ámbito de confianza y que la gente que duda se anime. También lo hacen para ir creando un mercado, porque estos títulos van a tener un mercado de negociación secundaria, e ir viendo cual va a ser el precio con el que se va a mover por la oferta y la demanda. Se habla que el CEDIN tendría entre un 10 o 12% de quita, pero todo es teórico, no lo vamos a saber hasta que lo definan las fuerzas del mercado: la oferta y la demanda”.

En este sentido, se refirió a la competitividad del CEDIN con la moneda norteamericana, “el CEDIN aparece como un sucedáneo del dólar billete, esa es la idea de su creación dado que hay escasez de la divisa, y se crea un instrumento de similar valor para que amplié la oferta ya que la escasez hizo que el precio se dispare, y al ampliar la oferta bajaría el precio”.

Sostuvo que “quieren que los CEDIN coticen por debajo del dólar, si bien es cierto que debiera tener el mismo valor, por estas incertidumbres va a cotizar un 10 o 12% por debajo, pero si crece la incertidumbre la diferencia va a ser mayor, y si aumenta la confianza se va a acercar al valor del dólar billete”.

Además mencionó que “va a depender del volumen del blanqueo: si se blanquea un millón de dólares va a ser muy poco el impacto, pero si son mil millones o 5 mil millones va ser mayor, o sea que en la medida que aumente el volumen del blanqueo va a haber más oferta de la moneda sucedánea por lo tanto eso va a contribuir a bajar el precio del dólar billete al cual está reemplazando”.

Ljungberg se refirió al impacto de esta implementación en los pequeños ahorristas manifestando que “soy descreído que el pequeño ahorrista con dólares en negro utilice este instrumento porque si es un pequeño tiene entre 20 a 50 mil dólares, o un poco más, y ese monto en dólares, si lo canjea, no le sirve para comprar una propiedad porque cuestan más que eso, con lo cual no tendría mucho sentido, salvo que la propiedad la compre una parte con dinero que tiene en blanco y esto le sirva para complementar lo que tiene. Y si no le sirve para comprar la propiedad la pregunta es ¿con qué sentido lo blanquearía?”.

Explicó que “en general quien tiene dinero en negro, supongamos en el mejor de los casos producto de la evasión impositiva y no de alguna figura delictiva, en realidad no le ofrece un mayor beneficio, y sumado a eso, las dudas sobre el futuro, me hace pensar que va prevalecer su aversión al riesgo y preferirá quedarse con los billetes verdes en el bolsillo. Además si los blanquea y no los usa, sabe que a partir de ahí tiene que pagar impuestos sobre lo que hoy no pagaba, por ello estimo que únicamente van a blanquear los que tengan la necesidad de hacer una operación, pero ahí los montos ya no son pequeños, pudiendo ser gente que necesite lavar dinero, donde no le importará pagar impuesto si con eso lava el dinero”.

Comentó que “ahí entraría a jugar otro mecanismo cuando aparezcan operaciones de blanqueo por montos significativos respecto a lo habitual y se deba denunciar la operación como sospechosa ante la UIF (Unidad Investigación Financiera), quien a su vez debería realizar la investigación y realizar la denuncia ante la justicia, generando aquí otro interrogante que es: si la UIF, ante estas operaciones sospechosas que denuncien los bancos, va a realizar la investigación y denunciar a quienes lo hicieron; ahí tengo mis dudas”.

Juan Ljungberg expresó al respecto, “si lo hiciese, se cae el blanqueo, porque con esas perspectivas los que podrían blanquear van a decir no, lo otro es que hay un acuerdo tácito de no investigar nada cuando alguien haga eso. Es un tema bastante complejo que tiene muchos vericuetos, y quizás de allí venga el pedido de algunos empresarios que piden seguridad jurídica, más política que jurídica. Encima hay algunos partidos de oposición que han planteado que van a pedir el levantamiento del secreto fiscal, y eso es un elemento que evidentemente no va ser atractivo para quien quiera blanquear fondos en negro”, concluyó.