¿Voluntad popular?

Hugo CalvóEl genial Cortazar (Julio), en una conferencia ofrecida en el Centro Cultural de la Villa de Madrid en el año 1981, en ocasión del quinto aniversario del Golpe de Estado –del que él fuera víctima-, dio a conocer que las palabras, como las personas, también se cansan o enferman. Que hay palabras que a fuerza de ser repetidas o mal empleadas se agotan y pierden su vitalidad. Que en vez de elevarse como flechas de comunicación, caen como pesadas piedras y empezamos a no recibir de lleno su mensaje, o a percibir solamente una faceta de su contenido, a sentirlas como monedas gastadas, a perderlas cada vez más como signos vivos y a servirnos de ellas como pañuelos de bolsillo.

Tal vez Cortazar, hace 32 años, ya nos advertía lo que iría pasando con algunas palabras que en la voz o la pluma de algunos enemigos de las mismas les provocarían una pérdida en su sentido más hondo, su mensaje más agudo. Palabras como voluntad y popular, las que a fuerza de decirlas y escribirlas en contextos en que las mismas irremediablemente irían, si, cansándose, enfermando, hasta convertirse en mero sonido, en una mancha sobre una hoja.

La palabra voluntad se define como una facultad del ser humano para gobernar sus actos y decidir con libertad. La filosofía vas más allá y determina que la voluntad involucra a la representación intelectual del objeto, es decir que aquí las cosas cobran densidad pues deja de ser una mera facultad que permite discernir, para convertirse en objeto, aunque simbólico, representa algo calificable.

Para popular no hay mucho que decir pues hace referencia a todo aquellos que tenga origen en el pueblo o sea relativo a él.

Como se puede apreciar, a veces, las palabras solas se definen de manera distinta que cuando se asocian ya que la combinación hace que comiencen a significar algo distinto pues se transforman en conceptos. Aquí es donde se puede decir que “Voluntad popular” cobra una densidad, una denotación (indica o significa), distinta, connota (relaciona) algo distinto.

Si ponemos el concepto “Voluntad popular” en el pensamiento de Rousseau, en el marco de su célebre “Contrato social” encontraremos una inteligencia que define un modo de asociarse del hombre para hacerle frente a distintos obstáculos, convirtiéndose así en ciudadano. Para Rousseau cada individuo puede tener una voluntad particular contraria o diferente de la voluntad general que tiene como ciudadano. Para este la “Voluntad popular” se resume en una Constitución.

De cómo las palabras Voluntad y popular se fueron gastando, enfermando

Desde hace un tiempo a esta parte desde el gobierno nacional y provincial se ha decidido apelar al concepto “Voluntad popular” con la idea de legitimar determinadas posturas política. Esta frase, repetida innumerables veces en diferentes coyunturas y desde las más incompatibles posiciones, fue y es esgrimida como si de un argumento irrebatible se tratara.

Por los días que corren y merced a un revés político, uno más, desde el oficialismo se encargan de hacernos saber que quienes tienen la misión de controlar la constitucionalidad de las leyes, habiendo fallado en contra de la pretensión del gobierno nacional, sería ir en contra de la voluntad popular.

Si tenemos en cuenta que para quienes detentan y ostentan una mayoría parlamentaria, voluntad popular no incluye el conjunto de exigencias y de necesidades que afloran dentro de una sociedad y que sólo puede interpretarse a la luz del voto político, podremos dar cuenta de cuan vacías están las palabras voluntad y popular, tanto así como el concepto que encierra su combinación, que quieren hacernos creer que voluntad popular es, por ejemplo, hacer renunciar a dos ministros provinciales para que regresen a sus bancas a fin de ayudar a conseguir el número necesario de votos para alcanzar la sanción del convenio con Irán por la causa AMIA.

Ejemplos como el citado abundan y lo peor es que la voluntad popular siempre es buena cuando está asociada a intereses del gobierno. Como se presenta la realidad actual, que algunos empecinadamente se esfuerzan en negarla, estaremos pronto derivando de un concepto tan complejo y una palabra tan desgastada como Democracia, en una Oclocracia en donde el gobierno de la mayoría derivará en el gobierno de la muchedumbre.

Por último y como ya dijéramos alguna vez, la voluntad popular está depositada en sus representantes, el tema es que ¿Quiénes son realmente nuestros representantes? Todavía hoy se discute si los escaños son del legislador, del partido del que es el dirigente o del gobierno local. Aunque para la lógica política es clara, para el gobierno nacional y provincial, la voluntad popular será lo que deba ser o no será nada.

Cortazar finalizaba su discurso esa noche de marzo de 1981 con palabras que parece estaban destinadas a ser repetidas 32 años después porque cobraban nuevamente vigencia cuando decía: “Palabras como patria, libertad y civilización saltan como conejos en todos sus discursos, en todos sus artículos periodísticos. Pero para ellos la patria es una plaza fuerte destinada por definición a menospreciar y a amenazar a cualquier otra patria que no esté dispuesta a marchar de su lado. Para ellos la libertad es su libertad, la de una minoría entronizada y todopoderosa, sostenida ciegamente por masas altamente masificadas. Para ellos la civilización es el estancamiento en un conformismo permanente, en una obediencia incondicional”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día