Banquitos del Ramal entrega de re – recréditos

banquitos 16-06-2013Jujuy al día® – El sábado 15  para  los Banquitos del Ramal de la ciudad de San Pedro fue un día de celebración. En primer lugar comenzamos reflexionando sobre la parábola del “Hombre cansado” que analiza la situación de aquellos que renuncian a seguir caminando en pos de sus  objetivos y que tratan de convencer  otros para que  se sumen a la  “bajada de brazos”, se remarcó la importancia de continuar luchando por lo que uno quiere a pesar de las dificultades. Aprovechamos para realizar una “Toma de pulso” del funcionamiento de los distintos grupos.

También se entregaron re – recréditos a las prestatarias Soruco, Ferreyra, Martínez y Morales, cada una recibió una suma de $3.000,00, que  les servirá para fortalecer el emprendimiento que están desarrollando. Se indicó el compromiso de los Banquitos con las tareas que abordan  los emprendedores que han asumido con responsabilidad las tareas que realizan. Después recordamos el día del padre, e hicimos un pequeño sorteo en homenaje a los mismos.

Cerramos el encuentro analizando un hecho de la semana, la tragedia de Ángeles y un ejercicio del periodismo que no se comprende

Realmente durante esta semana vivimos  con mucha tristeza y mucha indignación el tratamiento que le dieron desde algunos medios y buen grupo de periodistas, a la tragedia vivida por la señorita Ángeles y su familia.

Horas y horas de televisión, no de un canal, de la mayoría de los canales de noticias, “para decir”, “dejar de decir”, “suponer”, “arriesgar opiniones”, un desfile de personas abogados, licenciados en criminalística, psicólogos… profesionales, gente inteligente sumándose a un “oscurantismo” informativo, ¿dónde están los límites que nos pide la ética?

Información que desde una mirada ética y valórica, de respeto por las personas, por su dignidad, eran suficientes diez o veinte minutos, para abordar profesionalmente lo vivido por esta adolescente y su familia, informando con prudencia.

Preguntas que nos vienen a la mente, ¿qué hay detrás de toda esta mezquindad? ¿qué se busca? ¿cuáles son las motivaciones? ¿qué ocurre en el interior de estas personas que necesitan proceder de esta manera? ¿qué nos pasa como sociedad que habilitamos y consumimos este tipo de manejo de la información?

Para finalizar, porque sobre lo evidente, no es necesario dar vueltas, nos preocupa y nos preguntamos, como ciudadanos, ¿cómo nos defendemos de estas situaciones que son una “amenaza” al sano pensamiento?

Sería gratificante escuchar o leer alguna declaración orientadora y esclarecedora desde los organismos nacionales, latinoamericanos y mundiales que defienden el periodismo independiente.

Sólo esperamos que los comunicadores, periodistas, reporteros, etc. del interior del País y especialmente de nuestra Provincia, no se contagien de esta “fiebre” que empobrece,  de algunos periodistas y medios nacionales.