Informe de coyuntura: “el proceso inflacionario sigue siendo centro de atención”

Juarez Blanca 2Jujuy al día® – La novedad más importante a nivel internacional en el mundo financiero, que de manera directa puede  favorecer  a nuestro país,  es el hecho de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) opinó respecto a que si en EEUU prospera el fallo a favor de los acreedores que no entraron en los dos canjes de la deuda realizada por el gobierno argentino, esta decisión  podría tener efectos negativos,  particularmente,  para el  programa que el FMI estaría elaborando para intentar resolver  las enormes deudas  de  los países de Europa, razón por la cual el Organismo Multinacional requiere que el fallo no sea favorable a los acreedores. Esto significa que la necesidad de buscar una salida a la situación de insolvencia de países como Grecia, España, Portugal o Italia lleva a tener en cuenta la experiencia argentina y el camino que se siguió para reducir su nivel de endeudamiento.

En relación a la economía nacional  el proceso inflacionario sigue siendo centro de atención, el gobierno nacional aborda el problema por la vía de los acuerdos y controles de precios con supermercadistas, encontrándose entre las principales causas del complejo fenómeno las que seguidamente se detallan:

-La demanda expansiva, vía creación de empleo por la fase de recuperación de la economía posterior a la devaluación de inicios del año 2002, subsidios y planes sociales,  sigue cubriendo a un sector importante de la población, jubilaciones sin aporte y aumento del gasto público sin los correspondientes ingresos tributarios.

-El gasto público en su totalidad no fue orientado hacia la producción de bienes, en lo particular a ampliar la oferta de  energía o infraestructura de transporte, especialmente la reconstrucción del ferrocarril.

-La restricción energética producida a partir de 2004 se traduce en menos gas para el consumo y la producción, en tanto que desde el año 2007 abarca también la provisión de energía eléctrica. El aumento de los precios, con repercusión en el  consumo familiar, la producción y circulación de mercancías, que en un alto porcentaje se realiza  con transporte automotor y el abastecimiento de insumos vía importación, presionan sobre el dólar necesario para garantizar su provisión.

-La emisión monetaria para cubrir el déficit del sector público incide en la pérdida de poder adquisitivo del peso, al mismo tiempo que aumenta  la presión tributaria.

-En la producción de bienes y servicios, o sea la oferta, se ha expandido y consolidado la presencia de los capitales extranjeros altamente concentrados y con poder monopólico para la fijación de precios, estimándose que sólo 28 grandes monopolios  producen el 85% de los artículos de la canasta familiar, lo que impone un fuerte manejo de los precios ante el crecimiento de la demanda.

-Las divisas que provienen del comercio exterior no cumplen la función de fuente de financiación del crecimiento, a lo que se suma el efecto de la remisión de utilidades a las casas matrices y la fuga de capitales, lo que se traduce en recurrentes crisis de la balanza de pagos.

-El fenómeno “sojero”, con precios internacionales crecientes,  incrementó  la renta absoluta y diferencial de la tierra por el desplazamiento que produjo este cultivo  a los campos dedicados a otras actividades, en particular la producción vacuna, que al disminuir su oferta provocó una importante suba en el precio de la carne. Por su parte en la horticultura el avance de la soja también impactó, aunque en menor proporción, dadas las características peculiares de este tipo de producción, donde  incide fuertemente la intermediación en el precio final.

Todos estos factores inciden en la evolución del proceso inflacionario,  por lo cual son múltiples los frentes de política económica y monetaria que deben abordarse a nivel nacional ante este fenómeno que afecta al conjunto de la sociedad y particularmente a los sectores de ingresos fijos.

En la región NOA la escasez  de lluvias de verano ha provocado una sequía que afecta seriamente a varios cultivos y  a la ganadería, en lo inmediato la posibilidad de abastecimiento normal de agua potable, habiéndose tomado desde el  Poder Ejecutivo provincial  medidas de emergencia. Por su parte en el caso de la producción de caña de azúcar se agrega un serio problema de precios, puesto que en el año 2012 el promedio del precio de la bolsa de 50 kilogramos fue de $ 210 en boca de ingenio y en el mes de abril de 2013 de $ 150, habiendo tocado un piso de $ 130 a comienzo del presente año. Esta situación se presenta por el stock que mantienen los ingenios debido a la baja del precio internacional,  que vinculado a un dólar de exportación poco competitivo no incentiva la exportación, problema que sigue planteado de cara a la zafra que está en curso.

Blanca Juárez

Presidenta del C.P.C.E. Jujuy

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.