El blanqueo de capitales es “una muy mala señal hacia el futuro porque volvemos a ratificar que es negocio en la Argentina estar fuera del sistema”

LjungbergJujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Juan Ljungberg, reconocido economista jujeño, se refirió a la Ley de blanqueo de capitales expresándose “escéptico” en cuanto al éxito de la medida ya que “con el anterior blanqueo se recaudó unos 4 mil millones de  exteriorización patrimonial, aunque de esos solo entraron 500 millones de dólares al circuito, y con éste no sé si llegarán a estas cifras, con lo cual el impacto no será tan grande como el esperado, y como claramente lo dijo el gobierno que es para reactivar el sector inmobiliario y de la construcción, quizás el efecto que se logre sea limitado”.

El proyecto impulsado por equipo económico del Ejecutivo nacional que permite ingresar al país moneda extranjera no declarada, ya había sido aprobada por el Senado la semana pasada, fue sancionada el miércoles por Diputados con 130 votos a favor y 107 en contra.

Al respecto, Juan Ljungberg manifestó a JUJUY AL DÍA® que “nunca fui partidario de los blanqueos de capitales porque en realidad significan una mala señal desde el punto de vista de la disciplina tributaria de la población porque están diciéndole a los que pagaron que hicieron mal en pagar porque los que no pagaron se benefician ahora frente a los que cumplieron que fueron y son los que posibilitaron que el Estado funcione con normalidad”.

Para Ljungberg “en realidad deberíamos tratar de desterrar estas prácticas tan dañinas para la economía y disciplina tributaria, pero para colmo es el segundo en 5 años, y éste está orientado solo a monedas extranjeras, pero no es una buena señal, máxime cuando la administración fiscal de la Argentina ha ido mejorando significativamente sus controles, sus regímenes de información que le permite controlar más a los contribuyentes, por lo que aparecen realmente como ‘pavos’ los que han pagado frente al que no pagó”.

Asimismo mencionó que “encima este blanqueo, a diferencia del 2008, no tiene costo, al menos en aquel blanqueo había que rectificar las declaraciones impositiva de los últimos 5 años, había que pagar una tasa impositiva dependiendo de los montos y del periodo, ahora es gratis, solo es declarar y nada más, con lo cual es un regalo mucho mayor para el evasor”, y añadió que “también está teñido con la probabilidad de que los fondos, ya que no se preguntan el origen de los mismos, provengan de actividades gravemente ilícitas, si bien ya la evasión fiscal es ilícita, y si los fondos además de venir de la evasión fiscal provienen del narcotráfico, de la trata de personas, del tráfico de armas o corrupción, son doblemente ilícitos y este es el aspecto más grave y cuestionable de este blanqueo, que es no preguntar el origen y por lo tanto es tender un manto de cobertura de impunidad sobre prácticas que son realmente execrables y aberrantes”.

En relación a los efectos del blanqueo esperados desde el  gobierno nacional, el economista jujeño opinó que “con esto se espera que se inyecten fondos, en moneda extranjera particularmente, a la economía porque hay una dificultad con la disponibilidad de divisas y no estoy tan seguro que sea muy efectivo en cuanto a los montos, porque el mecanismo a través del cual va a operar para ingresar al mercado inmobiliario, los CEDIN, siempre está la duda de la gente de si van a recuperar los dólares”, y agregó que “todo el crédito se basa en confianza y esto es como si se le estaría dando un crédito al gobierno y estos procesos, si se hiciesen, es mejor hacerlos en épocas de bonanza y no en una crisis porque en las de bonanzas hay confianza y es mucho más probable conseguir estas cosas”.

“Hoy soy medio escéptico en cuanto al éxito de cuanto se logrará, ya que el anterior recaudo unos 4 mil millones de exteriorización patrimonial, aunque de esos solo entraron 500 millones de dólares al circuito de la economía, con este no sé si llegarán a esas cifras con lo cual el impacto no sería tan grande como el esperado y como claramente lo dijo el gobierno que es para reactivar el sector inmobiliario y de la construcción, quizás el efecto que se logre sea  limitado”.

JUJUY AL DÍA® consultó el economista si espera que este blanqueo impacte en los pequeños ahorristas y explicó que “no creo que los pequeños ahorristas, y llamo pequeños ahorrista los que tienen menos de 50 mil dólares por decir una cifra, estén interesados en este sistema porque con esa cifra difícilmente compren un inmueble o estén muy al límite, y van a preferir seguir en dólares salvo algún caso particular, algún caso aislado” y señaló que “no creo que el pequeño ahorrista con dólares fuera del sistema esté interesado. Además este blanqueo es inequitativo porque aquel ahorrista con dólares en blanco y que los tiene en el sistema financiero y viene pagando impuestos sobre los bienes personales, porque ha declarado la tenencia de divisas, se ve perjudicado por aquel que no los tenía declarado y que hoy aparecen blanqueados sin haber pagado lo que él pagó”.

“Esto es otra forma más de inequidad y es una muy mala señal hacia el futuro porque volvemos a ratificar una vez mas que es negocio en la Argentina estar fuera del sistema financiero y tributario, y eso es muy malo para cualquier país”, enfatizó.

En relación al impacto de los bonos en las inmobiliarias, Juan Ljungberg manifestó que “en realidad no son las inmobiliarias las que los van a aceptar sino el vendedor del inmueble, la inmobiliaria es un intermediario solamente, y supongo que como les interesa el negocio van a jugar a favor de la acepción por parte del vendedor del inmueble porque es la forma en que se haga el negocio y cobren la comisión”, y añadió que “esto se va a clarificar en las primeras operaciones y cuando la gente reciba el CEDIN y vaya al Banco Central de la República Argentina y reciban dólares de vuelta eso daría un golpe de confianza para que se animen a hacerlo”.