“Lo que está fallando en este momento son las familias, porque hay un alto número de niños huérfanos con padres vivos

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Silvina Sosa de Villanueva, quien junto a su esposo, Carlos Villanueva, son los Coordinadores nacionales del servicio de Hogares de Belén, que dependen del Movimiento Familiar Cristiano, se refirió a la situación de los menores que se encuentran protegidos por más de 20 familias de Jujuy mientras esperan salir del sistema. Asimismo comentó cual es la situación de los Hogares de Belén jujeños y a sus trabajos con los menores.

Al referirse a la situación de los menores abandonados, Silvina Sosa de Villanueva opinó en diálogo con JUJUY AL DÍA® que “lo que hemos notados es que lo que está fallando en este momento son las familias, porque hay un alto número de niños huérfanos con padres vivos y eso se da en todos los niveles sociales. Lo que falla es el compromiso de la familia, luego de enamorarse va construyendo el verdadero amor y eso, más el compromiso, hace que se conviertan en verdaderos padres por eso los papás adoptivos muchas veces son verdaderos padres porque tienen el amor y el compromiso”.

Aseguró que “la familia está fallando porque es un lugar de encuentro, de contención donde se transmiten los valores, donde cada persona se va desarrollando y mejorando, pero cuando eso se destruye y la familia no funciona hay demasiados niños abandonados, donde a nadie le interesa ese niño”.

“Los niños son el futuro de nuestra sociedad, la sociedad se mejora no solo con políticas sino con la formación de mejores familias, porque cuando transmiten verdaderos valores después ingresan a la sociedad jóvenes bien formados, esa es la verdadera transformación de la sociedad, por eso digo que acá lo que está fallando es eso, no hay compromiso sino mucho individualismo, donde se piensa en que tengo derecho a algo y se olvidan, a veces, que han gestados niños, eso a muchas parejas y familias les pasa”, sostuvo Villanueva.

En este sentido la Coordinadora nacional de los Hogares de Belén expresó “creo que la cantidad de niños abandonados es mucha, pero lo que sucede es que el niño debe estar realmente abandonado, quiero decir con esto que antes una mamá iba y entregaba al niño firmando la renuncia a la patria potestad y se solucionaba, ahora se tiene más en cuenta toda la familia, y hay muchos niños abandonados pero no totalmente abandonados, legalmente abandonados por eso no pueden salir en adopción y ese es el problema por lo que hay tantos papás que quieren adoptar y tantos niños en esa situación que no pueden encontrarse”.

En otro tramo de la entrevista con JUJUY AL DÍA® se refirió a los lugares donde está el servicio de los Hogares de Belén y puntualmente al que funcionan en nuestra provincia, y comentó que “no están en todas las diócesis, en algunas comenzaron hace años, luego desaparecieron; en otros lugares estamos intentando que vuelvan surgir. Otros funcionan muy bien como en Jujuy, Bahía Blanca, San Juan, a veces con más o menos niños. Ahora estamos intentando abrir servicios en Oran, en Salta, y posiblemente en Tucumán”.

Aseguró que “en Jujuy hay cerca de 20 hogares y funcionando debe haber 15, con 15 niños más o menos. Hubo épocas donde tuvimos diez y otras que tuvimos 40, pero en estos 20 años de historia del servicio en la diócesis siempre fue fluctuante la cantidad de matrimonios, pero hubo una constancia y permanencia que ha logrado que hayan pasado por los Hogares de Belén más de mil niños”.

Nuestro medio consultó a la Coordinadora del servicio si es difícil ser un Hogar de Belén, a lo que aseguró que “es difícil, es doloroso, duele pero tiene que doler porque si a uno no le duele quiere decir que no entregó el amor suficiente. A veces con el primer transito no se entiende, pero con el segundo y el tercero se van dando cuenta que no se le hace un servicio al niño sino se lo hace a Dios, porque cuando uno sirve y ama da todo sin tener que pedir nada a cambio”. Comparó la situación como un embarazo, “nos entusiasmamos con alegría y luego tenemos el dolor en el parto, que es el momento de la entrega, realmente somos eso, lo cuidamos, lo ayudamos  a que se desarrolle, que la pase bien mientas encuentra a sus papás por eso lo importante es que los Hogares de Belén sean familias porque ante el dolor de la entrega uno se sostiene con su familia”, concluyó.