La Década festejada ¿Quiénes son los que celebrarán, quienes no?

Hugo Rubén CalvóEl próximo 25 de mayo se cumplirán 10 años desde que el primer referente del llamado “modelo” para unos, “relato” para otros, asumió la presidencia de la nación, Néstor Kirchner. Tras una década habrá quienes festejan y quienes no. Todo indica que algunos de los que lo hacen es porque son o han sido tocados por la varita mágica del oficialismo y pasaron del digno trabajo de chofer o jardinero, o empleado bancario, a empresario aún en ascenso y además, gente de bien. Los que no lo hacen, probablemente, de corazón y a pura esperanza, alguna vez pusieron su voto y acompañamiento en la construcción de algo que día a día demuestra no ser más que un relato pues, la realidad, hasta aquí, resultó ser más poderosa que quienes la interpretan y dan a conocer por el aparato de comunicación más agresivo y de mayor tamaño de que haya tenido memoria nuestro país. Por algunos años, al menos cinco o seis de la década festejada, quien es hoy su principal adversario y probablemente su verdugo (diario Clarín) ha sido el mayor agente de construcción del relato.

Los últimos diez años tienen a lo mejor varios hitos, los que ahora parecen ser más que eso, parecen obstáculos pues así se los está tratando. Desde luego que se recuerda como hitos, como las dos principales medidas de un gobierno que llegaba en 2003 con el más bajo nivel de votos de la historia, a la renovación de Corte Suprema de Justicia y el pago de 9.800 millones de dólares al FMI.

En 2005 se dan dos hechos centrales para el futuro de nuestro país, el canje de la deuda (la mayor operación financiera mundial) con un éxito de 75% y la derrota política de los Kirchner sobre Duhalde, cosa que sacó a este último fuera de escena.

En 2007 Argentina elige a Cristina Fernández de Kirchner como sucesora de Néstor Kirchner. También comienzan los conflictos por los datos de inflación que informa el INDEC.

En 2008 el gobierno de Cristina se ve completamente envuelto en el conflicto entre el Campo y el Gobierno debido a las retenciones móviles (impuesto a la soja según el precio de cotización de este commodities). Como resultado, el vicepresidente de Cristina, Julio Cobos deja de ser un aliado, para convertirse en un “traidor” por haber votado en contra el proyecto, con su famoso “voto no positivo”. También salen de escena el Ministro de Economía y el Jefe de Gabinete (Martín Lousteau y Alberto Fernández).

2009 será el año en que el matrimonio Kirchner casi se aleja del poder pues en las elecciones legislativas pierden en la Provincia de Buenos Aires (con Kirchner como principal candidato) frente a Francisco De Narvaez. Lejos de renunciar, redoblan la apuesta planteándose una agresiva política de construcción de caja, para ello reestatizan el sistema previsional quedando los fondos de los jubilados en manos de la ANSES. También se reestatiza Aerolíneas Argentinas. Se implementa la Asignación Universal por Hijos. Se sanciona la Ley de Medios Audiovisuales.

Tal vez el 2010 será el meandro de un gobierno que se enfrenta a una imagen pública adversa pero debido a que el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner impactara en el sentimiento y solidaridad de los argentinos,   revitaliza esta hasta niveles insospechados.

2011 será el año en que ese sentimiento y solidaridad del pueblo argentino se manifestará ya que le da una nueva posibilidad de recuperar lo perdido, el 54% vota a Cristina para que renueve su mandato en la presidencia de la Nación. En octubre de ese año se produce lo que se dio en llamar el cepo cambiario, método por el cual se secó de divisas extranjeras la plaza y que fue generando el caldo de cultivo de una fuerte caída de Cristina en la preferencia de los cada vez más ciudadanos.

En 2012 se produjeron varios hechos que muestran ya el perfil de aquellos que no festejarán los diez años. El avance sobre los medios de comunicación que ya no acompañan. A unos los compraran algunos que sí festejaran. A otros, los hostigaran judicialmente con todo tipo de arbitrariedades. Estas y otras serán la semilla del 13 de setiembre y el 8 de noviembre, días en que una masa –nuca bien medida- salió a la calle a reclamar por la libertad cambiaria unos, por la inseguridad otros y los más en contra del avasallamiento de un gobierno que no ceja en su relato y que para persistir en ello se armará hasta de una fantasía, el 7 de diciembre, día en que, según ellos, se produciría el mayor acto de justicia del que se tenga cuenta, Clarín deberá adecuarse a una ley de medio que nunca fue otra cosa que una norma a medida para doblegar a un, una vez más, según ellos, enemigo.

Ya en 2013 las cosas no mejoran pues quien personificaba a una buena parte de la oposición, el entonces cardenal Jorge Bergoglio es ungido como Papa, el que será conocido como Francisco (El otro Francisco que les produjo una derrota). Sólo para recordar, brevemente mencionaremos la infame campaña iniciada por el aparato de comunicación del relato en contra del recién elegido Papa. Se lo acusó de ser entregador de sus compañeros de orden a la dictadura. Pronto la verdad parió un mensaje contrarrestando la infamia de gentes que se asemejan sin duda a la peor idea de mercenarios, que hoy cobran por una ventanilla y mañana lo harán por otra. Lo real y verídico es que la propia Cristina fue recibida, en medio de una congoja pública desconocida, por el Papa Francisco en audiencia privada primero y para mandatarios después dando una enorme muestra de humildad a propios y ajenos. Cierto es que luego de esto que no fue otra cosa que una jugada política, todo el concierto de estúpidos que abrieron la boca para emitir estupideces, comenzaron a aplaudir a un Papa bueno.

Tras la asunción del Papa las cosas se irán poniendo más oscuras en la relación entre la justicia y el gobierno pues la derrota de un 7 de diciembre soñado, a manos de una justicia que no actúa según los designios del relato, despertará una súbita necesidad de apelar a la exteriorización de una “demanda social”, la democratización de la justicia. Y no se cejará en imponer por cualquier medio seis proyectos de ley que, según el relato, promete democratizar una justicia que se alejó del pueblo. Los resultados aún no se conocen pues finalmente los anteproyectos se fueron convirtiendo en ley uno a uno, eso sí, con la suerte envenenada a partir de que no hubo una institución que represente al sector de la justicia que no se haya opuesto y ahora planteado sendos reclamos de revisión de constitucionalidad. Claro que Argentina no tiene como España un tribunal de revisión constitucional y deberá atenerse a las reglas que esto impone, es decir, esperar que haya un caso que real que agravie a alguien real para poder pedir la inconstitucionalidad de la ley de que se trate. Eso atenta contra los tiempos que son necesarios para evitar, por ejemplo, se elijan los miembros del Consejo de la Magistratura.

Por fin llegaremos al 25 de mayo y será este el día en que se producirá, tal vez, la mayor  concentración de militantes del relato con el fin de mostrar espíritu de cuerpo y masa crítica. Lo cierto es que allí no estará todo un pueblo, el que no hace más que unos 20 meses le daba al actual gobierno un aval único en la historia para que hiciera con ella algo que nos convocara a una plaza u otras plazas a vivarlos, sin embargo sólo estarán quienes, de una forma u otra, se beneficiaron, los demás esperamos que en octubre festejemos todos.

Como más arriba decimos, los hitos parecen ser más que mojones de la historia, aparecen ahora como límites a sospechosos avances sobre instituciones a las que se respetó e idealizó, se las declaró en su momento como uno de sus grandes logros, porque los hitos están ahora de nuestro lado.

Es necesario decirlo

Tras la presentación del DNU que trata de albergar una suerte de paraguas que evite la manipulación de los espacios de comunicación y prensa, sean ellos personas o empresas, por parte del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, salieron las acostumbradas y cada vez menos audible voces de quienes prorrumpen a cruzar todo intento de iniciativa política de parte de quienes militan en la oposición. Esta vez se les sumaron algunos gobernadores de provincia, de entre ellos, Eduardo Fellner (El embajador interno) quien manifestó, en el sospechoso marco de una reunión con Abal Medina (El merodeador), que Macri debería “conocer ciertas normas esenciales, como el funcionamiento de las leyes”. Grande fue nuestra sorpresa pues, cuando el “embajador interno” habla del funcionamiento de ciertas normas esenciales, seguramente también habla de la Constitución o constituciones, como la de Jujuy, porque la nuestra también es una a la que no hace mucho tiempo él le dio la espalda, violando el art. 27 en 2011, aunque le damos la derecha porque parece que “nadie se dio cuenta” ya que no hubo quejas. Claro que el artículo aludido es amplio y no deja afuera de penalidades a otros directos interesados.

Es claro que apoyamos toda normativa que permita a los periodistas y a las empresas periodísticas tengan un salvoconducto ante el avance del relato que trata de acallar a quienes no aceptan otra moneda que la dignidad. En Jujuy al día conocemos la democratización de la palabra, la libertad de prensa y expresión del relato, el que se expresa con los designios del “embajador interno” y “corazón de ballena”, a través del aprietes, casi siempre efectivos, de dar o quitar la pauta publicitaria oficial, según se sea amigo o “enemigo”. Aunque, a veces, los amigos también deben pasar por períodos de prueba consistentes en, ante la amenaza de suspensión o quita de la pauta, arrugar, desdecirse, aceptar el maltrato y hasta injurias.

Por último, este no es un mensaje para los gobernantes, no, es para quienes deben elegirlos, los ciudadanos que por ahí no consideran que “tropezar no es malo, encariñarse con la piedra sí”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día