El Raid de los Andes dejó su huella en Jujuy

raid_de_los_andes_afiche2013Jujuy al día® – La magia de los extraordinarios paisajes y la imponente fuerza de la naturaleza de Jujuy fueron el escenario perfecto para el desarrollo de la segunda edición del “Raid de los Andes”, dejando su huella por senderos de Tumbaya, Purmamarca y Salinas Grandes.

El icónico Cerro de Siete Colores, Tumbaya, Purmamarca y la inmensidad de las Salinas Grandes fueron algunos de los parajes por donde casi un centenar de competidores transitaron en esta competencia gran exigencia física, donde Jorge García y Virginia Gálvez (categoría individual caballero y dama) Dúo Serrano, Correrayuda, Beduinas y Minialturas –por Equipos caballeros, damas y mixtos- fueron los ganadores del Columbia Raid de los Andes 2013.

La competencia fue organizada por el Club de Corredores junto a la marca de indumentaria Columbia, con el apoyo del Gobierno de la Provincia de Jujuy a través de las secretarías de Turismo y de Deporte.

El Raid de los Andes tuvo un recorrido separado en tres etapas por los intensos y cambiantes colores que ofrecen la Quebrada de Humahuaca, las Salinas Grandes y el imponente Desierto de Atacama a través de senderos ancestrales, que permitirán desafiarse a uno mismo y lograr impregnarse del espíritu de las civilizaciones tradicionales, logrando un lazo entre lo cotidiano y el mundo de los orígenes.

“Se aprovechó esta convocatoria de un público particular para realizar algunas acciones promocionales en diferentes puntos por donde se desarrolló la travesía, para darles la bienvenida e informar de las bondades de Jujuy no sólo a los deportistas de diferentes provincias del país y de países limítrofes sino también a quienes los acompañaban”, señaló el director provincial de Turismo, Juan Martearena.

El desafío tuvo una logística única, con cocina de campaña, campamentos inmersos entre los cerros, equipos de seguridad especializados y más de 100 personas trabajando para esta edición de una carrera que conjuga aventura con paisajes impactantes, la que contó con el apoyo del equipo especializado del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME).

En la tercer etapa de competencia, el sol acompañó todo el circuito, igual que el agua en las Salinas Grandes a lo largo de todo el trayecto, pero esto fue solo un condimento más para este gran desafío sin precedentes que no logró empañar la felicidad y emoción de los participantes al lograr cumplir sus objetivos y superarse a sí mismos.

En el último día del Raid de los Andes los corredores se enfrentaron a los más de 3410 m.s.n.m del deslumbrante desierto blanco de Salinas Grandes, un desafío que estuvo acompañado de un gran trabajo de logística y seguridad para el cuidado de los corredores, que en los días previos lograron una adaptación a la altura de modo perfecto.