En Jujuy denuncian secuestros y trata de menores para explotarlas sexualmente

[pullquote]Basta de Trata en Jujuy!! Casos confirmados!! Desmantelamiento ya de las redes de trata!!![/pullquote]

Sr. Director: Nuria Ocampo fue secuestrada el 22 de enero a plena luz del día mientras se dirigía al Hospital Público porque tenía fiebre. Fue liberada después de que fuera buscada por gendarmería y que su foto recorriera los muros de facebook de muchísimos jujeños.

Aparentemente la llevaban a Embarcación, provincia de Salta. Pero luego de 12 horas fue liberada en la ruta a poca distancia de Libertador porque sus secuestradores sabían que la buscaban.

La investigación judicial solo se dirigió a investigarla a ella, para poder aseverar que mentía. Esto, sumado a otros casos que motivaron la movilización popular ante las desapariciones, desato una batalla entre el gobierno y el movimiento de mujeres, especialmente la Casa de las mujeres unidas por la lucha, que realizo una jornada muy importante en la Facultad de Humanidades con una obra de teatro que refería una historia de trata de principios de siglo pasado en el barrio de Once de Bs. As. contando también con la participación de uno de los abogados de Susana Trimarco, Carlos Garmendia.

El debate con el gobierno provincial, que maneja los medios de prensa y la Justicia (con jueces y fiscales elegidos a dedo, sin concursos), radica justamente en si hay o no trata en Jujuy. El gobierno oculta el caso de San Pedro de Jujuy de 2012, en el que a las 11 de la mañana y en la puerta de Tribunales una joven fue secuestrada, llevada a Salta y allí explotada sexualmente, y luego llevada a Mendoza y allí explotada laboralmente. En Mendoza logro escapar. Su captor está preso allí. Ella volvió a Jujuy y aquí no tuvo la mas mínima protección a pesar de las medidas cautelares solicitadas en la Justicia Federal por actos de intimidación que siguió sufriendo. El Estado, que debía protegerla, no hizo nada. Ella, abandonada a su suerte, decidió pedir ayuda a la Casa de la Mujer María Conti. Solo logramos cierta protección luego de hablar con el fiscal de Mendoza. En Jujuy hubo oídos sordos.

Este fin de semana nos enteramos que dos jóvenes fueron secuestradas con engaños también en San Pedro. Luego fueron explotadas sexualmente en una finca de El Bananal, hasta que una de ellas logro escapar. Hoy se busca a la otra joven, que aparentemente habría sido llevada a Embarcación. Sigue secuestrada.

Estos dos casos de jóvenes humildes secuestradas nos sacan todas las dudas respecto de la existencia de los secuestros de jóvenes para fines de explotación sexual en Jujuy. Pero queda el debate respecto de las otras jóvenes que denunciaron ser secuestradas en el marco de una conmoción social importante, y allí la Justicia logro estigmatizar a las jóvenes (una de ellas menor). Es que en los dos casos se encargaron desde los jueces y fiscales de dejar claro que las denuncias fueron falsas. Ambas jóvenes fueron evaluadas psicológicamente por la misma profesional que en uno de los casos dejo claro que si no quedaba asentado que se trataba de una fuga de hogar se jugaba el puesto. La bajada de línea del gobierno fue alevosa, y hasta explicita de parte de algunos funcionarios judiciales. Con Nuria no se podía hablar de fuga de hogar, porque ya es grande. Pero lo hicieron quedar como un llamado de atención.

En este expediente, desde la asistencia legal brindada por la Casa de las Mujeres Unidas por la Lucha, pudimos concluir, y lo expresamos en el expediente, representando a Nuria, que todas las razones que se daban para desestimar la denuncia, no justificaban desestimarla.

Así, señalo la fiscalía que las cámaras demostraban que no existió el secuestro, aunque la cámara que podría haberlo filmado no filmaba todo el tiempo, especialmente en el horario de secuestro, como señalo la policía.

Después señalo que no había sangre en la ropa de Nuria, quien había dicho que fue inyectada con una droga en sus brazos que la dormía por momentos, y que ello motivo que le saliera sangre. Sin embargo las pruebas de laboratorio determinaron que si había sangre en su pantalón, lo que negaba la fiscalía.

Luego señalo que había entradas a internet durante las horas del secuestro, lo que lo descartaba. Pero ella declaro que luego de que le detectaran el celular se lo quitaron los secuestradores, hasta su liberación, y el celular queda todo el tiempo conectado a internet.

Luego la fiscalía refiere que no se detecto ninguna sustancia en su sangre ni orina, por lo que es falso que fue drogada, cuando sustancias que provocan la misma reacción referida por Nuria (dormirse) al muy poco tiempo, apenas horas, ya no deja rastros en sangre ni orina (éxtasis liquido, por ejemplo).

Lo que no explica la fiscalía es la razón por la cual cinco policías mas el libro de guardia de la Brigada de Investigaciones de Libertador reciben a una joven en estado de shock, como drogada, mareada, y sin tener conciencia de tiempo y espacio, y con pinchaduras en sus brazos.

El desafió del movimiento de mujeres de Jujuy es claro: acompañar a las jóvenes, reivindicarlas, llamar la atención sobre el terrible tratamiento que se les da a las víctimas, demostrar que el gobierno de Jujuy miente y garantiza la impunidad de los captores y tratantes. Y evitar así, también, que otras mujeres victimas eviten denunciar, como sabemos que ya ocurre, por el escarnio a las que la somete este Estado.

“Mujeres Unidas por la Lucha” mujeresunidasporlalucha@gmail.com