Sostienen que el proyecto de blanqueo de dólares “hubiese sido más útil en momentos de menor tensión en el mercado cambiario”

LjungbergJujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el ex Ministro de Hacienda de la provincia, Juan Ljungberg se refirió al proyecto de ley elevado por el Ejecutivo nacional para el blanqueo de dólares que se encuentran fuera del sistema legal, media anunciada cuando el dólar paralelo rompió la barrera de los 10 pesos en nuestro país, señalando que “habrá interrogantes respecto a si esta vez los CEDIN luego se podrán cambiar en dólares”.

Dicho proyecto de ley que ingresó al Senado de la Nación permitirá a las personas físicas o jurídicas ingresar sus dólares no declarados al circuito formal de la economía, a través de  instrumentos financieros orientados a dinamizar la inversión en el sector energético y de la construcción, con lo cual esperan generar la reactivación económica apuntando al mercado inmobiliario y de la construcción.

Según señaló Juan Ljungberg en una entrevista con JUJUY AL DÍA® “las dos medidas tienen como propósito captar dólares que están fuera del sistema porque están acompañados por una medida de fondo que es un blanqueo de capitales, en este caso dólares, no declarados en el sistema, fruto seguramente de evasión fiscal o cualquier otro motivo, incluso pueden ser hechos ilícitos como corrupción o contrabando, aunque la norma excluye a aquellos que estuvieran denunciados por estos hechos”.

Para el economista jujeño “no sería una mala medida pero me parece que la oportunidad en que se toma atenta un poco contra lo que pueda ser su efectividad, y digo esto porque esta medida, para que sea aceptada por los que tienen estos dólares fuera del circuito y los blanqueen seguramente sería atractivo porque pagan una tasa del 4% frente a una del 1% que se paga en el sistema bancario, pero requiere de un alto nivel de confianza en el gobierno de parte de los agentes económicos para ceder estos dólares que se suponen que luego estarían disponibles”, y agregó que “digo que se supone porque la experiencia Argentina de no hace mucho tiempo, unos 10 años, con aquella frase del entonces presidente Duhalde, que dijo que ‘el que depositaba dólares cobraba dólares’, y no fue así, habrá interrogantes respecto a si esta vez los CEDIN luego se podrán cambiar en dólares”.

Sobre la confianza hacia el Estado, Juan Ljungberg explicó que “eso se irá viendo con el tiempo y viendo que funcione y si podrá adquirir confianza, lo que pasa es que en el plazo que dan, 3 meses, para que  la gente declare y blanquee esos dólares no sé si es tiempo suficiente para abrir una nueva etapa de confianza en quienes tienen por fuera sus ahorros dolarizados”.

En el caso del bono, el economista manifestó que “es un bono para la toma de un préstamo en dólares en el mercado interno, este es el instrumento más potable. En realidad ya había un reclamo, una necesidad en los agentes económicos de tener algún instrumento donde pudiesen establecer sus ahorros en dólares, hace unos meses atrás se comenzó con los bonos en pesos de YPF con una buena captación a nivel de pequeños ahorristas, ahora esto viene a complementarlo con los que tienen ahorros en dólares. Este instrumento será mejor recibido por los inversores, con el otro, que es un certificado de depósito habrá más interrogantes”.

Asimismo señaló que “los blanqueos son siempre optativos, y esto tiene un beneficio adicional, llamémosle así, porque no se le exige el pago de los impuestos atrasados, solo se pide que se declare esto en el impuesto a las ganancias. Ahora habrá que ver el proyecto para saber en qué condiciones se produciría esta especie de ‘tapón’ fiscal para evitar la acción de la AFIP sobre periodos no prescriptos”, y añadió que “todo esto está fundado en el grado de confianza que merezcan a los agentes económicos, la administración económica, para después tener la seguridad que el día de mañana podrán volver a recuperar sus dólares y no se van aquedar simplemente con un certificado de depósito”.

JUJUY AL DÍA® consultó al ex Ministro de Hacienda de la provincia si considera que dicha medida será útil ante el escenario económico que vive nuestro país a lo que indicó que “según los casos, en el caso de los bonos para el desarrollo, este instrumento si puede ser atractivo para los inversores, el segundo hubiese sido más útil en momentos de menor tensión en el mercado cambiario, cuando las aguas estuviesen tranquilas. Además, lamentablemente, estos procesos de blanqueo en realidad son injustos para aquellos que si han tributado y benefician a los que habían operado fuera del sistema”, e indicó que “siempre en la historia argentina aparecen en momentos de dificultades fiscales o cambiarias y son los momentos menos propicios para esto, el momento propicio hubiera sido en el 2007 o 2008 donde probablemente la confianza era muchas más alta, hubiese tenido un mejor resultado”, aseguró.

En otro tramo de la entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeña opinó acerca del proyecto de creación de billetes de 200 y 500 pesos, proyecto que está siendo debatido por legisladores nacionales. Al respecto mencionó que “esto es una imposición de la realidad, los altos niveles de inflación que hemos sufrido los últimos 6 o 7 años hicieron que la pérdida del valor adquisitivo de nuestra moneda sea importante. También hay que andar con muchos billetes y trae dificultades, sobre todo los que operan con grandes volúmenes y abrir la posibilidad de operar con billetes de 200 y 500 pesos es facilitar esto. Como dije, es una imposición de la realidad”.

“Lo hemos vivido en otras ocasiones en la historia económica, con otras unidades monetarias, y es fruto de la inflación, no es una causa sino una consecuencia”, enfatizó finalmente.