Rechazaron competencia de la Justicia Provincial y observaron pretensión de Sala de violar prerrogativas constitucionales

moralesJujuy al día® – En la audiencia que se celebró esta mañana en  la causa promovida por Milagro Sala con el fin de imponer una mordaza judicial al senador Gerardo Morales y la UCR, asistieron en representación del senador el Dr. Gastón Morales y los patrocinantes, Dres. Luciano Rivas y Oscar Fernández.

El Dr. Rivas precisó que en ese marco se planteó por un lado la incompetencia del tribunal, en la medida que lo que está en juego es una prerrogativa constitucional como la inmunidad de opinión que la Constitución les ha reconocido en su artículo 68, a los legisladores, y por lo tanto la esfera donde esto debe dirimirse es la de la justicia federal.

“Milagro Sala pretende poner en jaque una cláusula constitucional que consagra una garantía establecida en defensa del funcionamiento del Poder Legislativo” como lo es la inmunidad de opinión de los legisladores y por eso la órbita debe ser federal. Pero también debe rechazarse la competencia de los tribunales provinciales porque una de las personas demandadas, Gerardo Morales, es un representante del Poder Legislativo Nacional, y porque se le objeta justamente actuaciones propias de sus funciones parlamentarias de control, investigación e información.

Pero además –indicó Rivas- se planteó la inadmisibilidad de la acción de amparo promovida por Sala, en la medida que no es la vía adecuada para la protección que pretende.

Precisó el Dr. Rivas que se ha difundido información errónea en torno al carácter de la audiencia. En esta línea aclaró que la audiencia no tuvo como objeto la conciliación. Milagro Sala debía ratificar la denuncia y la representación del senador Morales debía contestar la demanda. Rivas observó que en ese marco solicitó que Sala acreditara identidad para la ratificación de demanda, pero Sala no había asistido con su DNI, por lo que pidió que se diera por desistida la demanda. Ante esto, el Tribunal le dio plazo a Sala para que antes del mediodía acreditara su identidad.

El Dr. Riva también precisó que “no hubo ninguna suspensión de la audiencia y el senador Morales podía no concurrir toda vez que estuvo su representante” dijo y señaló que el 13 de mayo se celebrará una nueva audiencia.

Rivas indicó que sin perjuicio de esos planteos, se ha contestado también demanda señalando el objeto ilegal de la acción que promueve Sala, intentando restringir “la libertad de expresión de un senador y coartar indebidamente su inmunidad de opinión; sobre todo cuando tienen lugar hechos y/o actos que ponen de manifiesto graves irregularidades de trascendencia institucional en asuntos de interés público”.

Rechazó el Dr. Rivas que se haya “dañado la intimidad y/o privacidad de Milagro Sala, ni tampoco su buen nombre y honor, porque el senador Morales ha puesto en conocimiento de la ciudadanía cuestiones de alta gravedad institucional y de interés público, en las que coincidentemente resultaría estar involucrada Milagro Sala”.

También agregó el Dr. Rivas que las declaraciones de Morales que busca Sala se condenen y se prohíban, “no responden a una cuestión personal con la actora, sino pura y exclusivamente a cuestiones de orden público institucional, que se vinculan con los planes de vivienda, el manejo de millonarios fondos públicos que le son directa y/o indirectamente asignados en su carácter de dirigente social exitosa, funcionaria del gobierno nacional y titular de la Organización Social Tupac Amaru”.

“Que Milagro Sala  se encuentre involucrada en distintos hechos de interés público y alta gravedad institucional que fueron denunciados por el Senador Morales y el partido político al que pertenece, no es algo que dependa de la voluntad de Morales, ni de la UCR, sino que es  una consecuencia directa del modo en que se desenvuelve Sala en la vida pública como referente social de una facción política que hoy gobierna el país” acotó Rivas.

El patrocinante indicó que el senador Morales “tampoco afectó ni la intimidad, ni la privacidad de Sala, como tampoco ha afectado su honor, sino que ha ejercido su deber de investigar, denunciar, controlar e informar hechos y situaciones irregulares y/o delictivas que se sucedan como consecuencia de la mala utilización del dinero público de los argentinos, las prácticas violentas, la degeneración de nuestras instituciones y el abuso del poder”.

Rivas además señaló que el senador Morales con sus apreciaciones y juicios, así como con la información objetiva que ha provisto a la comunidad ha contribuido a garantizar “el derecho que tiene toda sociedad libre y democrática de informarse acerca del funcionamiento del Estado, el destino de los fondos públicos, las irregularidades en los procesos de adjudicación de viviendas, las irregularidades vinculadas a negocios inmobiliarios con destino público, el mal desempeño de los miembros del Poder Judicial, las metodologías violentas, etc. Esta función de informar a la sociedad es también una función primordial del Congreso de la Nación como órgano de control de los actos de gobierno del Poder Ejecutivo”.

Rivas indicó que la pretensión de Milagro Sala de que la justicia le aplique al senador Morales una mordaza judicial, constituye una pretensión de establecer “una censura judicial que restringe el derecho constitucional del senador de expresarse en la prensa y de ejercer su función parlamentaria de controlar, investigar e informar acerca de aquellas situaciones y actos de índole públicos, en los que subyace el interés general de la población”.

Observó Rivas que Milagro Sala “pretende disfrazarse de ciudadana común, “de a pie”, cuando lo cierto es que ella misma es una persona pública y desempeña funciones públicas, por lo que no puede sustraerse del debate público y de los asuntos de interés público en los que resulta vinculada”.

Recordó Rivas que, la Corte Suprema ya ha expresado que las críticas al ejercicio de la función pública no pueden ser sancionadas, aun cuando estén concebidas en términos cáusticos, vehementes, hirientes, excesivamente duros o irritantes, si no resulta la existencia de un propósito específico de denigrar o menoscabar con el pretexto de la crítica formulada a la persona misma que desempeña la función.

“Ni al Senador Gerardo Morales ni a la Unión Cívica Radical le interesa en lo más mínimo como se desenvuelve Milagro Sala en su faz privada o intima. Sus expresiones corresponden a los actos que la dirigente social realiza en su faz pública, como persona pública y en la medida de sus responsabilidades ante la sociedad, y en este contexto, no puede pretender desligarse de sus responsabilidades públicas de cara a la sociedad”, concluyó.