Si el gobierno dice que hay pocos pobres e indigentes ¿porqué hay tantos “beneficiarios” de planes para pobres e indigentes?

Hugo CalvoUna rara sensación de zozobra le produce a quien derrama y distribuye palabras en este espacio, antes vacio, cuando se dan a conocer datos sobre la situación socioeconómica del país, los que contrastan absolutamente con otros hechos y con la realidad misma. En la última semana se dieron a conocer nuevos números sobre pobreza e indigencia en la Argentina, éstos que generaron esa zozobra a la que aludimos antes, pues hay algunas cosas que no cierran a menos que se explique a lo Lorenzino o lo Moreno, es decir, lavándose las manos o haciéndolo de prepo.

Más abajo habrá un análisis y entrecruzamiento de datos sobre pobreza e indigencia que muestran que hay algunas cosas que son necesarias aclarar pues no es posible anunciar un nivel de pobreza e indigencia tan bajo, sostenido por millones de “beneficiarios” de planes sociales. Una de las dos cosas está mal. O hay menos pobres e indigentes o hay más inescrupulosos que, aún no necesitando de los planes asistenciales, hacen usufructo de ellos cobrando mes a mes un subsidio destinado a quienes menos tienen.

Según el informe del INDEC en la Argentina, durante el segundo semestre de 2012 se contabilizó un 5,4% de habitantes bajo la línea de pobreza y un 1,5% en la indigencia. Traducido a valores absolutos en el país habría unos 2.166.323 pobres y 601.756,44 indigentes.

Claro que cuando comenzamos a ver por aglomerados urbanos encontramos que, en Jujuy, sólo 32.268 habitantes serían pobres y 1.344 indigentes. Con estos números nacionales y provinciales tuvimos que preguntarnos entonces que ¿porqué habiendo tan pocos necesitados hay tantos “beneficiarios” de planes sociales?.

Intuitivamente podemos decir que hay más gente “favorecida” que los que realmente necesitan de la ayuda estatal. Cuando indagamos sobre cantidades de planes y beneficiarios, obtuvimos que a nivel nacional se distribuyen a 18,3 millones de personas, a través de 58 programas diferentes, unos 64.400 millones de pesos como afirma el informe de la Fundación Libertad y Progreso. En Jujuy se lo hace entre 110.000 personas con una cantidad de planes similar al nacional, tal como se puede verificar en Aramayo – Sapag, trabajo presentado en las jornadas de humanidades 2011.

Con los datos en la mesa podemos ahora aventurar una conclusión, esta que no puede ser otra que preguntarnos ¿Porqué hay 18,3 millones de personas cobrando planes sociales si para el INDEC (léase el gobierno nacional) sólo hay 2.768.079 habitantes entre pobres e indigentes? Y también cuestionar al gobierno de Jujuy porque admite que se diga que en Jujuy hay 33.612 habitantes entre pobres e indigentes si se perciben más de 110.000 planes sociales para pobres e indigentes.

Y porque preguntar a uno y cuestionar al otro, es de fácil respuesta pues, además de que el informe lo realiza un organismo dependiente de nación, los planes sociales también los diseña y distribuye siempre el gobierno nacional y dispone de los fondos para sostenerlos y por ello sólo es necesaria una explicación sobre cómo es que habiendo tan baja pobreza e indigencia hay tantos beneficiarios de planes para pobres e indigentes sin tratar de sostener una mentira que se cae por sí misma, esta que se suma a otras tantas y que ya ni los propios ministros intentan sostenerlas y se agravian a sí mismos por no querer ser cómplices de falacias como el informe de pobreza e indigencia.

Cuestionamos al gobierno de la provincia pues debiera ser el primero en desmentir los datos del INDEC pues esa información le podría quitar la asistencia del estado nacional a los miles que quedan fuera de las cifras oficiales, sin contar que los parámetro de pobreza e indigencia se toman para evaluar otros ítems en planes y programas nacionales e internacionales. Por ejemplo, como podría Naciones Unidas hacernos participar de algún plan de sostenimiento a poblaciones con riesgo social si nosotros les mostramos la evaluación de un organismo que miente en todas y cada una de sus investigaciones, teniendo en cuenta que todas están relacionadas entre sí. El diseño de un plan alimentario no puede menos que apoyarse en los números que arroja cualquier investigación sobre pobreza e indigencia para su distribución, y si dejamos las cosas como están seguramente nos tocaría una porción que no alcanzaría cubrir a todos los que necesiten de este. Es por eso que nos preguntamos ¿No nos estaremos exponiendo a algún recorte de fondos en los que se considere la pobreza e indigencia de un distrito? Seguramente que sí.

Lo concreto es que hay aquí una mentira sostenida sobre las posibilidades futuras de un país, mentira que sólo trata de sostener un relato que todos los días se cae con mayor vertiginosidad. Un relato que no tiene otro sostén que sus beneficiarios, que no son todos los que uno presume o cree que son, sino fijémonos como se mueven los actores políticos a nivel nacional y nos daremos cuenta que hoy se ve claramente que hay quienes sostienen una realidad ficticia en el ámbito político mientras otros, sin nombres, sólo están para sostener algunos negocios en los que participan como cadetes pues roban para la corona. En Jujuy hay algunos que se podría poner ese sayo pues es evidente que la fiebre por la minería no está atada al futuro de la provincia ya que no alcanza su magnitud para que alguna vez tengamos todo un pueblo alrededor de una explotación minera como si lo hemos tenido con empresas como Ledesma, Zapla o Minetti y aún así se insiste en hacerle creer al pueblo que el litio, por ejemplo, es la tabla de salvación, cuando en realidad, si lo es, no alcanzará para todos y todas.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

Apéndice con datos y análisis de los datos

Días pasados nuestro reconocido y nunca bien ponderado Instituto Nacional De Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer un informe sobre pobreza e indigencia. La información tabulada es “Pobreza e Indigencia. Total aglomerados urbanos. Primer semestre de 2003 a segundo semestre del 2012”, luego “Pobreza e indigencia. Regiones estadísticas y 31 aglomerados urbanos. Segundo semestre de 2012”. Pasando a “Pobreza en hogares y personas. Regiones estadísticas y aglomerados urbanos. Primer semestre de 2011 a segundo semestre de 2012”. Por último “Indigencia en hogares y personas. Regiones estadísticas y aglomerados urbanos. Primer semestre de 2011 a segundo semestre de 2012”. En cualquiera de estos cuadros se puede observar que la pobreza e indigencia en Argentina es casi una mala experiencia del pasado, una pesadilla que ya no existe.

Cuando se compara la información de 2012 contra la de 2003 rápidamente podemos advertir el éxito del modelo de inclusión social ya que pasamos del 54% de personas en la pobreza y 27,7% en la indigencia en el 2003, al 5,4%  y 1,5% respectivamente en el 2012. Esto hay que considerarlo con números concretos. El Censo de población de 2001 dio una población de 36.260.130 habitantes, tomando esta cifra para el 2003, podríamos decir que, en 2003, con el 54% de la población había 19.580.470 personas bajo la línea de la pobreza y 10.044.056 en la indigencia. Para que los datos tengan todos la misma base de análisis, tomaremos el resultado del Censo de Población de 2010 para analizar los datos del segundo semestre de 2012. En el censo del 27 de octubre de 2010 que realizó el INDEC, la población asciende a 40.117.096 habitantes. Entonces, si le aplicamos el porcentaje de personas afectadas por la pobreza e indigencia publicada por la mismísima fuente (INDEC), obtendremos el siguiente cuadro: Aplicando el 5,4% tenemos que 2.166.323,184 personas estarían bajo la línea de la pobreza. El 1,5% de indigentes arroja que habría 601.756,44 habitantes en esa condición.

Bien, para dejar claro el meneado triunfo del modelo es suficiente con los datos que se mostraron hasta aquí. Ahora analizaremos las mismas variables para Jujuy sólo que se compararán los datos del segundo semestre de 2012 contra los del mismo período de 2011.

En el censo de 2010 que realizó el INDEC, la población de Jujuy ascendía a 672.260 habitantes. Para el estudio de calidad de vida sólo se toma el aglomerado urbano Jujuy-Palpalá, aunque aquí lo extrapolamos a toda la provincia porque sino los datos perderían toda relevancia. Los datos de personas bajo la línea de pobreza dan 8% en 2011 y 4,8 en 2012. Si lo ponemos en valores absolutos tendríamos que el 8% de la población bajo la línea de pobreza serían unas 53.780,8 personas. El 4,8% sería 32.268,48 habitantes.

Si realizamos la misma operación con los datos de indigencia, el 1,1% en 2011 y 0,2% en 2012, obtendríamos que: 7.395 personas eran indigentes en 2011 y 1.344 en 2012.

Como vemos, los números son exiguos tanto para el total país como para la provincia entonces ¿Porqué hay muchísima más gente que percibe planes sociales para pobres e indigentes? Algo está mal, los números no dan.

La importancia política que tiene la distribución de planes sociales para el gobierno nacional y provincial podría ser sintetizado en una sola cifra: en un año reparte 64.400 millones de pesos, entre 18,3 millones de personas, a través de 58 programas diferentes. Así lo determinó la investigación “La trampa de la dependencia económica“, elaborada por la Fundación Libertad y Progreso sobre la base del presupuesto 2012.

Entonces, si sumamos los pobres a los indigentes a nivel nacional: 2.166.323,184 + 601.756,44 tenemos que habría necesidad de asistir a 2.768.079,624 habitantes en esas condiciones. Si la asistencia alcanza a 18.300.000, habría 15.531.920,376 habitantes que están percibiendo algo que no les corresponde.

Haciendo la misma operación para Jujuy tenemos que: 32.268 + 1.344 es igual a 33.612 que se manifiesta son pobres o indigentes y con datos de un informe que en 2011 presentaran los investigadores Aramayo y Sapag en las jornadas de humanidades, en los que se determina que la cifra de beneficiarios de planes sociales alcanzan los 110.000, podemos decir que habría al menos 76.388 que están percibiendo ese subsidio sin necesitarlo.

2 COMENTARIOS

  1. Buen análisis y muy válida la pregunta. Los propios índices que el INDEC aplica al país , trasladados a cada ámbito provincial daría cifras que nos concuerdan con la realidad y ahí surge la disyuntiva: O NOS MIENTEN CON LOS INDICES, O HAY CLIENTELISMO BENEFICIADO QUITÁNDOLES LA AYUDA A OTROS QUE SI LOS NECESITAN. No caben otras respuestas a los propios argumentos esbozados por el Gobierno. La matemática no falla, fallan los hombres que la aplican y entre ellos el INDEC es maestro en el diseño de nuevas teorías pues para ellos 2+2=1, que para el pensamient ilógico del que recibe rsulta ser una cifra halagüena, pero sin entrar en detalles tan exquisitos ocmo el del análisis confrontando las mismas fechas de las muestras.

Comments are closed.