Dólar paralelo: economista jujeño sostiene que “cuando se desatan estos procesos no hay un techo previsible porque son frutos de la irracionalidad”

LjungbergJujuy al día® – Tras la escalada de las últimas semanas del dólar “Blue”, nuestro medio entrevistó al reconocido economista jujeño, y ex Ministro de Economía de la provincia, Juan Ljungberg, quien se refirió a este dólar como un “efecto” y no como “el problema de fondo”, y explicó los pormenores de la aparición y porqué desde el gobierno no se le ha podido encontrar la forma de ponerle un “techo”.

Juan Ljungberg manifestó en una entrevista con JUJUY AL DÍA® que “el problema que vemos en la cotización de la moneda extranjera es un efecto, es la consecuencia, no es el problema, y si creemos que es el problema y tomamos medias para solucionarlo como si fuese el problema no va a haber soluciones efectivas ni definitivas. Esto es como la fiebre que le sube a un enfermo al que le damos un antifebril y deja de subirle pero mañana vuelve a tener más fiebre y esto es porque el problema no es la fiebre, es lo que la causa”.

Expresó que “la desvalorización del precio se debe a causas macroeconómicas, básicamente lo que está en juego acá es el déficit fiscal, en el que ha vuelto a incurrir la Argentina en estos últimos 2 años, el cual es hoy del orden del 2; 2,5% del producto bruto y esto genera déficit el cual hay dos formas de solucionarlo: o tomamos deuda para pagarlo o generamos emisión monetaria que a su vez es la causa del incremento de precios sobre todo cuando esa emisión asume magnitudes importante”, explicó y agregó que “la Argentina el año pasado incrementó la masa monetaria un 42%, una cifra muy elevada frente a una economía que creció el 2%, por lo que los medios de pago han crecido 40% más que los bienes y esto naturalmente lleva a presiones inflacionarias que hará funcionar la dinámica inflacionaria que se puede transformar en un monstruo incontrolable”.

En relación a las diferentes medidas que se han intentado instalar desde el gobierno nacional para evitar el crecimiento del dólar paralelo, el economista jujeño comentó que “estas medidas que se tomaron desde el año pasado, tales como el cepo cambiario, las dificultades para comprar divisas extranjeras y luego las prohibiciones para hacerlo para ahorro, las restricciones al comercio internacional, y este adicional a cuenta del impuestos a la ganancias, lo que ha hecho es llevar el ‘dólar turismo’ a niveles, ya no de 5 pesos, sino a 6,10 o 6,15 pesos”, sostuvo y añadió que “también se bajó la salida de dólares pero no lo suficiente porque el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en estos últimos 6 meses ha seguido perdiendo reservas internacionales, no al ritmo de antes pero siguió, que a su vez generó un problema adicional, como cuando tomamos un remedio que nos hace bien en algo y mal en otro, dejaron de entrar las divisas, porque quienes las traían saben que después no la van a poder sacar y directamente no las traen. Es decir que por un lado se redujo la salida y por otro lado se disminuyó la entrada con lo cual el saldo neto, si leemos el balance del BCRA fue negativo porque el banco netamente perdió divisas, ‘el remedio fue peor que la enfermedad’”, aseguró.

Asimismo el ex Ministro de Economía de la provincia señaló que esto “también generó una expectativa en los sectores económicos, en el ciudadano común, en el que toma decisiones económicas privadas,  y la gente comienza a preocuparse y lo peor que puede haber es tomar decisiones con miedo porque empezamos a tener conductas irracionales y la economía es una ciencia social que trabaja con personas y no podemos desconocer los efectos en la psicología de que producen estas situaciones. Lo que empieza a funcionar es un mecanismo dinámico de la inflación que se va retroalimentando, otros que empujan a la inflación y se suma otro factor que la tira hacia adelante que es la ‘expectativa inflacionaria’”.

“La gente no solo empieza a tener conductas inflacionarias por lo que pasa sino por lo que supone que va a pasar. Como esa suposición está basada en el temor empieza a actuar desesperadamente y eso hace que no solo estos factores empujen la inflación sino que se la tira hacia delante y empieza a hacerse un problema serio”, aseveró.

Tras conocerse por los medios nacionales que el Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, pretende bajar el dólar “blue” a 6 pesos,  es decir intervenir en un mercado ilícito, Ljungberg explicó que “el tema es que el dólar oficial de importación es de 5 pesos, el dólar para viajes es de 6,15 pesos, y el dólar que ‘no existe pero existe’ en un mercado chico pero es el que más impacta en la expectativa de la gente, el ‘Blue’ está 8 o 9 pesos, si lo comparamos con el valor del dólar hace un año, principio del 2012, con el dólar turismo  ya tenemos una devaluación del 50%”, y mencionó que “lo que pasa es que no salió un titular diciendo eso, y ni hablar si el valor de comparación es con el dólar paralelo, que a su vez es difícil que baje, que vuelva a 6 es imposible, lo mejor que puede pasar es que vuelva a 8 y ahí tendríamos una devaluación 100% prácticamente”.

JUJUY AL DÍA® consultó al economista por qué no se logra imponer un techo a esta divisa paralela a lo que explicó que “cuando se desatan estos procesos no hay un techo previsible porque justamente son frutos de la irracionalidad y del temor entonces si uno está asustado ¿hasta dónde va a correr?, y hasta donde deje de tener miedo, esto es lo mismo, para que esto tenga un techo hay que desactivar los procesos que generaron la disparada”.

Acerca de cómo se pueden desactivar dichos procesos, expresó que “el gobierno debe hacer un plan integral que ataque las causas, el déficit fiscal que se debe al crecimiento desmesurado del gasto público y que eso llevó, para financiarlo, a la inflación, a emitir  moneda, con lo cual en el próximo Default no va a ser con acreedores externos, porque no estamos endeudándonos, va a ser la deuda interna”, y añadió que esto “es porque a quien le debe el Tesoro, le debe al BCRA y a la ANSES, entonces el próximo Default será con los jubilados que no tendrán la plata que tienen que cobrar, y con el conjunto de la población porque el Default con el BCRA es la inflación y a eso lo pagamos todos”.

Consultado sobre si considera que la Argentina está al borde de un desastre económico financiero, el economista manifestó que “tendríamos que definir que entendemos por desastre, pero diría que esto ya es un desastre, pero si lo comparamos con otros desastres anteriores todavía no estamos en esos niveles. Hoy el déficit, aun es del 2,5% y en el 2002 era del 11%, pero esto no nos debe poner contentos, porque es como decir que tengo un ‘poquito de cáncer’, y eso no es para ponerse contento es para preocuparse”, afirmó finalmente.