Golpe de muerte a la Ley Clarín


[pullquote]La cámara determinó la inconstitucionalidad de 2 artículos[/pullquote]

ley clarinLa Sala II de Cámara Civil Comercial y Federal falló sobre la cuestión de fondo de la “ley Clarín”. Y, por unanimidad, declaró inconstitucionales los artículos 45 y 161.

Hasta aquí la crónica. Seguramente el gobierno apelará ante la Corte Suprema y ésta, frente a un fallo de cámara por unanimidad, muy dificilmente lo revertirá. Aunque es  casi seguro que ese fallo final será demorado hasta después de las elecciones de este año, en una mutua conveniencia entre el gobierno y la corte suprema, para no blandir espadas políticas que puedan afectar la votación.

No obstante puede decirse que este fallo de la cámara es definitivo, y que la Ley Clarín era, como todos lo entendimos desde hace tres años, inconstitucional.

Los fallos son la noticia. Y eso lo informan los cronistas. Nosotros estamos para  analizar consecuencias e implicancias, y, en este caso, no son pocas.

Senadores

En primer lugar queda en negro sobre blanco lo que la Senadora Sonia Escudero (Pj  disidente) relataba en el mismo momento del tratamiento de la ley en el senado,  cuando marcaba los aspectos inconstitucionales de la misma.

El kirchnerismo avanzó sobre Clarín con esta ley, que desde el primer día tuvo nombre y apellido. Lo que queda demostrado con este fallo es que sus legisladores no tienen el menor empacho en votar leyes inconstitucionales. No les importa. La Constitución Nacional es para ellos un tema menor, frente a la importancia de observar el verticalismo a ultranza que impone Olivos.

Son, por consecuencia, antes que legisladores, militantes con bancas.

Pero no pude dejarse de vertir un párrafo acerca de los senadores opositores que  acompañaron este proyecto inconstitucional, como el Socialista Rubén Giustiniani, o los ex ARI Martínez y Díaz, de Tierra del Fuego.

Porque sus coincidencias con el gobierno también los hicieron pasar por sobre la  Constitución Nacional. Y eso debe ser recordado a futuro. Cuando se realice el reclamado Nunca Más de la corrupción en democracia. Y no podrán argumentar ingenuidad.

Consecuencias

Todo el engaño montado por el kirchnerismo a lo largo de los años, incluído aquel 7D  que nunca fue, quedó ya suficientemente demostrado con esa pomposa ley que  venía a democratizar las voces, y terminó siendo un instrumento para que el kirchnerismo se apodere de los medios y componga su oligopolio comunicacional de la mano de Cristóbal López y otros testaferros de Néstor Kirchner.

Nada se hizo respecto de las nuevas señales de radio y TV, ni de la enorme cantidad  de puestos de trabajo que esta ley presumiblemente impulsaría. Con el tiempo fue quedando cada vez más en claro que toda la mentira montada tenía como único objetivo el desguace del grupo Clarín.

Aquí recordamos los actos de Hebe de Bonafini, tanto en 2010 cuanto en 2013, frente  a Tribunales, para insultar a los jueces y amenazar con una toma del Palacio por parte “del pueblo”. Ese tradicional ardid marxista que consiste en señalar a “los nuestros” como el todo.

El resto de los medios, a los que el comunista Martín Sabbatella decidió no aplicarles  la ley hasta que no se llegara al fallo de fondo, beneficiándolos de facto con una medida cautelar que no habían interpuesto, seguramente seguirán en manos oficialistas sin problemas. Aunque pierdan audiencia de manera consecuente día tras día.

En la proximidad de este fallo tiene usted, amigo lector, otro de los motivos de los  veloces avances de CFK sobre la justicia. La tropa kirchnerista, al enterarse, avalará  la necesidad de “democratizar” la justicia, a causa del duro revés que acaban de  sufrir. Nada es casual.

Las leyes de democratización de la justicia tienen como objeto inicial copar estamentos judiciales con jueces afines, y finalizarán tratando de destituir  a la suprema corte de justicia.

En definitiva, la ley Clarín quedará en el recuerdo como el absurdo intento marxista de acallar todas las voces disidentes, para instalar el relato único y oficializar la mentira desde los micrófonos, las cámaras y el papel.

Demostrará mejor que nunca que la necesidad de una justicia independiente es  imperativa en la Argentina, para impedir que cualquier gobierno que llegue al  ejecutivo con mayorías, pueda hacer lo que se le antoje en todos los terrenos.

Y, en una de esas, algunos incautos seguidores del gobierno, tendrán la chance de  reflexionar que no es que el mundo esté en contra de Cristina, sino que Cristina  quiere llevarse al mundo por delante, escriturarlo a su nombre, como hizo Néstor Kirchner, y almacenarlo en una bóveda del sur, tal como creemos que Jorge Lanata comenzará a mostrar a partir del próximo domingo, en su programa.

Vienen duros momentos para el kirchnerismo y uno espera que se trate de los más  decisivos. A la demostración de su romance con la inconstitucionalidad, se agregará  el descorrimiento de varias cortinas acerca de la enorme cantidad de fondos públicos que se llevaron, en carácter de retornos, durante la década del odio. Entonces, además de la ilegalidad, probablemente quede expuesta la inédita corrupción.

Y ya no quedará motivo alguno para que alguien pretenda pasar por desinformado; no habrá más relatos para exhibir, ni voto ingenuo. Será coherencia o complicidad.
Y habrá que hacerse cargo.

Fabián Ferrante

http://elopinadorporteño.com.ar