Fellner y la “década negada”

Hugo CalvóHace algunos años, allá por los ´70 se popularizó en Argentina un librito que resultó ser de gran utilidad para aquellos que por entonces no sabíamos muy bien a qué atenernos cuando nos llenaban los ojos y oídos de números muy bien presentados, los que eran exhibidos como una realidad en sí misma. Esta publicación se dio en llamar “Cómo mentir con estadísticas” de Darrell Huff. El mismo Huff crea un concepto para definir lo que a diario recibimos como información desde los centros de distribución del relato del oficialismo: “estadistiquear” el que consiste en informar mal utilizando material estadístico, manipulando estadística, o sea manipulando información, lo que lleva a la utilización de otro concepto “estadisticulación” o especular con información manipulada. Es en este marco en el que queremos referirnos a lo que llamamos la “década negada” parafraseando conceptualmente a la “década ganada”. En Jujuy Fellner ya contabiliza diez años de gobierno y trata de hacernos ver que la “década ganada” es en la que él participó. Sin embargo se desdice cada vez que da un discurso abriendo las sesiones ordinarias pues, para este todo recién comienza y con ello le da entidad a la “década negada”. El discurso, una forma de estadistiquear y negar una década Tal vez el discurso dado por el gobernador de Jujuy ante la asamblea convocada a fin de inaugurar el período de sesiones ordinarias haya sido una forma más de estadistiquear. No vamos a entrar en detalles que contrasten con lo que él allí asevera, no porque no podamos hacerlo sino por economía de espacio y tiempo, sólo vamos a marcar algunos puntos que nos hicieron ruido y encima, repetido. Los archivos ponen a prueba cualquier discurso, cualquier trayectoria, no es fácil mentir con algún grado de veracidad si hay un archivo guardado esperando ser abierto. El capítulo energético nos da una pauta de que más allá de que se cumplan con las inversiones y se sumen a las ya realizadas, hay un problema que sigue sin ser resuelto, al menos en la ciudad capital, hasta ahora el Estado provincial no ha podido garantizar la instalación de estaciones de rebaje en algunos punto de la ciudad a fin de que se pueda cumplir con la entrega de energía en la calidad y cantidad requerida, por ejemplo, como en emprendimientos de la talla de la nueva Terminal de ómnibus. También hay algunos emprendimientos inmobiliarios que están siendo rechazados por la falta de garantías de poder darle energía. No está muy lejano aquel 17 de octubre de 2012 en que vecinos del barrio Malvinas se enfrentaron con la policía porque no tenían muy claro que obra energética se estaba realizando allí y por la participación de grupos que aseguraban, aunque no residían en la zona, que lo que se estaba haciendo atentaba contra la salud de la población. Aunque nos llenen los ojos de datos de inversión que finalmente se realizan, estadistiquea el gobernador pues no ha podido ejercer la autoridad que le otorgaron sus mandantes para resolver situaciones como la descrita, entonces ¿de qué sirven las inversiones en infraestructura energética si la energía no puede llegar a quienes la necesitan? Los archivos cuentan muchas otras historias que desmienten y desmienten los discursos. Fellner manifestó que “Fue propuesta de nuestra campaña electoral un ambicioso programa de reordenamiento urbano que comenzando por nuestra ciudad capital pudiera también realizarse”. Es cierto que se creó un área específica para atender la problemática de tierra y vivienda, que la misma trabaja y bien. También es cierto que la problemática no obtiene todo el apoyo de los Poderes del Estado para resolver algunas situaciones. Si bien es cierto que todos tenemos derecho a tener un pedazo de tierra en cual comenzar a construir un sueño, también es cierto que hay formas y formas de obtenerlo y se viene en el recuerdo al menos tres situaciones que lejos están de dejar de ser un recuerdo pues siguen ocurriendo sin que el gobierno tome las riendas en el asunto. Todavía latente el 28 de julio de 2011, día en que 4 personas murieron en los incidentes producidos tras una toma de tierras en Libertador Gral. San Martín, el 5 de diciembre de ese mismo año se produjo la toma de tierras pertenecientes al Ejército en la zona de Los Huaicos. El 6 de setiembre de 2012 otro nuevo episodio de toma de tierras en Humahuaca, allí murió un joven que sólo estaba allí viendo como algunos delincuentes trataban de intrusar a la fuerza, usando armas, unas tierras que obviamente le pertenecían a alguien más. Aunque luego de Libertador hubo cientos de episodios similares en toda la provincia, el más emblemático quizás sea el de Los Huaicos pues los ocupantes fueron varias veces intimados por la justicia federal para que desalojen, intimación esta que nunca fue atendida. Entonces, si bien Fellner plantea una nueva mirada sobre lo que es la ocupación de tierras y hasta califica a quienes apuestan a esta metodología, nunca prestó apoyo político a la demanda del Juzgado Federal de Jujuy para que las tierras sean desalojadas, apoyo que también ha sido negado en otras situaciones. Por cierto, en la edición de hoy de Jujuy al día se da a conocer que nuestra provincia no está exenta de que “ante intensas lluvias los barrios del sur y asentamientos de nuestra capital presentarían ciertas complicaciones”, entonces tomemos las advertencias de los profesionales para determinar donde se otorgan tierras, no vaya a ser que nos ocurra lo que a los platenses, mueran personas por estar asentadas en lugares inundables. Desdecirse también es estadistiquear El gobernador Fellner, el uno para algunos, mencionó a la pobreza desde un lugar que parece no le corresponde pues asegura que “No alcanza con que nos lamentemos de la pobreza o de la marginación, no alcanza tampoco con buscar simples paliativos o mecanismos y acciones que la mitiguen o disimulen un poco o por algún tiempo.- Debemos buscar instrumentos adecuados para la promoción social, para “sacar” de la pobreza, marginación o exclusión a tantos miles de conciudadanos jujeños que se encuentran en esta situación”. Cuando hablamos del lugar desde donde se dicen las cosas queremos decir que pareciera que a Fellner no lo anoticiaron que este es ya su tercer mandato y que él mismo es y fue partícipe de la construcción de un relato que le permite a algunos hablar hoy de una “década ganada” y que por ello es inconcebible y hasta una burla escucharlo decir “debemos buscar instrumentos adecuados para la promoción social”, lo que configura allí la negación de haber sido participe y gestor durante una década, que aquí llamamos “década negada”. Pero lo peor parece ser desdecirse, cuando en primer lugar se propone una determinada política a seguir en materia de desarrollo social y a continuación se asevera que “Claro que es difícil y hasta casi imposible…”. La seguridad en manos inexpertas y sobreprotegidas Es posible que haya, y los hay, algunos otros temas que quedaron como una exposición de clásica demagogia en el discurso del gobernador Fellner, pero lo que no puede quedar sin ser atendido es el tema seguridad. Fellner manifestó que “La seguridad ocupa un lugar importante en la agenda de este Gobierno no de forma meramente discursiva ni tampoco como una respuesta reactiva ante acontecimientos puntuales de gran notoriedad pública”. Por supuesto que lo de respuesta reactiva debe estar referido al “incidente” de Humahuaca, en donde ya sabemos que un grupo de forajidos viajaron desde la capital hasta Humahuaca en vehículos de alta gama y colectivos, armados hasta los dientes y que no fueron retenidos y revisados en ninguno de los puestos policiales que hay en el trayecto mencionado. También debe haberse citado por aquel “inconveniente” en que un grupo de jóvenes hinchas de Talleres murieron cuando viajaban desde Perico a nuestra ciudad para asistir a un evento futbolístico, por falta total de controles camineros que detuvieran al camión que los transportaba de manera absolutamente ilegal y temeraria. Quizás porque en Jujuy mueren personas en las comisarías a manos de quienes debieran preservar la integridad de los detenidos. Teniendo en cuenta que parece que esta forma de matar, a los golpes, es una constante que formaría parte de una cultura, una curiosa cultura pues el último muerto en la comisaría lo fue a manos de un grupo de policías con muy poca antigüedad y muchos de ellos recién recibidos en la escuela de policía. Entonces ¿Qué es lo que se les enseña a los jóvenes cadetes de la policía? La pregunta final es un poco dolorosa pues involucra a alguien que ni siquiera conocemos pero que parece gozar de alguna suerte de sobreprotección pues a otros ministros de gobierno, por muchísimo menos que lo que se acaba de relatar, les solicitaron la renuncia. Entonces la pregunta sería ¿Gobernador Ud. en serio nos dice que “La seguridad ocupa un lugar importante en la agenda de este Gobierno”? Nunca serán útiles más comisarías, patrulleros, más motos, más y mejores armas si el recurso humano que debe darle uso no es suficiente, está bien dirigido y mucho menos, si no está bien educado. Hasta que esto no ocurra, la pregunta precedente seguirá sin la respuesta adecuada y no será otra cosa que “estadisticulación”. Lo que faltó Probablemente hubo muchas omisiones en el discurso de Fellner, él mismo lo dice al finalizar su alocución, pero lo que faltó, falta siempre, plantear y plantearse una gestión transparente y para ello exigir a los legisladores algunas normas como el aggiornamiento y puesta en funcionamiento de una ley de ética pública que comprenda a todos los poderes por igual. Es necesario un observatorio ciudadano que permita, por ejemplo, saber cómo y cuanto varía el patrimonio de los funcionarios públicos electos y no electos. También es materia pendiente una ley de distribución de la pauta publicitaria oficial (cosa sobre la que insistiremos este año a partir de nueva iniciativas) para que haya una situación de igualdad en los medios de Jujuy, igualdad en el trato y a partir de las mismas herramientas de medición y que a cada uno le toque lo que le toque, si es que le toca algo, pero es preferible resignar, si hay que hacerlo, a gozar o permitir privilegios que van en contra de los usuarios de medios a los que necesariamente se los estadistiquea con la información si no hay una libertad responsable de prensa. Si bien iniciamos esta columna manifestando que es posible mentir con estadísticas, no quisimos poner en evidencia ninguna pues no quisiéramos caer en la misma trampa que cotidianamente nos proponen, ser sospechados de manipuladores y por ello sólo hicimos mención a situaciones que todos conocemos como prueba de que la realidad puede ser transformada y hasta empuñada por aquellos que, seguramente tienen motivos para hacerlo, el tema es que ¿Cuáles serán esos motivos? Lo que aquí planteamos son una serie de situaciones que se resuelven con política, con gestión, no hacen falta recursos ni ir a arrodillarse a baires para pedir lo que nos corresponde y nos manejan otros, sólo gestión y un par de … convicciones que ayuden a salvar los dolores ciáticos de tanta genuflexión. Para finalizar reforzaremos la idea de que estadistiquear es una forma de manipulación y que por ello Huff proponía “los desaprensivos ya conocen estos trucos; los hombres honrados deben aprenderlos en defensa propia”. Lic. Hugo Rubén Calvó Director de Jujuy al día