Al cambista jujeño lo habrían matado en Jujuy

Jujuy al día® – La víctima, Marcos Antonio Ortega, llevaba consigo 150.000 pesos, pero su familia no pudo justificar la procedencia del dinero. Un hecho de sangre que pone en evidencia el incremento de la actividad del hampa en la región

El cambista jujeño Marcos Antonio Ortega hallado muerto en un barranco de La Caldera habría sido asesinado en Jujuy. En el lugar del hallazgo se encontraron páginas del diario jujeño Pregón del 29 de marzo, el mismo día que en este hombre de 59 años dejó su hogar a bordo de un Audi, en compañía de otras personas y, al parecer, con destino a El Carmen. Las páginas estaban ensangrentadas. Había también bolsas de consorcio y una capucha totalmente bañada en sangre.

Con el avance de la investigación, la hipótesis policial sostiene que Ortega fue acribillado y luego envuelto en papel y bolsas. También se presupone que al momento de dispararle, estaba encapuchado y que posteriormente fue arrojado de cabeza por el barranco, lo que supone la participación de dos o más personas.

Otro dato que llamó la atención a los investigadores es que el cuerpo no presenta escoriaciones y según expertos, esto determina que el hombre no fue asesinado en el lugar, sino que fue arrojado posteriormente.

Trascendió que una Fiscalía de Jujuy pediría la inhibición del juez salteño, de comprobarse que fue asesinado en Jujuy. Lo oficialmente cierto es que hasta el momento el juez de Instrucción Formal 5 Pablo Arancibia está llevando las investigaciones a los fines de establecer con exactitud el lugar en el que fue asesinado y los autores del hecho.

Se supo que el cuerpo de Ortega presenta tres heridas de bala en la cabeza, una en la frente, producto de un tiro a quemarropa y otras dos en la sien y nuca. Para los expertos estas últimas son “detonaciones de ejecución”. Esos impactos le habrían provocado un traumatismo cráneo encefálico. La causa está caratulada como “homicidio” y el informe oficial de la autopsia aún está pendiente. Un médico forense especializado en casos de homicidio de Buenos Aires dio una segunda opinión tras periciar el cuerpo de Ortega. El forense se encontraba casualmente en Salta, dictando cursos de capacitación, y el juez Arancibia lo invitó a participar de la pericia.

En el lugar, el magistrado explicó que la autopsia fue realizada por el cuerpo forense el jueves, “pero aprovechamos la presencia del doctor Ranfou, un forense especializado en estos casos, para que nos diera una segunda opinión; otra mirada para ver qué otros datos podíamos obtener”.

Ortega era una persona muy conocida en Jujuy. Vivía en Alto Comedero- se dedicaba a cambiar dinero en la peatonal Belgrano.

Se supo que tenía en su poder 150.000 pesos, pero uno de sus hermanos -en diálogo con efectivos policiales abocados a la investigación-, no supo justificar la procedencia del dinero.

Una de sus hijas, Lilia Ortega, denunció su desaparición el 30 de marzo y contó que el 29 su papá se subió a un automóvil Audi y que regresó en la noche. Lo mismo sucedió al día siguiente, pero Marcos no volvió. Lo último que les dijo a sus familiares era que se iba a El Carmen, pero no informó el motivo del viaje. Fuentes policiales informaron que, al parecer, el occiso estaba realizando un negocio con los dueños del auto y sospechan que lo mataron por un faltante de dinero.