La deuda de la oposición: Construir un candidato

Hugo CalvóEn política, y en otros ámbitos también, las opiniones suelen ser discutibles pues nadie tiene, ni escribió, el manual de procedimientos para el mejor análisis, eso sí, indiscutiblemente algunos podrán tener una mayor acertividad por la calidad y cantidad de información que poseen. Entonces que quede a criterio de cada quien sobre la acertividad de la opinión que estamos dando a conocer sobre lo que consideramos “la deuda de la oposición”. La construcción de un candidato.

Cuando decimos oposición nos estamos refiriendo a todo lo que no es oficialista, ni por un poquito así, ya que hay quienes se encuentran dentro de la segunda o tercera minoría pero no en la rebeldía de ofrecer algo distinto y más cercano al mandato de la opinión pública y que de verdad se configure en una mal llamada oposición para convertirse en alternativa esperanzadora.

Aclarado el punto vamos a dirigirnos a todos aquellos que son oposición y que, a nuestro criterio, están desoyendo, desadvirtiendo, el reclamo genuino de una sociedad que un día se encontró con que tenía en la elección de un papa una tabla de salvación, un poder que podía contrastar y hasta vencer al que detenta y hasta ostenta el oficialismo nacional. Esa elección es una lección en sí misma ya que está mostrando claramente lo que el argentino promedio está exigiendo a los gritos. Una vez lo hace en autoconvocatorias, otras en cada concentración barrial por falta de luz, por falta de seguridad, en resumen, ante cada carencia pide liderazgo, pero no cualquier liderazgo, es decir, no el liderazgo que sostienen los aplaudidores oficiales, ni el de aquellos que dan con una mano y quitan con las dos, ni el que se enriquece con las variadas formas de clientelismo político que finalmente termina engordando a quienes siempre hemos conocido flacos y que ni se inmutan ni sonrojan cuando ostenta su “ascenso” social.

Cuando hablamos de liderazgo no nos referimos exclusivamente a ese conjunto de habilidades que un individuo tiene para influir en la forma de ser de las personas para finalmente no hacer nada, en realidad aludimos a ese liderazgo que logra que los habitantes de un país o una provincia trabaje con entusiasmo en el logro de metas y objetivos. Un líder con capacidad para tomar la iniciativa, gestionar, convocar, promover, incentivar y motivar la ejecución de un proyecto, de forma eficaz, eficiente y con absoluta transparencia, una persona capaz de inspirar y asociar a otros con un sueño. Ese líder debe ser finalmente el candidato a ser elegido en una contienda electoral.

Desde tiempos inmemoriales hubo siempre hombres y mujeres providenciales, seres con luz propia que convocaron a desarrollar grandes proyectos sociales, de país, de grupo y hasta religiosos. Huelgan los nombres, esos son pasado y, algunos, están en los libros de historia. Lo que desde aquí se plantea no es la aparición de un hombre o mujer salvador, que tenga la respuesta a todos los interrogantes, no, sólo planteamos que la oposición tiene la urgente necesidad de construir un candidato que permita, así como Francisco, darnos un baño de esperanza.

Cuando decimos “construir” no estamos hablando de fabricar la imagen de un candidato que aparezca con alguna frasecita más o menos ocurrente y un corte de pelo distintivo, dando discursos acalorados y convocantes por la propia sintaxis bien estudiada por alguien a quien se le pagó para que lo redactara, no, cuando citamos la palabra construir lo estamos haciendo desde la más profunda convicción de que es necesario un sinceramiento, una introspección, de todos aquellos que se encuentran en el territorio no oficialista que determine la toma de conciencia de que la energía dispersa no se recupera, normalmente se convierte en otra cosa, en algo que no tiene valor colectivo y por lo tanto inútil para el conjunto de ciudadanos de un país que clama por ello.

La construcción de la que hablamos se asocia con la idea de deponer las supuestas posibilidades de ser el “elegido” porque una encuesta (que vaya a saber quien la realizó) así lo dice, porque hay un grupo de adulones interesados que lo empujan a creer que es él y no otro, porque detente un apellido con mayor o menor reconocimiento social que los demás, porque su partido (muchas veces carente de ideología) así lo determina, porque los ideólogos de un partido lo decidieron como parte de una estrategia política, en fin, por todas estas situaciones, existentes o no y todas las que aquí no se mencionan, volvemos a solicitarles la “urgente construcción de un candidato”.

Tal vez hasta aquí se haya omitido mencionar el concepto de “construcción de un espacio”, les aseguramos que fue muy adrede. El espacio en política es algo que también es necesario construir. Todas las organizaciones pasan por la necesidad de construir un espacio que los identifique con los grupos que luego los seguirán a partir de ideas que pongan en blanco y negro los problemas individuales que los aquejan como colectivo. Muchas veces la propuesta de una sociedad más justa suele ser una zanahoria que a poco de andar queda vacía de contenido pues esa sociedad más justa termina siendo una asociación ilícita, generalmente impune ¿hacen falta ejemplos?

La construcción del espacio político que pretendemos tiene que ver más con los sueños que con las ensoñaciones. Los sueños están asociados con lo posible de realizar, con la realidad misma ¿Cuántas cosas que podemos tocar comenzaron con un sueño? Las ensoñaciones están inscritas en lo que llaman alucinaciones, con la irrealidad. A partir de ensoñaciones sólo podemos fantasear que somos lo que no somos y eso nos lleva a recorrer caminos sin destino, a estar a la deriva ¿Es necesario mencionar algún ejemplo actual?

Por los sueños y las ensoñaciones es que resulta necesario construir un candidato y un espacio político que contenga a esa parte de la sociedad incontenida pues, el sueño de un espacio con candidato propio dejará pasar de largo y terminará con la ensoñación que nos plantea que una rere-elección es posible.

Si no fuera posible soñar con que la construcción de un espacio propio, con un candidato propio es viable y hasta imprescindible, estaremos indefectiblemente participando en la construcción de un espacio y un candidato que ya asoma y pretende ser lo que en realidad no es, parte de la oposición. En pocas palabras: Scioli no está solo, tiene a toda la oposición construyendo su candidatura ¿Será ese el candidato que reclamamos como deuda?

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®