Y HABLANDO DE ESCORPIONES…

correoEn relación a la editorial del Lic. Calvó, quisiera comentar que existe un nuevo CODIGO DE PLANEAMIENTO TERRITORIAL Y URBANO DE SAN SALVADOR DE JUJUY.

Haré referencia a los dos aspectos que más me preocupan y que, como todos los referidos a una ciudad, “tocan” intereses de los que más intereses tienen pero sobre todo afectan al conjunto de los habitantes.

El mencionado Código  no limita la continuidad de las construcciones en altura en el CENTRO de la ciudad. Por lo tanto en unos pocos años no se podrá vivir ni transitar en la maraña generada en las angostas calles de una ciudad colonial, tratada como si fuera moderna. Dentro de un corto tiempo será imposible  evacuar o ingresar con ambulancias o bomberos en casos de sismos u otros eventos que produzcan caídas parciales o totales de edificios; tampoco se podrá cuidar el patrimonio histórico;  disminuirá drásticamente la calidad de vida; se impedirá el tránsito de discapacitados; se incrementarán a niveles inaceptables las emisiones de contaminantes y la inseguridad; se complicarán las prestaciones de servicios  y las construcciones de infraestructuras y demás.
El código también prevé que se continúe construyendo sobre la cota 1350 msnm de la ladera de Los Perales. Se trata de laderas sobre las cuales hay serios informes acerca de su calidad geológica para construcción. Además la vegetación de la zona ha sido declarada por ordenanzas, decretos y leyes  “bosques protectores” por una serie de razones técnicas cuya descripción excede  a este escrito.  Hay una palabra que debiera tenerse escrita con mayúsculas en el momento de planificar: RIESGOS, en este caso existen y en abundancia.

¿No nos acordamos de los derrumbes producidos en el mismo barrio y en Carahunco, con pérdidas humanas y materiales?

Los códigos de este tipo deben hacerse pensando en el futuro y en los hechos que pueden producirse. Deben pensarse en función de las peores condiciones. En ese sentido debe recordarse que estamos en zona sísmica de calificación alta y sus efectos pueden ser desastrosos, además de los generados por la saturación de los suelos en todos los veranos.
¿Son estos proyectos los que quieren dejar los funcionarios para la posteridad? ¿Está en su naturaleza decidir pensando en el hoy y en los intereses personales o sectoriales?  O existe el bien común y la vida de las generaciones futuras?.

Ing. Susana de Jong – Matr. 79CI – 4835959

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.