La naturaleza del escorpión

Hugo CalvóQuizás algunos conozcan y otros no la fábula de origen y autor incierto (hay varias versiones) en la que un escorpión le pide a una rana que le ayude a cruzar el río prometiéndole no hacerle ningún daño. La rana accede subiéndose a sus espaldas pero cuando están a mitad del trayecto el escorpión pica a la rana. Ésta le pregunta incrédula “¿cómo has podido hacer algo así?, ahora moriremos los dos” ante lo que el escorpión se disculpa “no he tenido elección, es mi naturaleza”.

Se podría decir que este relato se refiere a que, en ninguna circunstancia, aunque el sentido común dicte lo contrario y se acabe perjudicando a los que se quieren o incluso a uno mismo, no se puede dejar de ser quien eres. Es sobre este no poder dejar de ser quien se es que nos ocuparemos hoy.

En Jujuy hay una serie de situaciones que nos incomodan, nos irritan, las maldecimos, nos perjudican directa e indirectamente y todas ellas están vinculadas al uso que del espacio público hacen las personas, solas o en grupos, las instituciones (con mayor o menor convocatoria), las organizaciones (sociales, políticas, culturales, etc.), pero que no podemos dejar de llevarlas adelante porque parecen ser parte de lo que somos.

Desde hace un tiempo, pero ahora con más fervor, parece que el centro de nuestra ciudad capital es tierra de nadie ya que no sólo las organizaciones sociales hacen sus “reclamos”, sino también algunos partidos políticos, marchando por las calles y avenidas interrumpiendo el ya desordenado tránsito el que, además, tiene muy pocas opciones pues las calles, varias, son puntos ciegos por la falta de puentes. Pero a eso que es casi una situación insalvable, se agregan los estacionamientos en doble fila, cuando no en triple. La falta de criterio y de conocimiento de los conductores que ocupan, normalmente, el centro de la calle para transitar ocupando así dos carriles y no permitiendo el rebase de otros vehículos por lo que sería el carril rápido.

Las motos estacionadas en la mano izquierda, que a la sazón es también la mano rápida, según nuestro sistema de vial. Estas muchas veces coinciden con un auto en doble fila que deja poco espacio para un auto normal y ninguno si debe pasar una camioneta o colectivo. Si le agregamos las pésimas condiciones del pavimento en muchas calles céntricas tenemos un pandemónium de ciudad invivible.

Frente de la Iglesia Catedral hay un cartel en el que claramente se lee que está prohibido estacionar y detenerse, claro que los colectivos que traen turistas y los que transportan contingentes de distinto tipo y que además convocan a familiares y amigos a despedir o recibir, hacen caso omiso de la cartelería, agregando así un factor más al desorden público.

Todos hemos notado y participado de tertulias entre dos o más personas paradas en medio de una vereda obstaculizando el paso del resto de los transeúntes. Notamos la presencia de carteles publicitarios de distintos comercios ubicados de manera estratégica, es decir, están estratégicamente ubicados para molestar, para obstaculizar el normal desenvolvimiento del tránsito peatonal.

Sabemos que las situaciones hasta aquí descritas son conocidas y reconocidas por todos y, tal vez algunos de los que leen esta columna son víctimas y victimarios del resto de los ciudadanos con las prácticas descritas. Pero lo que ya no tiene sentido y es muy fácil de resolver son los actos que se realizan frente de Casa de Gobierno, éstos que llevan a cortar la calle y desviar el tránsito complicándole así la vida a propios y ajenos. Lo gravísimo es que a veces se lo utiliza para actos que duran más de un día, aunque hay oportunidades que los actos son distintos, distintas cosas y distintos convocantes, con lo que la calle está cortada durante más de 3 o 4 días con el consecuente agravio a la libertad de tránsito de los ciudadanos.

Como toda queja se escuchan incesantes bocinazos, los que en realidad se dedican personas que sufren lo mismo, es decir, los bocinazos son de un automovilista al otro que están en idéntica situación, varados por culpa de la falta de previsión y organización de “actos” que bien se podrían realizar en otro lado, con mayor orden y libertad horaria.

Además de observar la situación descrita ya de obstaculizar el tránsito hay que tener en cuenta que todos y cada uno de los “actos” conllevan distinto tipo de manifestación musical, podríamos llamarle contaminación auditiva. Muchas veces la convocatoria es esa en sí misma –probablemente si convocaran con otra cosa no iría nadie- El tema es que en el lugar descrito hay enormes edificios, estos en donde vive gente. Hay hospitales, en donde también hay gente, pero enferma. Hay organismos públicos en los que se realizan trámites, estos que se dificultan pues muchas veces se suspenden las actividades porque el ruido de los parlantes convierten en un calvario la permanencia de los empleados y quienes deben acudir por gestiones. En definitiva, hay caos pero es un caos producto de la falta de urbanidad de quienes convocan y quienes son convocados. La urbanidad no es otra cosa que las pautas mínimas de comportamiento social que nos permiten convivir en colectividad.

Muchas veces los códigos de convivencia no están escritos, pero otros sí. De chicos aprendíamos en los libros de lectura o nos enseñaba la maestra en la escuela primaria que “siempre debemos mantener nuestra derecha cuando caminamos por la vereda. Ser puntuales. No hay que nombrarse nunca primero. Al toser o estornudar hay que protegerse debidamente con sutileza y delicadeza la boca. Se debe avisar con antelación nuestra presencia o visita. Si vemos que una persona mayor no puede hacer algo lo intuimos y la ayudamos. Cuando dos o más personas están hablando no es correcto preguntarles de qué hablan. No deben tirarse desperdicios en la calle. En caso de detenerse en la vereda a conversar, debe hacerlo sobre la parte interna o sobre el cordón, así otros peatones pueden transitar libremente. No hay que situarse en zonas de circulación, por ejemplo áreas de acceso a transportes públicos, escaleras, entradas a cines, teatros, universidades, etc”. Todos y cada uno de estos preceptos, parece, se fueron perdiendo porque las nuevas generaciones no fueron transmitiéndolos y nos encontramos ahora en que hay una especie de vale todo que, curiosamente, nos perjudica a todos por igual.

Parece que vamos perdiendo lo que de sociedad y como sociedad tenemos, el respeto por las normas de convivencia, muchas veces prohijados por las propias instituciones que debieran preservarlas y hacerlas respetar y vamos retrocediendo hacia lo que nos marca como individuos, nuestra naturaleza que, como el escorpión nos puede llevar a matar, pero también a morir en base a nuestras matrices de comportamiento más básicas, las naturales.

Seguramente se esperaba, según el título elegido, que aquí se diera a conocer alguna trapisonda política y se la justificara, de alguna manera, con una consideración tan básica como la de actuar según nos es dado por la naturaleza. Para eso deberán esperar una semana ya que se están produciendo movimientos en el ámbito político que se ajustarían perfectamente a la fábula de escorpión y la rana, teniendo en cuenta que ranas hay muy pocas y lo son circunstancialmente, en cambio, escorpiones, sobran.

Otra versión de la misma fábula es la del escorpión y el maestro, aquí hay dos naturalezas encontradas, la de picar del escorpión y la de ayudar del maestro. La diferencia es que el maestro además de ayudar tiene la capacidad de aprender y es lo que hace, aprende como ayudar al escorpión sin ser picado por este. Uno es un insecto que responde a sus instintos y el otro un ser racional con capacidad de mejorar la relación con el entorno. Aprendamos entonces.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día