Para Rizzotti fueron “lamentables” las expresiones del presidente del BAS en favor de las corporaciones

[pullquote]“Recuerdan al menemismo: favorecen a los empresarios en desmedro de la acción social”, dijo.[/pullquote]

rizzotiJujuy al día® – El diputado Jorge Rizzotti señaló lo “lamentable y contradictorio” de las expresiones del presidente del titular del Banco de Acción Social, Enrique Nazario, quien argumentó en contra de que efectivizar una tasa a los juegos de azar para contribuir al boleto estudiantil gratuito.

“Sorprende la celeridad con que titular del BAS se expresó públicamente contra de que tributen los juegos de azar en esta ciudad capital, cuando todavía su institución no ha saldado, por ejemplo, los comprobados delitos contra la administración pública, en el caso de los haberes mal cobrados por funcionarios de la entidad hace unos años”, señaló el diputado radical Jorge Rizzotti tras las declaraciones del presidente de la entidad, Enrique Nazario. “El mismo énfasis con el que se expresó este funcionario apenas se dio a conocer la medida por el boleto estudiantil gratuito debería ponerlo Nazario en cumplir las leyes que atañen a la institución que él preside, como ser el régimen de contrataciones o la misma ley de creación del BAS, para que el Banco pueda recuperar su perfil de entidad de acción social”, agregó.

Ilustrando lo anterior, a modo de ejemplo, el legislador añadió que “la ley establece que las concesiones se deben dar por medio de licitación pública y que, sin embargo, la mayoría de las concesiones fueron directas, sin llamado a licitación, y en esa condición funcionan la mayoría de las máquinas tragamonedas, con concesiones otorgadas incluso hasta el año 2023; la única excepción es un solo llamado a licitación que se produjo en el año 2008”.

Jorge Rizzotti también refutó las expresiones de Nazario que indicaban que lo previsto desde el Ejecutivo municipal para implementar el boletos estudiantil era “una intromisión sobre la facultad exclusiva del BAS”: “La reforma de la Constitución de 1986 –expuso Rizzotti- faculta a los municipios a instrumentar este tipo de tasas, superando lo establecido en la Ley provincial Nº2908 de creación del BAS, sancionada en 1972; el artículo 29 de esa ley, además, refiere solamente a transferencias financieras”. Ampliando, Rizzotti explicó que “la tasa que se estipula es la de los espectáculos públicos, y el servicio que el Estado garantiza por esto es la de controlar y asegurar las condiciones de habilitación comercial, sanitarias y de seguridad en esas salas”.

Señalado lo anterior, el diputado profundizó en que “Nazario, lamentablemente, y haciendo recordar al menemismo, se expresa en sentido de proteger a las corporaciones de Jujuy que se enriquecen con la explotación de los juegos de azar en lugar de estar atento a que el BAS vuelva a cumplir con sus objetivo sociales”. Estos objetivos están señalados en el artículo 2º de la Ley Nº 2908, que Rizzoti trajo a colación al indicar que atañen al “desarrollo de las posibilidades y el bienestar de la familia, elevar su nivel de vida, la asistencia o auxilio ante situaciones de crisis de individuos o familias, el apoyo a personas que trabajen en la ejecución de programas de desarrollo de comunidades, el equipamiento para el trabajador sin relación de dependencia y el apoyo a toda actividad que posibilite una redistribución de la riqueza hacia los sectores menos favorecidos”.  “Hoy en día, el BAS no responde positivamente a ese crecimiento social previsto”, enfatizó el diputado.

“No hay atención ni trabajo por parte de esa área del Ejecutivo provincial para ver de qué manera se recupera el dinero que las empresas concesionarias tienen como obligación, como es el caso de seguridad, que hoy implican 4 millones de pesos que paga el BAS. Hay más interés en defender a las corporaciones que en cumplir la tarea social que el banco que Nazario preside aún no está cumpliendo”, analizó Rizzotti, quien concluyó que “desde la UCR queremos poner de manifiesto el doble discurso del kirchnerismo, de Fellner y sus funcionarios en Jujuy: el gobernador permite que sus funcionarios, frente a una medida progresista, universal e inclusiva, salgan a proteger intereses privados, a los que un modelo que se dice ‘nacional y popular’ dice combatir, pero que demuestra que no lo hace”.